Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?

Conoce el K-Live, el santuario de la música coreana



El gran producto de importación coreano ya no es el teléfono de última generación ni las pantallas de ultra alta definición; con la llegada del nuevo siglo, Corea del Sur empezó a exportar un nuevo estilo de vida que es imitado por jóvenes de India, Estados Unidos, Europa y México: el K-Pop, hito de la música juvenil.

Ubicado en el distrito fashionista de Seúl, Dongdaemun, el K-Live es la Meca del pop coreano. Inaugurado en enero de 2014, ocupa el noveno piso del Lotte FITIN, uno de los centros comerciales más atractivos.

En cuanto las puertas del elevador se abren, una marquesina te anuncia a los cantantes que verás ‘en vivo', o al menos así parece: el grupo femenil 2NE1, la Boyband Big Bang y, desde luego, PSY, el rapero coreano que rompió récords mundiales con su Gangman Style.

Mientras uno espera que inicie el concierto, los fans compran en la tienda videos, discos, muñecos, ropa, libros y hasta jabones oficiales. También hay bebidas y comida rápida en el restaurante con vista a la Plaza del Diseño: una imagen que por sí sola vale el boleto.

Entran al auditorio sin butacas y con capacidad aproximada de 200 personas. Los jóvenes espectadores se toman una fotografía en unos quioscos con sus ídolos. Todo parece tan real.




Las luces se apagan y, finalmente, bailarines con ropa futurista dan paso a las chicas de 2NE1. La ilusión sería perfecta sino no fuera porque, en realidad, sólo son hologramas: sí, la tecnología coreana de última generación hace posible estos conciertos. Jurarías que son ellas, en persona; sus voces, sus gestos, sus bailes hacen que las jovencitas coreanas que han pagado el acceso de 33 mil wones (450 pesos) griten, bailen y se emocionen como si las vieran en vivo.

Las fotografías tomadas a los rostros de los espectadores se reproducen en las paredes y hasta en sus propias caras y cuerpos, casi todos vestidos y peinados a la usanza del K-Pop: pantalones entallados, camisas pegadas y cabello con el flequillo sobre la frente.

El espectáculo tiene una duración de 45 a minutos a una hora y finaliza con el himno del K-Pop por excelencia: la presentación del rapero PSY y su Gangman Style.

El K-Live representa absolutamente todo lo que la nueva cultura coreana le ha dado al mundo: tecnología de punta, merchandising para coleccionistas y pop coreano, mucho pop coreano.

La sola visita a ‘este santuario' concentra un museo, sala de conciertos, tienda, restaurante y claro, el frenesí que producen esos shows de luces, música, atmósfera y hologramas.



link: https://www.youtube.com/watch?v=ix0q07KPTjU


link: https://www.youtube.com/watch?v=4R6wWNfDqNc