Check the new version here

Popular channels

Cristina se queda sin tiempo para construir un candidato

La presidenta dijo que no tiene favoritos para las presidenciales. Y ya no llegaría a instalar un sucesor.



A su manera, Cristina Kirchner admitió en Rusia que no está en sus planes lanzar un candidato propio, entre otras cosas porque ya no tiene tiempo ni chances de elegir un sucesor y transferirle sus votos.
“Favoritos tenían los Reyes, no, eso la monarquía. Eso no es democracia”, respondió la presidenta a la televisión rusa, justo en la semana en que gobernadores e intendentes cerraron filas detrás de Daniel Scioli. Y cuando la propia agrupación La Cámpora empieza a aceptar que probablemente sea el candidato del oficialismo.

Florencio Randazzo salió herido por la frase de Cristina. Basó su candidatura en un apoyo explícito de la Presidenta que ahora parece vedado y la dirigencia comenzó a darle la espalda.

Todo indica también que quedó enterrada la idea de proponer a un camporista que apueste todo al voto cristinista, una fantasía de Máximo Kirchner que salió a proponer a través del diputado José Ottavis.

El candidato elegido parecía ser Axel Kicillof, quien se pasea por conferencias y eventos como algo más que un ministro de Economía. Cristina no parece interesada en seguir ese juego.



“Los tiempos no dan, salvo que hubiera un candidato muy popular, como el Papa. Ella sabe que no tiene tiempo de levantarle la mano a alguien y estoy seguro que no lo hará”, analizó Julio Aurelio en diálogo con LPO.

El consultor relativizó además la posibilidad de trasladar votos de un candidato a otro, como aseguran en muchos círculos kirchneristas.

“Es algo muy difícil porque la composición del voto incluye muchos factores. Salvo que ocurra un tsunami que cambie todo, como fue la muerte de Kirchner”, amplió el consultor.

Para Jorge Giacobbe Cristina no tiene más de 24% de imagen positiva y hay un 60% de la gente que no la quiere y tiraría abajo a cualquier candidato que se presente como su continuidad.

“Si está en la boleta va a ser negativo. No va a sumar. El valor agregado se lo debería dar otra persona”, sostuvo Giacobbe a LPO.

Y coincidió en que transferir votos no es una tarea sencilla. “No se puede comparar con Lula, porque no tenía un 60% de desaprobación. En Argentina la mayor parte del electorado es apolítico o independiente. Y en todo el mundo hay una tendencia a votar personas”, completó el consultor.



La idea del camporismo duro, alentada por Máximo Kirchner, era utilizar la imagen de Cristina para construir un candidato "propio", apelando al ejemplo de lo que logró Lula cuando encumbro como su sucesora a una hasta entonces poco conocida Dilma Rouseff.

De hecho, en el camporista apuestan a un triunfo de Horacio Rodríguez Larreta, porque como reveló LPO, creen que si esto ocurre, tendrá un argumento para tratar de convencer a Cristina de que se lance a esa aventura. "Si Macri pudo llevar a Larreta del subsuelo a ganarle a Michetti, vos podrías hacer lo mismo", es la idea que imaginan presentar a la Presidenta.

Mariel Fornoni, de Managment and Fit, cree que esto e sposible pero de manera limitada. Según una encuesta que realizó entre el 20 y 24% del total de los votantes del Frente para la Victoria están dispuestos a hacer lo que el Cristina diga.

Como los adherentes del FpV no pasan el 36% del total, aunque la Presidenta mantenga niveles de aceptación altos, sus incondicionales terminan siendo intrascendentes a la hora de construir un candidato que enfrente a Scioli en las primarias. El gobernador no sólo es el candidato que por lejos más mide en el Frente para la Victoria, también lidera los sondeos a nivel general, con un promedio de 30 puntos.

Para Fornoni la imposibilidad de traspasar votos de Cristina a un candidato propio enfrenta en la coyuntura actual problemas políticos estructurales. “A Insuarralde lo lograron instalar”, reconoce Fornoni a LPO, pero explica que ahora “el problema más grande que veo es en los territorios. Los candidatos locales ya están cerrando con Scioli”.
0No comments yet