Check the new version here

Popular channels

Convenció a Perón para acoger criminales nazis

JUAN IGNACIO IRIGARAY

Los historiadores señalan a Rodolfo Freude, fallecido el sábado en la ciudad de Buenos Aires a los 81 años, como el organizador de la rama argentina de Odessa que salvó a muchos nazis de un final semejante al del proceso de Nuremberg.

Para los historiadores Uki Goñi y Jorge Cammarasa no quedan dudas de que Rodolfo Freude, desde la dirección de los Servicios de Inteligencia del Gobierno de Perón, fue el cerebro de la llegada a Argentina de centenares de criminales del III Reich.

Entre otros Adolf Eichmann, secuestrado por el Mossad en Buenos Aires y ejecutado por Israel en la horca, el estrambótico doctor Joseph Mengele; el recientemente fallecido Erich Priebke, Ante Palevic y tantísimos otros genocidas que vivieron bajo la protección oficial de Perón en Argentina, todavía por entonces un país rico y promisorio.

Hijo de Ludovico Freude, un ingeniero nacido en la localidad alemana de Ludwigshafen que llegó a Argentina a principios del siglo XX, Rodolfo Freude vivió desde niño en el seno de comunidad alemana cursando estudios en el colegio bonaerense Goethe. Muy pronto se convirtió en un hombre clave de la derecha militarista.

La familia se vinculó a Perón cuando vivía en la provincia de Mendoza (oeste) y el coronel estaba destinado en la Escuela de Montaña del Ejército. Luego siguieron la relación de amistad visitándose en sus respectivas casas de la calle Teodoro García, en Buenos Aires.

Durante la II Guerra Mundial, Rodolfo Freude ayudó a su padre a administrar el espionaje nazi en Argentina -llegó a tener varias estaciones de transmisión por radio- y se hizo cargo de los fondos y las actividades diplomáticas cuando la embajada del III Reich tuvo que cerrar en el año 1944.

Actor del golpe militar nacionalista por el pronazi Grupo de Oficiales Unidos (GOU) del Ejército, Perón empezó a trepar hacia el poder por la secretaría de Trabajo con el apoyo del sindicalismo hasta llegar en 1946 mediante elecciones libres a la Presidencia de la República.

Cuando llegó al sillón presidencial de la Casa Rosada, ya le acompañaba Rodolfo Freude, al cual Juan Domingo Perón llamaba cariñosamente Rudy. Lo colocó en un despacho contiguo al suyo y le ordenó que organizara concienzudamente la red de recepción en el puerto de Buenos Aires para los dirigentes nacionalsocialistas que huían de Europa. Fue lo que se llamó la fuga de las ratas.

Intimo amigo de Juan Duarte, hermano de Eva Perón y primer secretario del dictador -fallecido en extrañas circunstancias-, Freude no tuvo buena relación con Evita. Ella lo detestaba porque creía que había contado a Perón que unos muchachones ricos la habían violado siendo adolescente.

Cuando cayó Juan Domingo Perón en 1955, Freude no sufrió persecución.Regentó la Compañía General de Construcciones y la fábrica de motores Burgwart. Tenía su despacho en el mismo edificio de Corrientes en que está situado el Instituto Goethe y fue inhumado en el cementerio alemán de Buenos Aires.

Rodolfo Freude, director de Inteligencia de Perón, nació el 11 de septiembre de 1920 en Buenos Aires, ciudad donde falleció el 18 de octubre de 2003.

http://w3.el-mundo.es/papel/2003/10/22/opinion/1500957.html

0
0
0
0
0No comments yet