Check the new version here

Popular channels

Cómo noquear a alguien

Estos días, es buena idea saber algo de defensa personal. La mayoría de maniobras de defensa personal se enfocan en sacudirse al atacante para tener oportunidad de escapar, pero también hay algunas que pueden le pueden hacer perder el conocimiento si se ejecutan correctamente. Sigue leyendo para aprender a ejecutar algunas de éstas maniobras.

Método 1 de 3: El cabezazo



1Sujeta al atacante por la camisa. Utiliza ambas manos para sujetar al atacante por la camisa, en el centro del pecho justo bajo el cuello.
La manera más efectiva para dar un cabezazo a alguien es agarrarle en un movimiento de latigazo. Para lograr esto, necesitas empujar al atacante y luego tirar de su camisa.
Evita sujetar al atacante por detrás del cuello. El instinto natural es agarrar al atacante por detrás del cuello y bajar la cabeza para dar el cabezazo, pero el problema es que el cuello y hombros se tensan naturalmente cuando te agarran por detrás del cuello, lo que hace mucho más difícil tirar de la persona.



2Empuja al atacante. Utiliza todo tu peso para empujar al atacante hasta que su torso se incline hacia atrás.
Este movimiento hará que el atacante pierda el equilibrio y hará que sus hombros se relajen.
Ya que este movimiento probablemente sea inesperado, también tendrás a tu favor el elemento de la sorpresa.



3Rápidamente tira del atacante. Tan pronto como el atacante relaje los hombros utiliza los brazos para tirar del atacante hacia tu cabeza.
Con los hombros relajados de esa manera, los brazos del atacante se abrirán de manera natural, lo que le impedirá utilizarlos para bloquear el cabezazo.



4Golpea rápidamente con la coronilla. Mientras atraes al atacante hacia ti, baja la parte superior de tu cabeza para que se estrelle con la nariz del atacante cuando cae.
Golpea con la coronilla. No utilices la frente.
La nariz es un punto sensible a la presión y si la golpeas con la suficiente fuerza podrás dejar inconsciente a la otra persona.

Método 2 de 3: El gancho



1Colócate sobre la línea central de tu atacante. Párate directamente frente a él para que el centro vertical de tu cuerpo se alinee con el de tu atacante.
Al ejecutar el gancho, necesitas subir el brazo por ésta línea central hasta llegar al mentón del atacante. Tendrás que estar en una posición en la que tienes acceso a la línea central de su cuerpo



2Atrae su atención con tu mano no dominante. Utilízala para bloquear y golpear el bloqueo de tu atacante. Mantén la mano cerca de su línea visual para que atraiga su atención.
Mantener ésta mano libre te permitirá defenderte de los golpes de tu atacante y también hará que su atención se aleje de tu mano dominante



3Rápidamente lleva la mano abierta hacia el mentón de tu atacante. Balancea tu brazo dominante a lo largo de la línea central de tu atacante con los dedos ligeramente doblados, exponiendo la palma de tu mano hacia la cara del atacante.
No cierres el puño.
La palma de la mano está colocada justo sobre la muñeca y debes dirigirla al mentón de tu atacante.



4Golpea con la palma de la mano. Golpea justo abajo del mentón, lo que sacudirá bruscamente su cabeza hacia atrás y le hará perder el conocimiento.
Golpear al atacante aquí tira la cabeza hacia atrás y pellizca los nervios de la parte superior de la columna vertebral, lo que le hará desmayarse.
Utilizar la palma de la mano te drá un área mayor en la lucha sin guantes, y también protege tus dedos y toda tu mano, la única "arma" de la que dispones en la lucha.

Método 3 de 3: Golpe a la nariz



1Evalúa la mejor manera de golpear dependiendo de tu posición. Puedes golpear la nariz de tu atacante si está frente a ti o detrás tuyo, pero el movimiento que utilices varía dependiendo de tu posición inicial.
Si tu atacante está frente a ti, tendrás que moverte hacia adelante.
Si tu atacante está detrás de ti, tendrás que atacar mientras te giras para enfrentarle.



2Golpea con la palma de la mano desde el frente. Cuando te encuentras cara a cara con tu atacante, abre la mano y golpea hacia adelante, golpeando la base de la nariz y empujándola hacia atrás.
Utiliza tu peso durante el ataque para aplicar la mayor fuerza posible.
Éste movimiento ocasiona que la cabeza de tu atacante se sacuda hacia atrás, lo que presionará los nervios de la columna vertebral, y si se ejecuta con la fuerza suficiente, ocasionará que pierda el conocimiento.



3Golpea con el codo si el atacante está detrás de ti. Dobla el brazo y levántalo para que tu codo apunte a la cara de tu atacante. Rota tu torso para lanzar tu codo hacia el lado de la nariz del atacante.
Los lados de la nariz son otros puntos sensibles a la presión. Si golpeas con fuerza suficiente, puedes romper la nariz y hacer que el atacante caiga inconsciente.



0
0
0
0No comments yet