Canales populares
  1. Entretenimiento
  2. »
  3. Taringa!
  4. »
  5. Info

"Cuando marco lo que está mal, soy el hijo del dictador"

"Cuando marco lo que está mal, para el Frente Amplio soy el hijo del dictador"



9 de octubre de 2016

El senador y líder del sector Vamos Uruguay del Partido Colorado sostuvo que cuando sus planteos molestan al oficialismo es tildado de facho y defendió la interpelación que le hará al ministro del Interior, Eduardo Bonomi, aún a sabiendas de que no tendrá efecto alguno debido a la mayoría parlamentaria del Frente Amplio.

Sostuvo que lo que está haciendo Bonomi está mal y que hay que sacarlo. Subrayó que para solucionar los problemas de inseguridad hay que cambiar a quien gestiona la política. Dijo que estaría dispuesto a ser ministro de Interior y opinó que los temas vinculados a la delincuencia se pueden solucionar.

—Con su planteo de censurar al ministro del Interior y llamar a elecciones parlamentarias el debate sobre la seguridad pasó a ser un debate sobre la democracia ¿Fue un error plantearlo?

—Yo creo que responder sobre estas cosas es seguir haciendo el juego al FA. Cada vez que le señalo errores o lo critico su estrategia es esa. Los uruguayos ya se dieron cuenta: hay un problema de seguridad. El FA no tiene respuestas y entonces dice: vamos a acusar a Bordaberry no sé de cuantas cosas. Es su caballito de batalla. Cuando en el Parlamento hago las cosas bien soy Pedro; cuando en política empiezo a hacer algo que no los molesta pero los miro de reojo, soy Pedro Bordaberry; cuando ya empiezo a señalar errores, soy Bordaberry a secas; y cuando los pongo en aprietos políticos soy el facho, el hijo del dictador. Tengo 56 años y nunca me aparté de la Constitución y la ley.

—¿Le molesta que le digan facho?

—En una campaña electoral —yo uso aparato para escuchar porque soy sordo— íbamos en la caravana y escucho que me gritan Cacho, Cacho, yo saludaba pensando que era alguien que venía con nosotros, y le digo a Coutinho, ¿quién es Cacho? Me dice: No, te están gritando facho. Así que me lo tomo en broma. El sistema político le volvió a dar la segunda oportunidad a gente que sí violó la Constitución y la ley, el Uruguay en eso ha sido sabio, los integró al sistema democrático y aceptaron competir por voto, cosa muy importante.

—La senadora Xavier pidió que se vaya de la política

—Yo le tengo aprecio a Mónica, en el Parlamento es pura sonrisa conmigo. Es como esos jugadores que cuando los echan y les sacan tarjeta roja trata de provocar a un jugador del equipo contrario para ver si se va expulsado. Ella está en problemas adentro del Frente Amplio, lo siento por ella, está en problemas por todo el tema de cuando fue presidenta y quiere solucionarlo conmigo. Entonces hago como esos jugadores, te vas lejos para que no te provoquen.

—Pero entonces ¿fue un error plantear la censura o no?

—Si se le pregunta a los analistas no hay duda que fue un error, pero yo no soy el político clásico de ponerte el casete. Larrañaga planteó esto, que es lo que se planteó el FA cuando interpelaba. Un colega tuyo me preguntó si yo estaba de acuerdo. El manual político dice que yo tengo que decir: "Primero vamos a escuchar y después vamos a ver". No, mentira, si las explicaciones no son buenas y Larrañaga plantea la moción qué voy a hacer yo.

—Pero no se va a llegar nunca, ¿por qué plantear algo que no se va a dar?

—Y ¿por qué interpelar entonces? ¿Por qué ir al Parlamento todos estos años?

—Pero todas las interpelaciones terminaron en nada.

—Sí y no. A mí me tocó interpelar a Lorenzo en el 2013. ¿Qué le dije al gobierno del FA? Le dije que tenía un problema con el déficit fiscal y que había que cambiar, que tenía problemas con la inflación y que había que cambiar. No me prestaron atención. ¿Dos años después qué hicieron?, cambiaron. Nosotros juntamos firmas por la baja de la edad de la imputabilidad, no salió pero no fue solamente por la baja de la imputabilidad. Fue también por crear un servicio descentralizado, por mantener los antecedentes de los menores. ¿Qué pasó? La baja de la imputabilidad no salió, pero el Frente Amplio puso una pena mínima para los menores que delinquen. Creamos el servicio descentralizado y además se mantienen los antecedentes en determinados supuestos. Interpelé a Kreimerman por Ancap ¿y que pasó dos años después, no en el momento?, cambiaron al directorio de Ancap. Interpelé el año pasado a Nin Novoa por el Tisa ¿qué pasó esta semana? Uruguay aprobó el TLC con Chile. De repente no hay un efecto inmediato, pero permea hacia adentro del FA, hacia la opinión pública y se ven obligados a ir por el camino correcto.

—¿Cree entonces que esta interpelación va a tener consecuencias sobre Bonomi en dos años?

—Lo que está haciendo Bonomi está mal. Hay que cambiarlo. El trabajo es interpelar. Sé que no va a haber votos, ¿censurar? Sé que no va a haber votos, es imposible, pero a uno le pagan para trabajar, ¿me quedo cinco años haciendo la plancha?

—¿Qué espera entonces?

—Que podamos tener un buen intercambio y hablar no solamente de lo que está mal sino de lo que hay que hacer. En todos los temas importantes en los que hice interpelaciones hubo un efecto posterior.

—¿No es simplista pedir que se vaya Bonomi para que mejore la seguridad?

—Eso es lo que dice el Frente Amplio. Pero pregunto: ¿si se queda Bonomi va a cambiar algo?

—Hay cosas que ya se están haciendo.

—Pero no va a cambiar lo que está haciendo. Hay que cambiar a quien gestiona la política. Tenemos el mayor gasto en seguridad que se recuerde. En 2005 eran US$ 150 millones, hoy son más de US$ 700 millones y los resultados son mucho peores.

—Bonomi dijo que este año van a bajar los delitos y va a ser el punto de inflexión.

—Esta semana que terminó pone al 2016 con más homicidios que todo el año 2011 y faltan tres meses. Montevideo, 14 por cada 100.000 habitantes. En San Pablo son 11. Madrid tiene menos de uno. Y hay en Uruguay una tasa de esclarecimiento bajísima: 56% de los homicidios. 60% es la cifra del Ministerio del Interior, para mí es 56%, pero capaz que miramos gráficas distintas. Igual, de cada diez, seis agarrás y cuatro se escapan, de todos los otros delitos 9% delinquen 10 veces y los agarrás una. Algo está mal.

—¿De verdad quiere ser ministro del Interior?

—No me lo planteo porque no es posible, pero lo sería. Creo que es algo que se puede solucionar, además tenés recursos.

—¿Cuál sería la primera medida que tomaría?

—Nunca sería una sola. Hay seis ejes sobre los cuales hay que trabajar para revertir esto, el primero es la gestión: trabajar con la gente en los barrios, volver a las comisiones de seguridad barrial, teniendo como eje a la posible víctima en la protección. Otra línea son las normas penales. Hay que cambiar la reincidencia.

—Pero es lo que se está haciendo ahora...

—Nos quedamos siempre con los titulares. El proyecto ese es mío. Junto con eso vienen dos libertades más que se dan al que delinque, crean la libertad controlada y la libertad vigilada. Están tratando de prevenir. Esa parte todavía no la votaron porque tienen problemas en el Frente Amplio. Pero hay otras normas que hay que cambiar como legítima defensa. Tengo la tranquilidad de que presenté 15 proyectos de ley en este tema. La tercera línea: proceso penal.

—Entra en vigencia en 2017.

—El FA no quería ponerlo en vigencia, se prorrogó para julio. Cuarta línea: sistema penitenciario. Proponemos ir a ver qué hacen los países que funcionan: no es la policía la responsable del sistema penitenciario. Un policía estudia para perseguir delincuentes no para cuidarlos y darles de comer. Hay que crear un instituto penitenciario. La quinta línea es la droga. En Nueva York el gran éxito pasó por sacar el crac de las calles. Al Bronx hace 20 años no podías ir. Hay que tener una política muy dura contra toda la cadena.

—¿Alguna vez fue víctima de un delito en el que lo apuntaran con un arma?

—Fui víctima de hurtos, mi señora sí. La apuntaron dos veces.

—¿Qué le dijo y que le diría a sus hijos?


—Es muy difícil la casuística, obviamente que si alguien te pone un revolver en la frente y estás desarmado tenés que darle todo. Yo todos los domingos paso a buscar a mi madre por la misa, la llevo a comer a mi casa y después de comer la llevo, paro frente a su casa y espero a que entre. Si en ese momento le ponen un revólver, ¿me voy a esconder adentro del auto? Más allá de eso, Bonomi siempre saca la responsabilidad de su mala gestión y la traslada a las víctimas. Cuando se matan los chorros entre ellos, es un ajuste de cuentas, cuando mataron a una chiquilina en Suárez, la culpa fue de los padres que la dejaron ir. ¡Pará Bonomi, vos sos el que nos tenés que cuidar!

—¿Cuándo va a definir si va a ser candidato?

—No lo sé.

—¿De qué depende?

—Tenés que tener tiempo, mirar más lejos, supongo que para fin del año que viene.

—¿Cómo ve que se estén formando grupos nuevos en el Partido Colorado?

—Espectacular.

—¿Una figura como la de Amado puede llegar a captar votos frenteamplistas?


—No tengo la bola de cristal, pero hay figuras como él, como Nicolás Ortiz, Tabaré Viera, Ope, Amorín. En 2019 se verá, pero si no tenés muchas opciones va a ser difícil crecer. También está Novick que roba electorado al Partido Colorado. Y bueno, habrá que tratar de robarle a Novick. Al final del día es una cuestión de contenidos, de propuestas y define el electorado.

—¿Le preocupa la figura de Novick?

—Ni me preocupa ni me deja de preocupar. Yo me integré a la política a los 40 años. Estaba totalmente afuera. Me parece bien, al Uruguay hay que arreglarlo. Pero me preocuparé el día que le conozca sus propuesta para el país, su orientación ideológica, su propuesta en materia económica, educativa, y la inserción internacional. Pero no se las conozco.
0No hay comentarios