Check the new version here

Popular channels

cuidado de los afanos a los turistas en el mundo







Las estafas turísticas más grandes de las 

que se tienen que cuidar los viajeros






Todos saben que no se debe ir con cosas que parezcan muy lujosas por las calles, porque puede llamar la atención de ladrones, pero ¿sabes colgar el teléfono cuando la “recepción” del hotel te llama para solicitar la información de tu tarjeta de crédito?
Esto es porque la recepción de un hotel nunca te llamará solicitando la información de tu tarjeta de crédito, pero los estafadores sí.
un estudio examinó las mayores estafas turísticas alrededor del mundo y creó una infografía mostrando las estafas que los turistas podrían esperar encontrar en cada país.
En Roma, una mujer te podría tirar a su bebé (o una muñeca) cuando no te des cuenta mientras sus cómplices te roban los bolsillos. En Estambul, un hombre podría insistentemente intentar lustrarte los zapatos (aun cuando lo rechaces) y luego pedirte dinero por dicho servicio. En Río, alguien podría acercarse a ti a ofrecerte maní gratis pero luego solicitará que le pagues aun cuando toques solo un maní.
Y sólo porque estás en un hotel no significa que estés a salvo de los estafadores quienes podrían decir ser inspectores de cuartos que luego podrían robar mientras “inspeccionan” tu cuarto (algo común en España). También en las tiendas los viajeros podrían estar bajo riesgo de que les roben la información de sus tarjetas de créditos a manos de algún cajero hábil.
Hemos traducido la información completa y aquí les mostramos las estafas turísticas más comunes con algunos datos que agregamos.
EN LA CALLE
El brazalete de la amistad



Alguien se te acercará y te ofrecerá un brazalete de la amistad.
Independiente de lo que digan, intentarán tomar tu muñeca y comenzarán a crear el brazalete ahí, pidiendo dinero por ello. Esta estafa puede también ser usada como distracción mientras te roban objetos de tus bolsillos sin darte cuenta.
Común en: París, Roma, Barcelona, El Cairo 
Una rosa para tu novia




Un hombre se te acercará mientras estás con tu novia, y le ofrecerá una rosa. Luego te pedirá que pagues por ella a un precio exorbitante y te hará sentir como un mal novio si ya no quieres comprarla.
Común en: París, Roma, Barcelona.
 El anillo encontrado
Una mujer botará un anillo justo enfrente tuyo y te preguntará si fuiste tú quien lo botó. Cuando digas que no, revisará el anillo y te demostrará que está hecho de oro real (lo cual es mentira). Luego te ofrecerá vendértelo por un precio muchísimo mayor de lo que vale.
Común en: París.
El bebé lanzado
Una mujer caminará hacia ti y lanzará su bebé (usualmente un muñeco) a tus brazos. Cuando te encuentres impactado por la situación y tus manos estén ocupadas cargando al bebé, sus cómplices te revisarán tus bolsillos o bolso.
Común en: Roma.
Juegos callejeros




Un hombre mostrará un juego, como por ejemplo adivinar en qué vaso se encuentra la pelota, o hará un truco de magia, en la acera y tendrá un grupo de cómplices disfrazados de turistas que miran el espectáculo. Esto es solo para atraer tu curiosidad y así hacerte ir a verlo. Cuando te encuentres distraído y concentrado en el espectáculo, sus cómplices te robaran tus bolsillos.
Común en: París, Londres.
Dejar caer la billetera
Se colocará una billetera vacía en el suelo  y que pareciese como si hubiese sido robada y tirada en el suelo. Cuando camines por donde está y la veas, tu instinto te hará revisar tu propia billetera para asegurarte que todo está en orden. Un observador se dará cuenta de donde revisaste tu billetera y sabrá exactamente dónde revisar cuando intente robarte más adelante en tu camino.
Común en: Ucrania, Roma.
Una mancha en tu chaqueta
Alguien derramará a propósito algo en tu chaqueta (desde ketchup a falso excremento de pájaro). Esto podría ser hecho de manera sutil o bien después de chocar contigo por accidente. Entonces te harán saber que tienes una mancha y ofrecerán ayudarte a limpiarla. Cuando pongan sus manos en tu chaqueta para intentar eliminar la mancha, robarán todo lo que se encuentre en los bolsillos de la chaqueta.
Común en: Buenos Aires, Río de Janeiro.
El lustrabotas





Un hombre dejará caer su cepillo para lustrar zapatos al frente tuyo. Cuando lo recojas, te agradecerá ofreciéndote lustrar tus zapatos. Haciéndolo parecer como un gesto gratis de agradecimiento, luego te cobrará por el servicio entregado.
Común en: Estambul.
La mujer vendedora de romero
Una señora de edad te ofrecerá un tallo de romero, que se dice es un gesto de amistad.
Tomará tu mano y posiblemente te ofrecerá leerte la suerte. Luego de esto, bueno, ya adivinaste: te pedirá que le pagues por sus servicios. ¡Ah! Y si no le pagas, comenzará a maldecirte a ti y a tu familia, lo que puede ser algo atemorizante.
Común en: Madrid, Nueva Delhi.
El fotógrafo





Cuando estés tomando fotos (especialmente cuando hayan parejas tomando fotos individuales de cada uno), un lugareño de apariencia amistosa se acercará y ofrecerá tomarles fotografías a ambos juntos. Lo mejor que puede ocurrir en este caso es que esa persona te pida dinero por el favor. En el peor de los casos, podría salir corriendo con tu cámara o teléfono.
Común en: Europa.
 El músico





Un entusiasta y amistoso tipo capturará tu atención cuando camines cerca de él, y te pedirá que escuches su música no sin antes pasarte su supuesto CD gratis con su música. Te hablará acerca de cuan agradecido él estaría si pudieras escuchar su CD en tu ciudad. Una vez que aceptes el Cd, te pedirá que pagues por él y, si te rehúsas, él y sus amigos te intimidarán para que lo hagas.
Común en: Nueva York
Comercializando droga
Habrá veces en que taxistas o conductores de tuk tuk te ofrecerán drogas en caso que vayas en camino a alguna fiesta o de jerga con tus amigos (en especial fiestas de luna llena). Si las aceptas, serás arrestado por falsos “policías” que se encontraban merodeando el lugar que te pedirán pagar una gran fianza para evitar que vayas a la cárcel.
Común en: Koh Phangan
CUANDO ESTÉS RECORRIENDO
El costoso taxista




Algunos taxistas intentarán aprovecharse de tu falta de conocimiento de la zona. Tomarán rutas más largas, calles paralelas o que se encuentren con mayor tráfico. Algunos incluso adulterarán sus taxímetros que tienen tarifas que aumentan más rápido que taxímetros no adulterados. Si no tiene taxímetro, siempre pregunta antes de subirte al taxi cuál es el valor de tu viaje, ya que si no llegan a un acuerdo desde antes, el taxista podrá cobrarte lo que sea.
Común en: todo el mundo.
Buses nocturnos
Algunas personas les ofrecerán a los viajeros viajes nocturnos en buses a precios increíblemente baratos que te llevan de una ciudad a otra. Sin embargo, terminarás pagando más de lo que pensabas ya que estas personas tienden a hurguetear en tus maletas y bolsos puestos en la maletera del bus y robarán cualquier elemento de valor.
Común en: Bangkok
Botar y tomar
Ciertos taxistas, camareros, dueños de negocios, entre otros, botarán tu dinero “por accidente” y recogerán monedas o billetes parecidos (pero de mucho menor valor) a cambio.
Común en: Asia.
El neumático pinchado





Los autos alquilados son generalmente muy obvios de identificar y se vuelven objetivos simples para los lugareños. De esta manera, podrían pinchar a propósito uno de tus neumáticos, para luego ofrecerte su ayuda y ayudarte a cambiar tu neumático gratis. Sin embargo, cuando estés distraído, uno de ellos hurgueteará en el auto y te robará cualquiera de tus objetos valiosos.
Común en: San José, Costa Rica.
Carteristas de trenes
Los trenes llenos de gente son uno de los escenarios más populares para robar. Generalmente la gente tiene que estar parada muy cerca una de otra, lo que puede hacer la tarea muy fácil para un carterista y así tener la oportunidad de hurguetear en tus bolsillos o cartera.
Común en: En casi todo el mundo.
El taxista fugado
Cuando llegues a tu hotel desde el aeropuerto, el taxista te ayudará con tus maletas y las sacará del maletero. Parecerá como si tuviera prisa, y en ese momento se subirá rápidamente a su taxi y se irá lo más rápido posible. Esto es porque probablemente dejó una de tus maletas más pequeñas y menos memorables en su taxi a propósito.
Común en: Las Vegas
EN TIENDAS Y SERVICIOS
Cajera hablando por teléfono





La cajera de la tienda actuará como si estuviera hablando por teléfono mientras te atiende. Sin embargo, lo que ella está haciendo realmente es sacándole una foto a tu tarjeta de crédito para crear una réplica de ella más adelante.
Común en: Barcelona.
Contando el vuelto con lentitud
La cajera contará tu vuelto con una lentitud impresionante, generalmente tomándose pausas entremedio, esperando que pierdas la paciencia para que así aceptes el vuelto tal cual como está. Sin embargo, la cajera estará contando el vuelto de una suma de dinero mucho menor a la que te corresponde.
Común en: Europa
Una gran transacción de joyería
Un amistoso conductor de tuk-tuk te dirá que el lugar al que te diriges se encuentra cerrado y te recomendará otro lugar para que visites. Cuando llegues, conocerás a otro hombre igual de amable que contará cómo él logra comprar diamantes o joyas desde una tienda del lugar las que logra vender a un valor mucho más elevado en su tierra. El objetivo es atraerte a que compres sus joyas, diamantes o incluso alfombras los que, según ellos, te harán ganar muchísimo dinero cuando las lleves contigo a tu país.
Común en: Bangkok, Nueva Delhi.
El doctor poco fiable
Un doctor “jubilado” se te acercará y te ofrecerá venderte documentos médicos falsos, con los que, él prometerá, podrás ganar dinero si los utilizas como comprobante de utilización de tu seguro de salud. Las compañías de seguros ya saben de este fraude, y no funcionará.
Común en: Nueva Delhi.
El falso policía





Se te acercarán policías que parecen auténticos y te informarán que, dado que ha habido reportes de dinero falso circulando por el sector, necesitan revisar tu billetera. Cuando te la devuelvan, habrá desaparecido algo de tu dinero. También solicitarán ver tu pasaporte o visa y actuarán como si hubiese un problema con ella, por lo que te pedirán una fianza para resolver el tema.
Común en: Ciudad de México, Bogotá, Bucarest, Bangkok.
El falso ticket
Mientras estés haciendo la fila para comprar un ticket (de cualquier índole), una persona que aparenta ser parte del equipo de venta te ofrecerá tickets a mayor valor pero que permitirán saltarte la fila. Esto puede ser tentador pero los tickets no funcionarán.
Común en: París, Londres.
LOS LUGAREÑOS Y NIÑOS
El lugareño excesivamente servicial
Un amable hombre, que hablará tu idioma, se ofrecerá para ayudarte a usar el cajero automático o la máquina expendedora de tickets. Aun cuando parezca como si él estuviera siendo realmente servicial, lo que está haciendo realmente es memorizar tu número secreto para robarte después. Algunas veces también pueden salir arrancando con tu dinero.
Común en: Europa. 
El vendedor de mapas





Algunas personas se te acercarán e intentarán venderte mapas. Desplegarán el mapa en tu cara para mostrártelo, pero realmente lo hacen así para distraerte mientras sus cómplices te roban tus bolsillos.
Común en: Europa.
El mendigo 
Un mendigo, generalmente una mujer de edad o embarazada, intentará que le entregues dinero por pena. Esto en sí no es malo. Sin embargo, en los alrededores habrá un ladrón observando donde guardas tu billetera para robarte después.
Común en: todo el mundo. 
El masaje gratis





Un hombre se te acercará mientras te relajas en la playa y te ofrecerá un masaje. Aún si dices que no, el hombre intentará darte un pequeño masaje gratis de prueba. Después de hacerlo, te molestará y se mantendrá cerca de ti para que le pagues algo.
Común en: Barbados, Bahamas.
 El coqueteo 
Una atractiva mujer se le acercará a algún viajero solitario, y comenzará a coquetear con él. Le preguntará si quiere ir a un bar o una disco con ella, y la cuenta al final de la noche le saldrá extremadamente cara.
Común en: Atenas.
Alerta de robos 
Los ladrones pretenderán ser serviciales lugareños y te contarán que acaban de ver a alguien sufrir el robo de su billetera o teléfono, y te dirán que tengas cuidado. Mirarán dónde revisas tu teléfono y billetera, y ellos (o sus cómplices) intentarán robarte más adelante. Podrían incluso poner letreros alertando de robos en la zona por esta misma razón.
Común en: Europa.
La cámara averiada





Alguien te pedirá que le saques una foto de él y su grupo. La cámara estará averiada, y cuando vayas a devolverle la cámara, la botarán al suelo y la camará se romperá en pedazos. El grupo entero de personas te pedirá dinero para poder repararla, o te robarán durante el malentendido.
Común en: todo el mundo
Los entusiastas estudiantes de inglés
Chicas de apariencia inocente te escucharán hablando inglés y se te acercarán para preguntarte si pueden practicar su inglés contigo. Su historia se convertirá rápidamente en una historia triste, y te pedirán dinero. Esta técnica es también utilizada en el lugar al que te inviten a tomar café para agradecerte el favor. Cuando llegue la cuenta, ésta vendrá excesivamente sobrevalorada y no podrás encontrar a las chicas por ninguna parte.
Común en: Shanghái, Beijing y Xian.
Los maníes aparentemente gratis





Un hombre se te acercará cuando estés sentado en una mesa, y te ofrecerá maníes mientras los sirve en la mesa. Al momento en el que toques uno, te pedirá que le pagues.
Común en: Río de Janeiro.
La postal
Un niño que aparenta ser pobre te enrostrará una postal y un lápiz en tu cara y te pedirá que le ayudes a escribir una carta para mandarla a su casa. Te contará acerca de su historia de pobreza y te hará sentir mal, e intentará que le des dinero por pena.
Común en: Roma.
 La petición de caridad
Un grupo de niños que usualmente pretenden estar sordos, te pedirán que firmes una petición de caridad y les entregues una donación. Cuando te encuentres leyendo la petición, sus manos se encontrarán bajos sus cuadernos para esconderlas y así poder meterse en tus bolsillos.
Común en: París.
Grupos de niños
Un grupo grande de niños gitanos te rodearán en la calle y te fastidiarán hasta que les des algo de dinero o algún objeto valioso. Puede que intenten también venderte diarios y abrirlos al frente tuyo para distraerte mientras te roban tus bolsillos. También hay niños que usan darte besos en las manos, mientras te roban el reloj.
Común en: Roma, Milán, Florencia y Marrakech.
EN EL HOTEL
El hotel cerrado





Tu taxista (que también es parte de esta estafa) te convencerá de que tu hotel está cerrado por remodelación y te ofrecerá llevarte a otro lugar que él conoce. Este hotel será ridículamente caro, y tendrá una ubicación horrible. Ha habido casos en los que estos hoteles han copiado nombre de hoteles populares en un intento de engañar a los turistas y hacerlos creer que han llegado al hotel correcto, y que las fotos de la página web estaban erradas.
Común en: Europa
 La llamada de recepción falsa
Un ladrón te llamará a tu cuarto de hotel y simulará estar llamándote desde la recepción del hotel. Fingirá que hay un problema y te pedirá los datos de tu tarjeta de crédito. Te llamarán en mitad de la noche, ya que a esa hora tienes mucha menos opción de bajar a la recepción a resolver el problema en persona
Común en: todo el mundo.
Los inspectores de cuartos  
Dos personas, vestidas como empleados del hotel, golpearán tu puerta pidiendo hacer una inspección de rutina de tu cuarto. Uno intentará distraerte conversando contigo mientras que el otro robará tus objetos de valor.
Común en: Barcelona y Madrid.
El falso menú para llevar
Los artistas de las estafas deslizarán un menú falso de comida para llevar debajo de tu puerta esperando que les pidas algo para comer en una tarde en la que no quieras salir a comer. No recibirás la comida sino que un estado de cuenta bancario que te aterrorizará dado que habrán usado la información de tu tarjeta para clonarla.
Común en: Estados Unidos.




0
0
0
0No comments yet