Info

¿Cómo detectar si él es casado?

Una chica soltera debe ser capaz de reconocer a un hombre casado, no para evitarlo sino para saber a qué atenerse y poder decidir por sí misma si quiere un rollo con un sujeto comprometido o prefiere buscarse uno todito para ella. Con mucho humor y un toque de realismo, una experta nos da consejos para detectarlos a tiermpo y no llevarnos un chasco cuando creemos que estamos frente a nuestro príncipe azul.



SI hay algo feo en nuestra vida amorosa es empezar a salir con un tipo creyendo que es un soltero maduro y que te confiese, así de repente y en la cama, que tiene cinco hijos y otro en camino. Por eso, es esencial reconocer a tiempo si es casado… Cuando no menciona el tema por motu propio.

Lo que los delata


-El casado jamás te invita a salir un sábado, siempre organiza encuentros los miércoles o jueves. Fines de semana y feriados… Ni lo ves.

-Él hace llamadas telefónicas desde la vereda de enfrente (y en voz muy baja) y siempre te dice que hablaba con un cliente. ¿Porque no tenía señal a tu lado? Simplemente para que no te enteres de que le toca comprar una torta de cumpleaños para su hija… Evento por el cual deberá abandonarte dentro de media hora.

-El casado siempre está súper dispuesto a visitarte y a pasar por tu casa con una botella de vino en la mano, donde insiste en cocinar él o en pedir comida de entrega a domicilio. ¿Lo hace de gentil? No: lo hace para no correr riesgos de que lo vean con vos en la calle.

-Te da tres teléfonos de su oficina y dos de sus celulares… ¿Para que lo ubiques enseguida? No: para que no lo llames a su casa.

-El señor en cuestión hace planes exóticos como un picnic en un bosque o almorzar en un barco. ¿Porque es romántico? No: para que los vean juntos en los lugares más frecuentados por sus vecinos y conocidos.

-Jamás te presenta a sus amigos ni a sus parientes.

-En vez de decir “conocí un sitio”, “fui a un lugar”, se le escapa decir un “conocimos” y “fuimos”… Porque ha ido con la esposa.

-No usa mochila ni morral informal: sólo usa portafolios.

-A veces tiene una marquita blanca en la base del dedo anular: es que se quitó el anillo de bodas.

-En el supermercado, no compra cerveza sino leche.

-Te hace regalos útiles: una campera abrigada, un par de botas fuertes y una cadenita de oro, que puedas vender en caso de necesidad.

-No se asusta si llorás: ya sabe que te pasará.

-No sabe donde hay un lavadero automático (le lavan todo en la casa).

-Su auto es tipo break con tres filas de asientos.

-Durante los fines de semana, desaparece: ni siquiera un mensaje de texto.

-Se pone a chatear a las 2 de la mañana y te pide que apagues el micrófono de tu webcam.

-Te cita en un bar un martes a mediodía, para almorzar con vos en su rato libre en la oficina.

-Te dice que le da asco el lápiz labial.

-Te cuenta mil anécdotas de “matrimonios amigos”.

-Jamás se queda a dormir ni pasan juntos la noche entera.

-Si te lleva a un hotel, saluda al conserje por su nombre.

-Y tiene todo el tapizado del auto lleno de chicles pegados.