Check the new version here

Popular channels

Curiosidades del futbol argentino.

La nobleza en el fútbol.

Juan Tellería fue un defensor de Platense, que jugó entre 1927 y 1930. En el profesionalismo actuó en un solo encuentro: el 6 de diciembre de 1931, cuando su equipo se enfrentó con Chacarita. Un remate del delantero Díaz de Chacarita fue desviado por el arquero Gualco. El juez cobró corner, al tiempo que Díaz le señalaba a Tellería que la pelota había entrado y salió porque la red estaba rota. Tallería se lo comunicó al árbitro. Este le otorgó el gol a Chacarita Y Platense, el club de Tellería perdió 1-0. Después, el noble jugador se recibió de médico y nunca más jugó al fútbol.

Antes de los transistores.

Antes de que se inventara la radio a transistores, la única vía de comunicación que tenían los hinchas para conocer los resultados de los otras canchas era la revista Alumni. El mecanismo era un tablero indicador colocado en un lugar visible de la cancha en la que aparecían los nombres de los otros equipos que disputaban los otros encuentros mediante una clave que daba la revista. Los datos los recibía un operador por teléfono.

Un equipo completo de paraguayos.

Atlanta produjo un caso excepcional en 1932 al contratar un plantel completo de jugadores paraguayos. La fórmula no le dio resultados y terminó utilizando en las 34 fechas del campeonato nada menos que 60 jugadores, cifra que estableció un récord no superado.

Pese al frio, una multitud.

El partido entre Huracán y Boca, en la cancha de San Lorenzo el 30 de mayo de 1943, se jugó con una temperatura de dos grados, que nunca se había registrado en el fútbol argentino. El encuentro, en el que se impuso el conjunto de Parque Patricios por 3-1, comenzó a las 10 de la mañana y a pesar del frío fue presenciado por 65.000 espectadores.

Un árbitro con anteojos.

En un partido jugado en la cancha de Talleres (era el nombre de la estación del Ferrocarril del Sud y que posteriormente se llamó Remedios de Escalada) por el torneo de ascenso a Primera División, fue agredido el árbitro Pascualini. Los jueces declararon la huelga y la Asociación los suspendió seis meses, al tiempo que abrió un registro para que se inscribieran árbitros con alguna capacidad. A partir de la decimoséptima fecha del torneo de 1944 la conducción de los partidos del campeonato superior fue confiada a jueces improvisados, como el caso de Mario Pajoni, quien había sido futbolista -actuó en Platense--en la década anterior y que dirigió varios partidos con la particularidad de actuar con anteojos.

Un árbitro inglés.

En la vigésima segunda jornada de 1937 se produjo en el estadio de River, donde se enfrentaron Racing y Ferrocarril Oeste, el debut del árbitro inglés Issac Caswell, contratado por la AFA. Su desempeño causó una excelente impresión por la forma que aplicó el reglamento. La experiencia se repitió en la década del '40, con señalado éxito: llegaron al país para dirigir partidos de primera división varios jueces británicos. En 1948, con el campeonato en pleno desarrollo, se incorporaron Gibbs, Hartles, Dean, Provan, Gregory, White, Cox y Brown. Después lo harían Maddison, Mackena, Berry, Crawford, Wilbrahan y Cross.

Campeon y descendido.

En el torneo de 1937 se dio un curioso caso con el centrodelantero Rongo. En la primera rueda integró el equipo de River, que fue campeón y en la segunda fue transferido a préstamo a Argentinos Juniors, equipo que perdió la categoría. En un mismo año Rongo pasó por dos experiencias opuestas. Al año siguiente regresó a River y se constituyó en un goleador implacable.

10 Extranjeros en un superclasico.

Una enorme expectativa despertó el enfrentamiento entre River y Boca en 1961. Se vendieron nada menos que 55.687 entradas. Estaba en pleno apogeo el "fútbol espectáculo" que propiciaron los presidente de River, Antonio Liberti y el de Boca, Alberto J. Armando. Pero el encuentro jugado en el Monumental fue apenas mediocre. Empataron 2-2. Lo notable fue que entre los dos equipos jugaron diez extranjeros, un hecho que nunca se volvió a repetir en el fútbol argentino.

Dos casos atípicos.

Pío Corcuera fue un excelente jugador, campeón con Boca en 1943 y 1944. Después pasó a Gimnasia y Esgrima La Plata, entidad con la que descendió en 1951. Alberto Gallo fue campeón con River en 1945. En 1951 integró el equipo de Quilmes, que también descendió.

Más que 22 penales

Platense y Lanús jugaron un partido histórico el 16 de noviembre por el descenso. El calificativo vale como pocos porque ocurrieron varios hechos inusuales: 1) Luego de que el partido finalizó igualado sin goles, el desenlace -descenso de Lanús- llegó tras la ejecución de 22 remates desde el punto del penal. Hubo una primera serie en la que se ejecutaron cinco y en la que cada arquero, Miguelucci, de Platense, y Rubén Sánchez, de Lanús, atajaron uno cada uno; una segunda serie de dos remates por lado, en la que Miguelucci contuvo uno y Niro, de Platense, desvió el suyo; una tercera de penales por lado, que fueron convertidos; y la cuarta y la que sería la última, también de dos por equipo, con un gol de Juárez y un remate de Peremateu en el palo (ambos de Platense) y dos contenciones de Miguelucci, lo que determinó que Platense mantuviera la categoría. 2) Pese a que Miguelucci contuvo cuatro penales y fue decisivo en la permanencia de los “calamares”, se quedó sin trabajo poco días después porque el club no le renovó su contrato. 3) El árbitro del partido, Roberto Barreiro, no advirtió que Platense violaba el reglamento cuando permitió que el undécimo penal lo ejecutara Juárez, quien ya había rematado el primero y no podía volver a hacerlo hasta que tiraran todos sus compañeros, incluido el arquero. Juárez era un experimentado goleador y Miguelucci no se tenía fe en ese momento. Lanús cumplió con las reglas. Su último penal lo remató su arquero Sánchez y Miguelucci lo atajó. 4) Lanús accionó judicialmente contra la AFA y, mientras se discutía en los estrados, bajó de la Primera B a la C. Le ofrecieron dos posibilidades: volver directamente a la Primera División, saltando dos categorías, o una fuerte suma de dinero. Lanús se quedó con la plata e inició su gran despegue en lo social y deportivo.

Fuente
0
0
0
0
0No comments yet