Cómo el mundo amó la esvástica, hasta que los nazis se la ap