Check the new version here

Popular channels

Cosas que debes saber sobre Faber-Castell. Si, los utiles




Todos aprendimos a escribir con un lápiz y hace casi 200 años el Faber se convirtió en el primero de la historia con nombre de marca. Estas son 6 cosas curiosas que debes saber sobre la legendaria fábrica de útiles escolares.



Italia ayuda a Alemania





Más de dos siglos después, el lápiz conserva su diseño básico: una barrita de grafito encapsulada en madera. En sus comienzos como material de escritura, el grafito fue utilizado para identificar ovejas y otros animales. Fueron los italianos Simonio y Lyndiana Bernacotti quienes tuvieron la ocurrencia genial de cortar en dos mitades un cilindro de madera achatado, hacerles sendos canales longitudinales, insertar una mina de grafito y pegar las dos piezas. El trepidante desarrollo tecnológico de los últimos 3 siglos no ha podido cambiar mucho el método de fabricación del lápiz. Italia aportó el diseño y en el siglo XIX, Alemania puso la primera marca registrada, la Faber.



Comienzos en la carpintería




La fábrica Faber fue fundada en 1761 como una carpintería y es actualmente una de las empresas más antiguas y de mayor reputación en Alemania. Siendo un útil con mucha madera, no es extraño que los primeros lápices se hicieran en una carpintería. Precisamente, el lápiz más viejo que se conserva es uno de carpintero celosamente guardado en la colección de la familia Faber-Castell.



El trabajo de ocho generaciones




El fundador de la empresa fue Kaspar Faber, quien fabricaba sus lápices en el pueblo de Stein y los vendía en el mercado de la ciudad de Nuremberg. Pero fue Lothar Faber, un miembro de la cuarta generación de la familia, quien implantó las grandes innovaciones durante el siglo XIX. Marcó los lápices con el nombre Faber, introdujo el lápiz hexagonal y definió los estándares de dureza que aún se utilizan. Fue también Lothar quien creó la primera red internacional de ventas de la empresa, amplió la gama de productos incorporando pizarras y reglas y aseguró el suministro de grafito de alta calidad mediante la compra de una mina en Siberia



Los aportes de la última generación





Los miembros de la última generación familiar, la octava, asumieron la administración en 1978, encabezados por el conde Antón Wolfgang von Faber-Castell, comenzando una era de expansión. Aunque la idea de colocar una goma de borrar en un extremo del lápiz es un invento estadounidense del siglo XIX, la fábrica más grande del mundo está en Malasia y es propiedad de Faber-Castell. La empresa tiene también fábricas en India y China.



Útiles ecológicos





La gama de productos de la marca abarca actualmente plumones, lápices de color, creyones, marcadores, acuarelas, témperas y otros. Faber-Castell presume que sus procesos de fabricación y productos son amigables con el medio ambiente. Mantienen su propia plantación en Brasil para la obtención de la madera que requieren, una extensión de varias decenas de kilómetros cuadrados en la que el pino caribe crece rápidamente en lo que antes era un terreno deforestado y en proceso de desertización. Igualmente, reciclan el aserrín y las virutas para la producción del abono orgánico que sustenta la arboleda.
0
0
0
0
0No comments yet