Check the new version here

Popular channels

Crisis en Argentina: Inversionistas buscan refugio en el mer

Crisis en Argentina: Inversionistas buscan refugio en el mercado inmobiliario chileno


El mayor interés está en propiedades en las zonas de Las Condes, Vitacura, Viña del Mar, Con Con y La Serena. Por lo general pagan en efectivo o compran en verde para obtener mejores precios. El grueso de la fuga de divisas se produce vía exportaciones: muchos productores de soja declaran un menor precio que el que realmente reciben por sus ventas.




The Economist, el semanario inglés, trae esta semana a Argentina en su portada. La publicación ironiza con la situación económica del país, bajo el título: "La parábola de Argentina: Lo que otros países pueden aprender de cien años de declive".

La revista grafica así los altibajos que exhibe la economía trasandina, que va directo a una nueva recesión en 2014.

Una de las consecuencias de esta crisis ha sido la severa devaluación del peso argentino y las mayores restricciones que impuso su gobierno para evitar que sus reservas en dólares se extingan. Pese a ello, no son pocos quienes han logrado obtener, guardar e incluso invertir sus dólares para no quedarse sin ahorros. Chile se ha transformado en uno de esos refugios.

En los últimos dos años se fugaron de Argentina más de US$15 mil millones, según estimaciones de expertos, y para este año se estima que los privados sacaran del país más de US$5 mil millones, de los cuales más de un tercio podría tener a Chile como su destino.

El grueso de las fugas de divisas se produce vía exportaciones, en especial la de soja: muchos productores realizan sus envíos al exterior declarando un menor precio al real, con el propósito de disminuir su carga tributaria y, de paso, dejar en el exterior los dólares obtenidos por liquidar -a precios de mercado- su producción en el extranjero.

"El número de inversionistas argentinos interesados en adquirir propiedades en Chile ha ido en aumento. La tensión inflacionaria en el vecino país ha establecido en la mente de los inversionistas pequeños y medianos que los ladrillos son la única forma de preservar el valor de su dinero", explica Jaime Araya, managing director de la firma de asesoría inmobiliaria internacional Colliers.

El fenómeno se ha visto incrementado en los últimos meses, debido a que la devaluación del peso chileno frente al dólar le ha otorgado un mayor poder de compra en nuestro país a los trasandinos que cuentan con divisas para invertir , explican en Colliers.

Según estimaciones de la Reserva Federal norteamericana, Argentina es el país que cuenta con más dólares en efectivo per cápita, después del propio EE.UU.

La entidad monetaria estadounidense estima que la gran masa de argentinos que mantiene dólares posee, al menos, US$50 mil millones líquidos dentro de su país, suma que puede más que triplicarse si se consideran los depósitos que poseen en el extranjero.

Compañías inmobiliarias chilenas concuerdan en que el mayor interés de los inversionistas trasandinos se enfoca en adquirir bienes raíces en las zonas de Las Condes, Vitacura, Viña del Mar, Con Con y La Serena.

Por lo general, los argentinos "intentan obtener mejores precios, pagando siempre en efectivo u optando por proyectos en verde", asegura un desarrollador inmobiliario. Agrega que " de preferencia, buscan pequeñas propiedades para arrendar y optan por adquirir varios departamentos que tengan más salida que uno grande, de manera de disminuir su riesgo".

Fundamentalmente son pequeños y medianos ahorristas que poseen entre US$50 mil y US$450 mil (unas 1.200 y 10.000 UF, respectivamente), explica Araya.

Recesión a la vista
La mayor inflación de los últimos 12 años, una fuerte disminución de las reservas del Banco Central Argentino, nulo acceso al financiamiento internacional, la caída en el precio de la soja y el alza internacional de los combustibles, son algunos ingredientes del cóctel que este año puede llevar a Argentina a un nuevo colapso financiero.

Al menos así lo estima el ex ministro de economía trasandino Domingo Cavallo, quien no dudó esta semana en proyectar que en 2014 el dólar paralelo (o dólar blue, que hoy se cotiza a $12 argentinos) podría llegar a fines de año a los $20 en Buenos Aires.

La situación puede detonar en cualquier momento, si las reservas del Banco Central argentino siguen cayendo y la salida de divisas -por compromisos financieros o fuga- vuelven a presionar el tipo de cambio.

Acostumbrados a ahorrar en dólares y sacarlos del país, debido de las propias medidas económicas que han tomado las autoridades trasandinas (como el "corralito" bancario o el actual Cepo), los argentinos han visto reducidas sus alternativas. Sus refugios naturales, Uruguay, Brasil, España y Miami, enfrentan sus propias crisis o se han vuelto menos rentables. Obstáculos a los que se suman los férreos controles establecidos por la AFIP (autoridad tributaria, similar al Servicio de Impuestos Internos de Chile) a la salida de divisas y a sus recientes convenios de información con Uruguay, donde casi el 70% de los depósitos bancarios corresponden a capitales fugados desde Argentina.

La ruta del dólar ilegal
Precisamente, muchas de las inversiones ocultas que están realizando los argentinos en nuestro país se efectúan a través de Uruguay, por medio de remesas que realizan operadores uruguayos -principalmente, administradoras de fondos- a "representantes" en Chile, que operan de manera paralela.

Otros ingresan dólares a Chile directamente por los pasos fronterizos y buscan blanquearlos u ocultarlos operando discretamente en el mercado local. Por ejemplo, a mediados del año pasado, funcionarios de Aduanas detuvieron a un matrimonio de Mendoza cuando intentaba ingresar por el paso Los Libertadores US$ 200 mil en billetes ocultos en fajas adosadas al abdomen. Por eso las autoridades transandinas trabajan con perros en sus fronteras para detectar este tipo de situaciones.

Pero los argentinos de mayor poder adquisitivo optan por ingresar divisas a Chile constituyendo empresas.

Por ejemplo, el empresario trasandino Eduardo Eurnekián -que controla la Corporación América- creó en Chile el 2011 la firma Bioceánica Aconcagua, cuyo propósito es concretar la construcción de un túnel ferroviario que una la ciudad de Los Andes (V Región) con Mendoza. Mientras el plan continúa buscando inversionistas que se sumen al proyecto, el trasandino ha venido realizando continuos aportes de capital en su sociedad chilena, hasta sumar US$29,3 millones en ella.

En tanto, Pérez Companc posee diversas empresas en el país, a través de sus vehículos de inversión: Tecal Asesorías Financieras, Molinos de Chile y del Río de la Plata y Cyagra mantienen casi US$500 millones en el país y ha declarado exportaciones por más de US$1.200 millones al año.

Los Macri, vinculados al actual jefe del gobierno de Buenos Aires (Mauricio Macri), están presentes en Chile desde 1997, a través de su "plataforma de inversiones": Inversora Andina, en la que mantienen un patrimonio que supera los US$11 millones.

También Techint -grupo ítalo-argentino ligado al acero, liderado por Paolo Rocca- mantiene una amplia actividad en Chile a través de sus filiales Techint Ingeniería y Construcción y Fluor Techint con las que participa en el desarrollo de millonarias obras para casi toda la gran minería chilena.

Pese a que existe el temor de que este flujo irregular de divisas desde Argentina hacia Chile pueda generar distorsiones en el mercado de capitales nacional, el economista Alejandro Alarcón explicó que el mercado local es de una "profundidad y solidez tal, que está en perfectas condiciones de absorber estos flujos de capitales golondrina".

En el mercado cambiario chileno se transan más de US$1.000 millones al día, con lo que el sistema está preparado para absorber cualquier impacto por este flujo anormal de divisas.

Compran en el extranjero o por internet
Uno de los factores que está conspirando contra las reservas argentinas en dólares es la inflación y el alto costo de muchos bienes durables en el mercado interno, lo que ha impulsado a los argentinos a captar divisas para adquirir esos artículos en países como Chile o a través de internet.

Por ejemplo, televisores y otros electrodomésticos, repuestos automotores e, inclusive, vestuario se cotizan en Argentina hasta por el triple del valor que en Chile (incluyendo transporte y derechos aduaneros).

Esto impulsó a las autoridades trasandinas a limitar las compras con tarjetas de crédito por la web y a fijar cuotas de venta de divisas para los viajeros. En Mendoza, la prensa local ha denunciado que existe sólo una sucursal que vende moneda extranjera a los trasandinos autorizados para adquirir divisas por viaje; por si fuera poco, el banco sólo otorga 10 números de atención por día.
0
0
0
0
0No comments yet