About Taringa!

Popular channels

Cuando Cristina Kirchner intervino la AFSCA

Cuando Cristina Kirchner intervino la AFSCA y cambió la Ley de Medios por decreto



Aunque muchos no lo sepan o no lo recuerden, la expresidentaCristina Kirchner intervino por primera vez la autoridad reguladora de los medios de comunicación audiovisual, AFSCA, y cambió la Ley de Medios 26522 por decreto en 2012, meses antes de la designación de Martín Sabbatella.

¿Cómo? Dictó un decreto por el cual le daba al segundo director designado por el Poder Ejecutivo (llamado “vicepresidente” del organismo) poder de veto sobre las resoluciones de todo el directorio de 7 miembros.

(El Poder Ejecutivo designaba en forma directa a 2 de los 7 directores. Uno de esos designados sería el presidente del organismo y el otro era comúnmente llamado “vicepresidente” —designación no indicada en la Ley ni en el decreto reglamentario de la misma— pero que sí cumplió esa función.)

Es decir, si el director-“vicepresidente” no firmaba, no tendrían validez las resoluciones del organismo.

La posición de una persona del directorio de la AFSCA valdría más que las seis restantes.

El decreto 319/12 por el cual se dispuso este mecanismo suponía una modificación de la Ley que implicaba someter el dictado de normas de la AFSCA a la voluntad de una sola persona, convirtiéndolo en un interventor de hecho, situación violatoria del artículo 14 de la Ley 26522 “in fine”, que dice claramente que: “Las votaciones (del AFSCA) serán por mayoría simple”.

En otras palabras: los directores quedaban cumpliendo un papel decorativo, ya que todo dependería del “vicepresidente” del organismo.

(El decreto del Poder Ejecutivo Nacional 319, del 06.03.2012, puede verse acá) .

El motivo de esta disposición convalidaba una situación política de hecho, que será explicada a continuación.

El presidente de la AFSCA era entonces Santiago Aragón, que respondía políticamente a su vez al extitular del organismo Gabriel Mariotto.

El “nacional y popular” y jauretchiano Mariotto terminó siendo objetado por Cristina Kirchner por no haber sido “más duro” contra Clarín pese a sus actitudes suficientementetalibanas. Se le buscó la vicegobernación de la provincia de Buenos Aires —que ganó— para que fuera el “comisario político” del gobernador Daniel Scioli, repudiado por los K hasta que lo vieron como ‘última ratio’ para salvar su permanencia en el poder.

La presidenta adoptó la misma tesitura con la AFSCA: le terminó colocando a su presidente un “comisario político”.

Aragón había sido nombrado máxima autoridad de la AFSCA por Decreto 289 del 28.02.2012 para cubrir el periodo original de los 4 años de Mariotto (designado en 2009). Pero también terminó siendo menos sectario y faccioso de lo que pretendía la presidenta.

Cristina Kirchner decidió ubicar como 2do miembro de los directamente nombrados por el Poder Ejecutivo en el directorio de la AFSCA a un miembro ultraverticalista de La Cámpora y exsubgerente de noticias del “plural” Canal 7: Ignacio Saavedra(decreto 290 28.02.2012). Desde entonces se convirtó en el verdadero poder político en el organismo por encima de Aragón.

Saavedra era otro “comisario político” que seguía un esquema frecuente en el modus operandi K de ejercicio del poder: colocar a una persona en un nivel inferior con línea directa a la Casa Rosada para que “le marque la cancha” al número uno (como los casos de Sergio Berni en Seguridad o Julián Alvarez en Justicia).

Para lograr este propósito, la presidenta forzó la renuncia de Manuel Baladrón, el 2do representante del Poder Ejecutivo designado junto con Mariotto en 2009 (Decreto 1974 del 10.12.2009) y lo hizo alejarse pese a que le quedaba aún algo menos que dos años de mandato. De esta manera Saavedra ingresó a la AFSCA.

Saavedra fue denunciado periodísticamente en 07.2012 junto a Fernando Pérez (funcionario que debía supervisar la adecuación de los medios a la nueva Ley), ya que ambos estaban asociados en la productora Tiempo Beta, que entre otras prestaba servicios a Telefónica, la titular de Telefé que debía adecuarse a la ley. Esto situaba a ambos funcionarios ante un evidente conflicto de intereses. Los datos de la página web de Tiempo Beta donde se hacía referencia a este hecho fueron inmediatamente borrados.

Para esa época, Santiago Aragón ya había sido forzado también a renunciar por Cristina Kirchner (renuncia presentada el 17.09.2012 y aceptada por Decreto 1762 del 01.10.2012). La agencia NA citó a una persona de su entorno el 17.09.2012 diciendo: “A la presidenta no le preguntamos cuando nos puso, así que no le vamos a preguntar ahora por qué quiere que nos vayamos”. Una verdadera manifestación de independencia y autarquía de los integrantes de la AFSCA.

Tras la renuncia de Aragón, el director-“vicepresidente” Saavedra fue presidente interino de la AFSCA por dos semanas.

Finalmente, por Decreto 1764 del 01.10.2012, Cristina Kirchner designó a Martín Sabbatella presidente del organismo, quien cubriría el término del 4 años originariamente atribuido a Mariotto en 2009 y que luego fue ejercido por Baladrón (interino), Aragón (efectivo) y Saavedra (interino). (El Decreto 2004 del 28.11.2013 le renovó el mandato a Sabbatella por otros cuatro años.)

En consecuencia, desde el 01.10.2012 los designados en representación por el Poder Ejecutivo fueron Sabbatella y el mismo Saavedra. Este último no fue removido y resultó confirmado por un nuevo término de 4 años más por Decreto 2005 del 28.11.2013).

Desde entonces y hasta la reciente intervención, el fundamentalista y parcializado Sabbatella y el camporista Saavedra hicieron y deshicieron en la AFSCA combinando sectarismo, discrecionalidad y obediencia directa a la Casa Rosada.

El ya mencionado Decreto 1764 de 01.10.2012 derogó el Decreto 319 del 06.03.2012 y eliminó el derecho a veto del “vicepresidente” de la AFSCA. La intervención administrativa y directa de la AFSCA por parte de CFK había terminado. Pero siguió la “intervención política” a cargo de un eficaz comisario político K que asumía el cargo desde ese día: Martín Sabbatella.

En todo este periodo, no se escuchó una sola protesta sobre este tema de dirigentes K, de entidades kirchneristas políticas, de grupos de comunicación afines o de asociaciones de emisoras kirchneristas. Tampoco de académicos pro K ni de los redactores de la ley, como Graciana Peñafort —la abogada estrella K de la comunicación que acompañó a Sabbatella en su insólito atrincheramiento—. Todos ellos descubren las virtudes de las instituciones y de la República luego de haberlas ignorado toda vez que les convino.

Por supuesto, tampoco dijo nada Sabbatella, quien en esa época ni soñaba que terminaría presidiendo el organismo. Estaba muy ocupado en dejar atrás su pasado levemente crítico del kirchnerismo para reciclarse como uno de sus más fanatizados e incondicionales instrumentos políticos, en un contexto donde se “iba por todo”. Y en el cual se buscó transformar a la Argentina, tanto en política general como en comunicación, en un país más similar a Ecuador o Venezuela que a Chile o Uruguay (con una “Cristina eterna” y con el general Milani, además, al frente de las Fuerzas Armadas).

Tampoco ninguno de estos grupos y personas alzaron la voz cuando, sin que la ley habilitara a hacerlo, CFK “vetó” al representante que nominó el entonces FAP (PS, GEN, etc.) por uno de los escaños para las minorías parlamentarias de la AFSCA: el abogado Alejandro Pereyra (que sin duda está entre las personas que más conoce sobre regulación de radiodifusión en la Argentina, más allá de que se esté de acuerdo o no con sus enfoques). Se usó el falaz e insólito argumento de que había sido funcionario de segundo nivel en el organismo predecesor (el COMFER) durante el gobierno de la Alianza.

La presidenta demostró en este caso no sólo cuánto le importaba la Ley sino que, además, se arrogó la conducta de ignorar el derecho de un grupo parlamentario que representaba la voluntad de millones de ciudadanos. (Gerardo Milman fue nominado en su lugar.)

Las numerosas disposiciones que Sabbatella tomó en violación a la Ley (sobre las cuales se podría escribir un extenso artículo por separado) fueron verdaderamente escandalosas y hubiesen habilitado a iniciarle acción por “incumplimento de los deberes de funcionario público” ya en esa época.

Por ahora, veamos solamente lo que hizo administrativamente dentro de la AFSCA.

El exintendente de Morón desplazó a gran parte del personal técnico que aún quedaba en el organismo y nombró en la AFSCA a numerosos dirigentes de su partido Nuevo Encuentro (con base en aquel municipio bonaerense), quienes a su vez aportaban el 8% de su sueldo a dicha agrupación.

De hecho, reprodujo la estructura de su partido y la configuración de cargos del municipio de Morón cuando la AFSCA estaba bajo su administración. Como si esto fuera poco, usó también la extensa red de delegados de la AFSCA en el interior para darle presencia nacional territorial a Nuevo Encuentro.

De las 5 direcciones nacionales/generales del organismo, 4 fueron cubiertas con representantes del partido de Sabbatella que lo acompañaron en su gestión municipal, en su mayoría sin mayores conocimientos ni experiencia en temas de radiodifusión.

La de Gestión, Administración y Desarrollo se puso a cargo de Daniel Larrache(mano derecha de Sabbatella en Morón); la de Delegaciones se cubrió con Gustavo Hurtado Uhalde (exsecretario de Salud y Desarrollo Social en el mismo municipio), la de Imagen y Comunicación con Fernando Torrillate (responsable de Comunicación de Nuevo Encuentro) y la de Asuntos Jurídicos y Regulatorios con Sergio Zurano(exsecretario de modernización de Morón).

Una de las 3 direcciones nacionales/generales nuevas, la de Relaciones Institucionales y Comunitarias, quedó a cargo de Sebastián Rollandi, director de prensa de la central sindical oficialista CTA de Hugo Yasky. No obstante, Sabbatella ubicó por debajo —como directora de Relaciones Institucionales y Protocolo— a Beatriz Tugender, también militante de su partido y quien había ejercido un cargo análogo en la Intendencia de Morón cuando el titular de AFSCA estaba al frente de ese municipio.

Intervención y cambio de la Ley por decreto

El análisis que apunta a que el Decreto 319/12 implicó una intervención administrativa y legal de hecho de la AFSCA y una modificación de la Ley de Medios por decreto no lo he visto en ningún lado, así que lo expongo aquí como un elemento de juicio (creo) no mencionado hasta ahora. Con gusto me ofrezco a debatirlo con quien quiera hacerlo en forma adecuada.

Las manipulaciones y violaciones administrativas y legales aquí detalladas, sin contar la inconstitucional e ilegal parcialidad manifiesta en la aplicación de la ley (que viola a la vez el derecho a la información de los ciudadanos en su carácter de audiencia de medios y el principio de igualdad ante la ley para los afectados por las resoluciones del organismo) tornaban imposible la permanencia de Martín Sabbatella y su equipo al frente de la AFSCA.

Por lo demás, hacen responsable política y jurídica a la expresidenta Cristina Kirchner de haber consentido o promovido estas situaciones en un campo relacionado con uno de los principales derechos que la Constitución les otorga a ciudadanos y habitantes de la Argentina: la libertad de expresión, en el sentido integral de lo que este concepto significa.

No está de más recordar un párrafo del artículo 14 de la Ley 26522:

“Los directores [de la AFSCA] deben ser personas de alta calificación profesional en materia de comunicación social y poseer una reconocida trayectoria democrática y republicana, pluralista y abierta al debate y al intercambio de ideas diferentes”+.

Si querés ver ejemplos de la aplicación parcial y sesgada de la Ley de Medios o de sus violaciones con Martín Sabbatella y los otros presidentes de la AFSCA designados por Cristina Kirchner te sugiero estos artículos del blog:

https://canalmensajeysociedad.wordpress.com/2015/10/22/seis-anos-de-la-ley-de-medios-un-analisis-diferente-a-fondo-y-con-propuestas/

https://canalmensajeysociedad.wordpress.com/2015/09/29/tv-digital-o-tv-digitada-todos-los-datos-de-los-concursos-de-licencias-y-una-propuesta-para-evitar-manipulaciones/

https://canalmensajeysociedad.wordpress.com/2015/09/10/la-ley-de-medios-y-las-emisoras-de-pueblos-originarios-y-cuando-los-k-se-disfrazan-de-indigenas/

Si querés ver ejemplos del uso propagandístico y sectario de los medios públicos que pertenecen a todos los argentinos y que tanto Martín Sabbatella como los restantes presidentes de la AFSCA tenían como deber impedir (según los términos formales de la propia ley de Medios impulsada por los K) te sugiero también estos otros artículos del blog:

https://canalmensajeysociedad.wordpress.com/2015/11/08/la-emisora-de-radio-menos-conocida-del-pais-radiodifusion-argentina-al-exterior-y-la-version-internacional-del-relato-k/
0No comments yet
      GIF