Check the new version here

Popular channels

Curiosidades de patos



Para que el pato consiga huevos fértiles es necesario un macho por cada seis hembras.

Hasta el siglo XIX se escribía con plumas de pato y ganso.

El pato salvaje tiene la cabeza de color verde brillante y el pico amarillo. La hembra es de color pardo.

Los patos tienen seis párpados, tres en cada ojo.

Los gansos vuelan en bandadas en forma de V porque al batir sus alas generan un movimiento en el aire que ayuda al que va detrás.

Volando de ese modo aumentan un 70% su poder de vuelo.

Durante el tiempo que tarda un pato en mudar las plumas, no puede volar.

Todos los patos tienen plumas impermeables. Lo son tanto que incluso cuando se meten bajo el agua las capas inferiores permanecen secas.

Los patos son precoces, lo que significa que los patitos pueden caminar y dejar el nido sólo unas horas después de la eclosión.

La mayoría de las especies de patos son monógamas por una temporada de cría pero no se aparean de por vida.

Al construir su nido, el pato usa su plumón suave que se arranca. Esto le da a los huevos la mejor amortiguación posible el aislamiento.

Muy pocos machos hacen “cuac”. En cambio sus llamadas pueden incluir chillidos, gruñidos, gemidos, chirridos, silbidos, rebuznos y gruñidos

Hay más de 40 razas de pato doméstico. El pato Pekin blanco (también llamado el pato Long Island) es la variedad más común.

Durante mucho tiempo se creyó que el sonido que provocan los patos, llamado graznido, era un sonido que no producía eco.

Fueron los científicos de la universidad de Salford en Inglaterra, los que finalmente demostraron que si había eco producido por ese sonido.

El eco consiste en una señal acústica original que se extingue y escuchamos su onda, su reflejo sobre algún obstáculo como una nueva señal.

La distancia mínima para que se produzca el eco es de 17m. Por eso se percibe mejor en montañas, donde hay distancia entre obstáculos.

En dicha universidad, realizaron la prueba grabando los graznidos de una patita llamada ‘Daysi’ con una cámara de reverberación.

Consiste en una sala que tiene una mínima absorción acústica y que mediante su mecanismo proporciona absorción del sonido en las ondas.

Pues bien, comprobaron que el eco del pato sí que tenía absorción, por lo tanto significaba que sí que tenía eco, por muy poco que fuera.

Tiraron abajo el mito de que los sonidos producidos por los patos eran el único sonido conocido que no producía eco.


En conclusion, vivan los patos.
0
0
0
0No comments yet