Check the new version here

Popular channels

Culpar a los extranjeros por la situación económica.Normal



Culpar a los extranjeros por su grave situación económica es un deporte tradicional para los políticos en Buenos Aires. Sin embargo, los argentinos con el tiempo quizás se den cuenta de que el desdén que Kirchner y sus ministros populistas muestran hacia “los buitres” en última instancia está dirigido a ellos.

El país más famoso de Sudamérica por no pagar sus deudas ha fijado otro precedente.

Luego de haber dicho que había que culpar a EE.UU. si hubiera un atentado en su contra, Cristina Kirchner recibió la mas dura respuesta de parte del gobierno norteamericano a países no beligerantes: la ignoraron totalmente y ni siquiera tuvieron el tradicional respeto de citar para pedir explicaciones a la joven militante que opera como ¨embajadora¨ (tal vez porque no habla inglés) .

Decidieron que les resulta más productivo ocuparse de problemas ciertos evitando los delirios narcisistas de una Presidenta que se viste como una niña de 15 años, intenta patéticos mohines seductores en sus discursos y vierte conceptos no solamente errados sino inventados con una factura agresiva e insultante, propia de un líder líder iraní desquisiado o del mismo Chavez, mientras mantiene al representante del grupo ISIS (un tal DÉlia ) sentado frente a ella aplaudiendo festivamente.


En cambio la prensa especializada en economía, que naturalmente no perdería la oportunidad de escribir algo atractivo y vendedor para sus lectores emitió opinión.

The Wall Street Journal sobre el desacato de la Argentina tituló que “culpar a los extranjeros por su grave situación económica es un deporte tradicional para los políticos en Buenos Aires”



Mientras la Presidenta del maltratado pueblo Argentino hablaba un tanto disléxica y con preocupante patología, insultando repetidamente al Presidente de su Banco Central, los incondicionales ministros y secretarios con sus respectivos empleados y personas vinculadas a ellos, repetían la tradicional mística ceremonia de reír y aplaudir sobre los remanidos conceptos bolivarianos del líder de un país en crisis.

Mientras tanto un grupo de gente con banderas alzaba y bajaba sus estandartes al compás de las instrucciones de un bastonero que claramente se veía instruyendolos por la televisión pública. Ni Woody Allen ha logrado ese efecto en Bananas.


Tomando información de las dos últimas semanas de uno de sus más fieles adláteres, un muy poco destacado economista de nombre Vanoli, nombrado número 1 en la Comisión Nacional de Valores (Security Exchange Commission) y miembro de un sexteto integrado por Kisillof junto con Mercedes Marcó del Pont y otros cuatro jóvenes desconocidos para el mercado pero amigos del Ministro, la Presidenta de Argentina reveló manejos financieros espurios que ocurrieron durante su mandato mientras todos los funcionarios ahora ascendidos estaban en funciones y eran los responsables de evitarlos.


Entre expresiones chabacanas y burlas propias del bajo fondo, con códigos de comportamiento que no serían respetados ni en las cárceles de alta seguridad, la Presidenta de Argentina acusó con nombre y apellido a banqueros con 50 años en el mercado que (avariciosos o no) fueron quienes más la apoyaron en su campaña proselitista.


Los acusó – con información proporcionada por el ya nuevo Presidente del Central y del que estaba en funciones – de haber montado una operación rentable y destituyente, cuando en realidad esos banqueros utilizaron recursos que la administración aquí conocida como de ¨prueba, error, nueva prueba y error, más parche¨ les facilitó legal y abiertamente, fomentó y utilizó en su beneficio abiertamente.

Es preciso recordar que la Presidente de Argentina en 2008, junto con esos banqueros, un Sindicalista tan poderoso como Jimmy Hoffa llamado Moyano, otros Sindicalistas igualmente informados ilegalmente, su marido ex Presidente y casi todos los miembros del Gabinete y de la oposición utilizaron información privilegiada y compraron (en total fueron 23 personas, más allegados familiares y sentimentales, Gobernador Macri incluido) cada uno de ellos US$ 2.000.000 el límite autorizado legalmente, 24 horas antes de la nacionalización del sistema privado de Jubilaciones y Pensiones (AFJP) por cuanto la reacción del mercado no se haría esperar y tanto las divisas subirían de valor aspecto del peso, cuanto los bonos y acciones en poder de esas empresas caerían y vendidos a la baja les generarían enormes utilidades, tal como ocurrió.


Estas acciones y sus resultados se encuentran reflejadas en todos y cada uno de los periódicos no oficialistas de entonces. Al margen del listado que el entonces Presidente del BCRA, hizo pública mediante todos los diarios y en una conferencia de prensa tiempo después y en un enfrentamiento con su gobierno.


No hay inocentes en política, solo personas con intereses personales de dinero y poder.
Y es preciso recordarlo porque la Sra. Fernández enfatizó durante su peculiar discurso de ayer, utilizó como eje argumental el uso de información privilegiada, algo en lo que ha demostrado ser experta al comprar terrenos fiscales, divisas (compra y venta) y la negociación de la ocupación de sus hoteles con personal de empresas aéreas oficiales que nunca los utilizaron.


Al insultar abierta y públicamente al Presidente del BCRA quien se mantuvo estoico y hasta aplaudiendo con irónica moderación las descalificaciones que le fueron dirigidas, cuando se describieron operaciones harto conocidas y toleradas concentradas en Bancos afines. Aquellos que nunca hubieran logrado concretarlas sin el consentimiento de la Comisión Nacional de Valores, ahora su fiscal.


La Sra Presidenta ha dado una muestra final de su capacidad de hipocresía, agravada conmovedoramente por las esforzadas actitudes de alguien que trata de disimular hasta donde resulta materialmente posible que ya está entrada en años y con mala salud y trata de superar en atractivo a una eventual nieta de 15 años.


El fallo del lunes del juez de distrito estadounidense de declarar a la República Argentina en desacato no es un hecho sin precedentes. El año pasado, Rusia entró en conflicto con una corte estadounidense en una disputa en torno a la custodia de libros religiosos judíos. La República Democrática del Congo fue declarada en desacato civil en 2009 por no acatar la solicitud de exhibición de pruebas de un juez de distrito.


Sin embargo, el fallo contra Argentina es muy diferente. “Todos sabemos que declarar a una parte en desacato es algo inusual. Me pidieron que lo hiciera en una etapa anterior y lo rechacé”, dijo Griesa el lunes. No obstante, dijo que se veía obligado a reconocer “lo que realmente es la conducta ilegal de la República que incluye el intento de cambiar ilegalmente y desviarse de las estipulaciones de la orden judicial vigente”.


El juez se refiere a intento del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner de cambiar la jurisdicción de los bonos gobernados por la ley estadounidense a Argentina y reemplazar a Bank of New York Mellon Corp. como agente de pago con el argentino Banco de la Nación. Buenos Aires está sujeto a la ley estadounidense porque en los años 90 acordó someter disputas a las cortes estadounidenses como forma de atraer inversionistas extranjeros.


Como asunto político, esto es el resultado que Kirchner buscó. Su gobierno ha hecho de “Patria o Buitres” su eslogan de facto, y “buitres” se refiere a Paul Singer, la Corte Suprema de Estados Unidos y cualquiera que busque cobrar deudas o hacer cumplir el Estado de derecho.


Recientemente, el inepto ministro de Relaciones Exteriores argentino, arremetió contra el encargado de negocios de EE.UU., Kevin Sullivan, cuando el diplomático sugirió que Argentina debería tratar de salir del default.


Culpar a los extranjeros por su grave situación económica es un deporte tradicional para los políticos en Buenos Aires.


Esta demagogia podría ayudar al partido pseudoperonista de Kirchner en las elecciones del próximo año. O tal vez no.


Los argentinos ahora viven con una tasa de inflación que se estima en 40%,

frecuentes cortes de electricidad,

un desplome de los valores de los activos

y una reputación tóxica en los mercados financieros globales, todo ello provocado por la mala praxis de la Sra. Presidenta y su dudoso comportamiento legal.
0No comments yet
      GIF
      New