Popular channels

Cuando Dormir Parece Una Misión Imposible

Cuando dormir parece ser una misión imposible

Cinco de cada diez personas tienen problemas para conciliar el sueño, de cuales entre 2 y 3 sufren de insomnio.


El agitado modo de vida, el tráfico, las luces y los ruidos que acompañan y crecen junto con la industrialización juegan en contra al momento de lograr un buen descanso.

El humano -como así también muchos animales y plantas- tiene un ciclo diario impuesto por la madre naturaleza que, fundamentalmente, se divide en dos partes: una activa (durante el día), y una de reposo (durante la noche).

Sin embargo, y muy puntualmente, hay algunos casos como los de las panteras (depredadores nocturnos) y las lechuzas que son excepciones, pero los sistemas del cuerpo están diseñados y se regulan en función de dicho ciclo que corresponde a la rotación de la tierra.

Está comprobado científicamente que el hombre necesita dormir al menos 6 horas para recuperarse por completo de la jornada activa. El cuerpo humano es como una batería que rinde una cantidad determinada de horas, dependiendo del uso que se le dé puede extenderse un poco más o un poco menos la duración, pero pasadas las 18 horas de actividad continua necesita recargarse o, de lo contrario, comienza a fallar.

El sistema nervioso central, funcionaría en esta analogía como las rallas que marcan cuánto le queda de batería, ya que es quien recibe toda la información de los demás sistemas - respiratorio, digestivo, excretor, esquelético-muscular, cardiovascular-linfático, tegumentario (Piel, uñas, pelo) y reproductor- que le avisan cuándo necesitan un descanso. Sin embargo, existen factores emocionales y sustancias externas que pueden alterar el normal funcionamiento de este complejo sistema y hacer difícil detectar cuándo es momento de frenar.

Son muchos los problemas que se pueden sufrir cuando esto sucede, entre ellos, depresión, estrés, psicosis, debilidad, inmunodeficiencia y trastornos del ciclo de reposo, entre otros.

El insomnio es uno de los trastornos más comunes y se debe a varios factores. En principio, es un desorden psíquico, que ayudado por sustancias como la cafeína y la nicotina devienen en dificultades para dormir.

Existen tres tipos de insomnio: el intelectual o inicial, el intermitente y el matinal o terminal.

El primero es el más frecuente, y consiste básicamente en tener dificultades para conciliar el sueño. Se interpreta como una manifestación neurótica que impide recibir el impulso enviado por el cerebro para descansar. Es conocido también como insomnio intelectual porque es habitual en estudiantes y artistas que se ven impedidos a dormir por las pulsiones que los obligan a continuar con sus trabajos pendientes, haciendo que les resulte extremadamente difícil pegar los ojos y descansar.

El segundo, si bien presenta dificultades para conciliar el sueño, consiste más bien en despertarse frecuentemente durante las noches, con intervalos prolongados de vigilia. Las personas que lo padecen se caracterizan por tener sueño liviano, que se corta ante la mínima alteración del medio.

Por último, el tercer tipo afecta de manera tal que las personas despiertan unas horas antes del alba y no logran volver a dormirse, aunque parezca que se les cierran los párpados y se sientan cansados, ya no les es posible conciliar el sueño.

Estos tres se dividen además por duración distinguiendo entre el insomnio transitorio o agudo (menos de 4 semanas), el insomnio a corto plazo o subagudo (más de 4 semanas, pero menos de 3-6 meses)y el insomnio a largo plazo o crónico (más de 3-6 meses)

También puede distinguirse por su severidad el insomnio leve o ligero, con el que existe un mínimo deterioro de la calidad de vida, el moderado, que se da cada noche y en el que empiezan a surgir ciertos signos del deterioro de la calidad de vida con síntomas como irritabilidad, ansiedad, fatiga; y el severo, en el que los síntomas se sufren con mayor intensidad y por tanto la calidad de vida se ve algo más afectada.

Los riesgos del insomnio pueden ser: falta de concentración, somnolencia diurna, cansancio, irritabilidad, mala memoria, desorientación, hipotermia, ojeras, como así también accidentes de tráfico y laborales.

Las causas y las recomendaciones son similares en los tres casos.

Posibles causas:

La cafeína es un estimulante del sistema nervioso y se debe interrumpir su consumo 4-6 horas antes de acostarse (dentro de ese lapso sigue habiendo, en la sangre, trazas de esta sustancia que, al menos en algunas personas aparentemente más susceptibles, siguen provocando insomnio, ansiedad, intranquilidad, nerviosismo). Además, aunque no provoca adicción (dependencia física en el organismo), sí puede provocar una dependencia psicológica.

La nicotina también es un estimulante del sistema nervioso (y no un tranquilizante como se suele creer) por lo que debe evitarse cerca de la hora de acostarse y en los despertares nocturnos.

En tanto, el alcohol es un depresor del sistema nervioso; que si bien puede facilitar el inicio del sueño, provoca despertares a lo largo de la noche.

La comida copiosa genera una sensación de saciedad que provoca sueño y cansancio, sin embargo, éstas no son recomendables cerca del horario de dormir ya que el sistema digestivo reduce su rendimiento y se hace más difícil digerirla, provocando molestias durante la noche. Por tal motivo, se recomiendan las comidas ligeras, pero nunca acostarse con el estómago vacío.

El ejercicio vigoroso en las 3-4 horas previas a la hora de acostarse puede causar insomnio pues el sistema nervioso se activaría y la sensación de somnolencia se perdería.

El ruido, la luz y las temperaturas extremas afectan al momento de conciliar el sueño, ya que mantienen atentos alguno de los sistemas, por eso se recomienda regular la temperatura (no más de 24ºC ni menos de 12ºC) durante el periodo de sueño, lograr la mayor oscuridad, y en caso de vivir en un lugar donde el ruido es continuo e inmanejable (ejemplo cerca de la terminal de ómnibus), utilizar tapones para los oídos

Las situaciones de estrés temporal, debido a problemas o preocupaciones laborales, familiares, económicos etc.

También, los cambios constantes en los horarios de sueño aumentan la probabilidad de que se generen dificultades graves y crónicas para dormir.

Recomendaciones:

En principio se aconseja tener en cuenta las causas y modificar los hábitos antes mencionados como tomar café, fumar, o ejercitarse antes de acostarse, comer en exceso, y cambiar constantemente los horarios de sueño.

Es bueno tratar de recuperar el ciclo natural. Fijar horarios para acostarse en las noches, y durante el día hacer un esfuerzo por mantener el cuerpo en constante movimiento y no dormir.

Una ducha caliente antes de recostarse puede ayudar a relajar los músculos, luego es aconsejable practicar ejercicios de relajación, como por ejemplo estirar los dedos de las manos y de los pies uno por uno. Girar el cuello hacia la izquierda y hacia la derecha en semicírculos cada vez más amplios.

Luego, es recomendable recostarse boca arriba y aflojar los párpados, las cejas, la frente, el cuero cabelludo, las orejas, la nuca, el cuello, los hombros, los brazos, las manos, el vientre, las piernas, y los pies, de adentro hacia afuera. Sintiendo y relajando cada parte.

Esto le permitirá aflojar el cuerpo entero y sentir cómo la columna vertebral se va acomodando, pegándose a la cama.

Los tratamientos farmacológicos no son tan efectivos en estos casos como los de relajación, ya que quien se apoya en las píldoras para dormir, difícilmente lo logra posteriormente sin su ayuda, alterando peligrosamente sus ciclos vitales, y además causando ese fenómeno que popularmente se designa como "dormir sin descansar".

Esto no quiere decir que sean un veneno, sino que sin la debida receta y sin el control médico pueden resultar en problemas graves, incluida la adicción a las mismas.

Dormir es fundamental para el organismo, lo restaura y es esencial para la conservación de la energía y la termorregulación, así mismo, lo es para tener un grado satisfactorio de vigilancia y atención durante el día. Por eso si usted padece algún tipo de insomnio es necesario que consulte a su médico y se aconseja comenzar a modificar los hábitos que lo puedan estar causando.




FUENTE



Mis otros posts: TONYJAGGER63

ESPERO SUS COMENTARIOS.
+2
0
0
0No comments yet