Check the new version here

Popular channels

Datos del desierto del Sahara que tal vez no sabías Parte 1




Pocos imaginaríamos que además de arena y un sol abrasador, en el desierto del Sahara podríamos encontrar lugares y curiosidades dignas de una buena historia de fantasía: un antiguo complejo de enormes pirámides negras, un cementerio de barcos y otro de ballenas, el arco natural más alto del mundo; una buena lista de paisajes que parecen extraterrestres incluyendo rincones de desiertos blancos, negros, dorados; el tren más largo del mundo, lagos de sal, castillos gigantes de arena. Todos estos rincones son tan reales como para estar dispersos en el desierto más extenso del planeta.


1. La aislada meseta de Ennedi (en Chad)


Tal vez nunca (o pocas veces) debes haber visto imágenes de éste lugar. Es una de las regiones más inaccesibles del planeta, se llama Meseta de Ennedi y está rodeada de arena. Entre tanta desolación, se abren profundos cañones al que pocos se atreven más allá de milenarias caravanas y expediciones (no hay ningún tipo de camino ni comunicación). El paisaje se torna digno de una fantasía, con arcos gigantes, pilares, y rincones como el Guelta de Archei, donde hay cañones y camellos salvajes sobreviviendo gracias a los espejos de agua que afloran de cuencas subterráneas entre montañas:











2. Los arcos gigantes de Ennedi


En la meseta de Ennedi se encuentran algunos de los arcos naturales más impresionantes del planeta, tanto como para merecer un lugar en la lista como un sitio destacado. El arco más grande del mundo tiene 120 metros de altura y se llama Arco de Aloba (su ancho es de 77 metros), y es el que se ve en las imágenes:












3. Las pirámides negras de Meroe (en Sudán)


No tienen el tamaño, ni la cantidad de turistas que las más célebres pirámides en Egipto. Pero el complejo arqueológico de las pirámides de Meroe, en el desierto de Nubia (norte de Sudán) son imponentes desde lejos, solitarias, y enmarcadas por las enormes dunas. Se encuentran a 200 kilómetros de la capital de Sudán, y el complejo, preserva los restos de la capital de un antiguo reino, una de las primeras civilizaciones en el valle del Nilo conocida como los nubios, también llamados Kush.

















4. Un mar de dunas doradas en Marruecos (Erg Chebbi)


Es un mar de dunas, un área de 22 kilómetros de largo de norte a sur, y 5 kilómetros de ancho con dunas de alturas sorprendentes que alcanzan tonalidades anaranjadas y por momentos, un aspecto dorado, siendo una de las zonas más populares para hacer turismo y programar viajes en Marruecos:


























5. El tren más largo del mundo (y solitario, en Mauritania)


En Mauritania circula en un mar de arena, el que es el tren más largo del mundo. Conecta el país de este a oeste, y es el único medio para hacerlo. En total pueden alcanzar o superar unos doscientos vagones a lo largo de cuatro kilómetros de vía. Conecta las ciudades de Nuadibú y Zourat y puede llevar hasta 22.000 toneladas de hierro desde la mina (en Zourat). En total son 700 kilómetros, pero nadie puede saber las horas del trayecto o sus paradas.























6. Un desierto blanco en Egipto


El paisaje del Desierto Blanco permite caminar entre las monumentales esculturas de piedra caliza, una experiencia increíble, sobre todo si programamos un atardecer con anaranjados rayos de sol acariciando las columnas blancas que parece que emergen de la arena. Se encuentra en la depresión de Farafra.




















7. La ciudad que parece un castillo de arena.


Aït Ben Haddou, una de las fortalezas de adobe dentro de la hoy conocida como la ruta de los mil kasbahs, en Marruecos. Los Kasbahs, se parecen a castillos de arena, construidos de forma rústica con un estilo y resistencia asombrosas, tanto como para sobrevivir por miles de años hasta la actualidad. El más llamativo de ellos, el Ait Ben Haddou, tiene una estampa espectacular.















0
0
0
0No comments yet