Info
The story you are looking for is deleted, but this may also interest you.

Cuando EEUU derrocó a la primera democracia en Irán

El golpe de estado iraní de 1953, conocido en Irán como el golpe de estado 28 de Mordad (en persa, کودتای ۲۸ مرداد‎), fue el derrocamiento del primer ministro elegido democráticamente, Mohammad Mosaddegh, en favor del fortalecido gobierno monárquico de Mohammad Reza Pahlavi el 19 de agosto de 1953, orquestado por los Estados Unidos (bajo el nombre de TPAJAX Project​ u «Operación Ajax») y el Reino Unido (bajo el nombre de Operation Boot —«Operación arranque»—). Fue la primera acción encubierta de los Estados Unidos para derrocar a un gobierno extranjero en tiempos de paz.

Cuando EEUU derrocó a la primera democracia en Irán published in Info

Mosaddegh había intentado auditar los documentos de la Anglo-Iranian Oil Company (AIOC), una corporación británica (ahora parte de BP) y limitar el control de la compañía sobre las reservas de petróleo iraníes.​ Ante la negativa de la AIOC a cooperar con el gobierno iraní, el parlamento (Majlis) votó para nacionalizar la industria petrolera de Irán y expulsar a los representantes corporativos extranjeros del país. Después de esta votación, Gran Bretaña instigó un boicot mundial al petróleo iraní para presionar económicamente a Irán.​

Inicialmente, Gran Bretaña movilizó a sus militares para tomar el control de la refinería de petróleo de Abadan, construida en Gran Bretaña, y luego la más grande del mundo, pero el primer ministro británico Clement Attlee optó por endurecer el boicot económico​ mientras usaba agentes iraníes para socavar el gobierno de Mosaddegh.

Juzgando que Mosaddegh no era confiable y temiendo una toma del poder comunista en Irán, el primer ministro británico Winston Churchill y la administración Eisenhower decidieron derrocar al gobierno de Irán, aunque la administración predecesora de Harry Truman se había opuesto a un golpe de estado, temiendo el precedente que sentaría la participación de la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Las conclusiones de los funcionarios de inteligencia británicos y las solicitudes del gobierno del Reino Unido fueron fundamentales para iniciar y planificar el golpe, a pesar de que el gobierno de los Estados Unidos en 1952 había estado considerando una acción unilateral (sin el apoyo del Reino Unido) para ayudar al gobierno de Mosaddegh.

Tras el golpe de estado en 1953, se formó un gobierno bajo el mando del general Fazlollah Zahedi que permitió a Mohammad Reza Pahlavi, el último sah de Irán (el rey iraní, en persa), gobernar más firmemente como monarca. Se basó en gran medida en el apoyo de los Estados Unidos para mantenerse en el poder.

Según los documentos y registros desclasificados de la CIA, algunos de los mafiosos más temidos en Teherán fueron contratados por la CIA para organizar disturbios pro sah el 19 de agosto. Otros hombres pagados por la CIA fueron llevados a Teherán en autobuses y camiones, y se apoderaron de las calles de la ciudad.​ Entre 200​ y 300 personas murieron a causa del conflicto.

Mosaddegh fue arrestado, juzgado y condenado por traición por el tribunal militar del sah. El 21 de diciembre de 1953, fue sentenciado a tres años de cárcel y luego puesto bajo arresto domiciliario el resto de su vida. Otros partidarios de Mosaddegh fueron encarcelados, y varios recibieron la pena de muerte. Después del golpe, el sah continuó su gobierno como monarca durante los siguientes 26 años hasta que fue derrocado en la Revolución iraní en 1979.

En agosto de 2013, sesenta años después, el gobierno de los Estados Unidos reconoció formalmente su papel en el golpe al publicar una gran cantidad de documentos gubernamentales previamente clasificados que muestran que estaba a cargo tanto de la planificación como de la ejecución del golpe, incluido el soborno de políticos iraníes, funcionarios de seguridad y oficiales de alto rango del ejército, así como propaganda pro golpista.

Se cita a la CIA reconociendo que el golpe se llevó a cabo «bajo la dirección de la CIA» y «como un acto de política exterior de los Estados Unidos, concebido y aprobado en los niveles más altos del gobierno».