Check the new version here

Popular channels

Consejos para viajar con niños en verano sin preocupaciones




Una vez que el periodo escolar ha terminado y llega el verano los niños están deseando disfrutar de las vacaciones. En esta época los viajes en familia aumentan, pero con ello también lo hacen las preocupaciones de los padres, por la seguridad y felicidad de los más pequeños. Por ello, Belén Aguirrezabalaga González, pediatra del Centro de Salud Contrueces-Vega (Gijón) establece las cuestiones más relevantes en cuanto a precaución al viajar con los más pequeños:

Revisar los sistemas de retención y asientos infantiles en el coche

La seguridad vial de los niños en el viaje es uno de los factores más importantes a la hora de ponerse en la carretera, por ello es indispensable revisar el estado en el que se encuentran los sistemas de retención infantil y conocer sus usos adecuados, así como asegurarse de que el cinturón de seguridad y los asientos estén en buenas condiciones de uso. Además, el niño debe ir sentado en los asientos traseros, con el fin de disminuir las consecuencias negativas en posibles accidentes de tráfico.

Evitar los posibles mareos en el transporte

Los largos viajes en coche con niños pueden ser complicados si no se toman las medidas adecuadas. Sufrir mareos es un aspecto común cuando se realiza un viaje de larga distancia, por lo que hay que ser precavidos. Para ello, es conveniente llevar siempre una bolsa de plástico por si fuera necesaria y evitar comidas pesadas antes de emprender la aventura. Asimismo, es aconsejable no utilizar aparatos electrónicos que obliguen a fijar la vista en un punto en concreto, puesto que puede aumentar las sensaciones o los síntomas del mareo.

Ingerir comida o beber en el avión para compensar las diferencias de presión

Viajar en avión puede ser una de las experiencias más divertidas para los niños, sin embargo, también se enfrentarán a ciertas molestias ocasionadas por la presión, como el dolor en los oídos al despegar y al aterrizar. Esto se puede combatir bebiendo o masticando algún alimento, acorde con la edad. Además, si el trayecto es de larga distancia, se recomienda llevar bebida y estirar todas las partes del cuerpo cada cierto tiempo.

Siempre hay que viajar con la tarjeta médica, nacional o internacional

Cuando se viaja ningún familiar queda exento de contraer una enfermedad, como la gripe, por lo que resulta indispensable llevar consigo la tarjeta sanitaria de los niños junto con la cartilla de vacunas. Además, si la estancia es en un país extranjero hay que informarse de los convenios sanitarios existentes en el país de destino, puesto que puede ser de gran utilidad contratar un seguro general de viajes o un seguro especial en los países en los que los riegos sanitarios son elevados. La página web del Ministerio de Sanidad, ofrece un documento sobre consejos sanitarios para viajeros internacionales.

Vacunas para viajar al extranjero

Algunos países internacionales, como los del contienen africano, el sudamericano y el sur de Asia, exigen un certificado internacional de vacunación a los turistas, por lo que hay que estar bien informados antes de llegar al destino. Esto se puede consultar en un centro de vacunación internacional o a través de la página web del Ministerio de Sanidad. También es recomendable analizar qué enfermedades precisan tratamiento farmacológico previo, sobre todo si se viaja a un país tropical.

Proteger a los niños de las radiaciones solares

Los rayos del sol en verano inciden directamente sobre la dermis, para evitar posibles complicaciones en la piel hay que tener en cuenta una serie de medidas generales:

Evitar la exposición solar prolongada, especialmente en las horas centrales.

Utilizar sombrilla o buscar sitios con sombra.

Utilizar gafas de sol con filtros UVA/UVB.

Usar cremas solares con factor de protección superior al 15 y resistentes al agua.


Ropas adecuadas para el viaje y repelentes

Durante los viajes es conveniente llevar ropa cómoda y holgada. La ropa de manga larga es indispensable en viajes en los que vamos a estar expuestos a la radiación solar durante varias horas, pero más aún en aquellas zonas donde la abundancia de mosquitos es notable, puesto que éstos son grandes transmisores de enfermedades infecto-contagiosas. Además, también es importante usar repelentes contra ellos.

El botiquín para pequeños accidentes

Las caídas, los tropezones, las heridas en las rodillas son muy comunes en los niños, por lo que siempre será conveniente llevar un botiquín que contenga los materiales imprescindibles para solucionar rápidamente estos pequeños problemas: gasas, tiritas, antisépticos o antitérmico de uso habitual.

Medicinas para enfermos crónicos

En caso de viajar con niños que padezcan enfermedades previas o crónicas es conveniente llevar encima los informes médicos correspondientes, así como la medicación necesaria para todo el tiempo que dure la estancia.

Paciencia y comprensión ante el nuevo cambio

Escapar de la rutina puede suponer un cambio drástico para todos, pero en especial para los más pequeños, al no poder actuar dentro de sus espacios habituales. Esto puede ocasionar que tomen comportamientos adversos o molestos ante el cambio. Para que se puedan adaptar de la mejor manera posible a las nuevas circunstancias es aconsejable que los mayores a su cargo tengan paciencia y traten de disfrutar con ellos del nuevo entorno.
0
0
0
0No comments yet