Check the new version here

Popular channels

Datos interesantes sobre la cultura azteca




La guerra, concebida como un ritual, repleto de misticismos y aspectos de religiosidad, obedecía fundamentalmente a la necesidad de dominar a otros pueblos, para así obtener bienes tributarios que alimentaban a la gran urbe de Tenochtitlan.

La guerra para los mexicas era en una actividad económica por excelencia, actividad vital que, junto con la agricultura, garantizaba el sustento de una civilización compleja y cada vez más demandante.




Además de su papel económico, cada conquista militar jugaba un papel de legitimación de la clase gobernante. El sacrificio de los derrotados proporcionaba la sangre de los que aseguraba la continuidad del sol y, por lo mismo, la continuidad de la gran Tenochtitlan.

Dentro de la cultura mexica el sacrificio de prisioneros capturados cobra una gran importancia, lo cual obliga a la maquinaría del estado mexica a buscar continuamente prisioneros para ofrendar a sus dioses. Por ello, es importante diferenciar dos tipos de guerra:





las guerras de conquista y las guerras floridas.



Las guerras de conquista buscaban ampliar los territorios dominamos y cobrar nuevos tributos -o castigar a pueblos poco colaboradores-, y colateralmente capturar prisioneros. El objetivo principal de este tipo de guerra era tomar la ciudad enemiga.


Por otro lado, las guerras floridas buscaban directamente la captura de prisioneros para ofrecerlos como sacrificios a los dioses y estaban organizadas de antemano, pactando el sitio y la fecha del encuentro











Rangos militares Aztecas






» Cuando un joven guerrero capturaba su primer enemigo sin ayuda se convertía en hombre. Pasaba a ostentar el rango de Tlamani y recibía un manto con diseños de flores (tiyahcauhtlatquitl).


»Dos enemigos capturados: recibía un tlahuizli y un gorro cónico llamado capilli (herencia Huaxteca), todo marcado con diseños negros, descritos como zarpazos de águila. El color podría ser rojo, azul o amarillo (en relación a los colores en los que se divide el mundo) y el uniforme se denominaba cuextecatl. Estos guerreros podrían ser los que algunos autores clasifican como Guerreros flecha (Tequihua).


» Tres enemigos capturados: recibía una capa (Checailacacozcatl), una insignia con forma de mariposa llamada Tlepapalotlahuiztli y el titulo de Tiachcauh (líder de Jóvenes) y podía acceder al Telpochcalli para enseñar a jóvenes guerreros. Además se convertía en tequihua (veterano). El tlahuizli podría ser verde, blanco o azul.


» Cuatro enemigos capturados: recibía la vestimenta de ocelototec, es decir traje y casco de jaguar. Se convertiría en un Guerrero Jaguar. Este uniforme se representaba con las manchas de jaguar sobre amarillo, azul, rojo o blanco.


» Cinco o seis enemigos capturados: se convertiría en un Guerrero Otomi. Recibían un emblema simbólico con forma de gota que se fijaba a la espalda (llamado matlaxopilli) y se decoraban el pelo con borlas y cintas rojas. El tlahuizli podría ser rojo, verde o azul.


» Numerosos enemigos capturados y acciones heroicas: se convertiría en un Guerrero rapado. Llevarían la cabeza rapada, salvo una cresta en el centro y una trenza en la oreja izquierda. Se pintaban la cabeza una mitad azul y la otra roja o amarilla, y llevaban un tlahuizli amarillo. Sus escudos estaban decorados con motivos de espirales (xicalcoliuhqui).






Armas de combate cerrado:


» Maquahuitl: el arma predilecta de los guerreros mexicas



Se trataba de un bastos de entre 70 a 80 cm de largo con cerca de 6 a 9 navajas prismáticas de obsidiana. Debemos destacar que en muchas reconstrucciones hechas en ocasiones se han generado este tipo de armas con extravagantes puntas de obsidiana lo cual es incorrecto, el uso básico era con navajillas de obsidiana. Esta arma podia generar heridas bastante peligrosas pero dada su fragilidad los factores de uso y función estan siendo motivo de discución actualmente.
.



Diseño representativo de un Maquahuitl.




» Teputzopilli: lanza de 1,67 metros, contruida de madera de pino y con el extremo ensanchado donde se incrustaban las navajas de obsidiana. También podía tener la punta de una sola pieza de obsidianda Carecían de regatón y había varios diseños, algunos ligeros para ser utilizados como venablos arrojadizos.






» Quauhololli: mazo de madera con una bola esférica en su extremo que podía ser de piedra o madera. En algunos casos el mango era curvo y otra versión, al igual que en las macanas, era empuñada a dos manos.



En esta imagen se aprecian algunas de las armas mexicas.
1.- Átlatl (lanzadardos).
2.- Tematlatl (honda).
3. Quauhololli (maza).
4.- Macuáhuitl.
5.- Tlahuitolli (arco) y m-itl (flecha).
6.- Teputzopilli (lanza con cuchillas de obsidiana).







En el antiguo imperio mexica existían principalmente dos tipos de guerreros, consagrados al jaguar y el águila, animales que representaban a la oscuridad y la luz respectivamente dentro de la mitología mexica.




La diferencia radica en que aquellos que procedían de la clase baja, los denominados macehualtin, formaban parte de los guerreros jaguar, mientras que a los guerreros águila pertenecían aquellos venidos de la nobleza.


Guerrero Jaguar




El jaguar estaba consagrado a la Madre Tierra Llamatehcutli, pues ambos tienen por territorio el silencio y la oscuridad. Por estas razones, tras un sacrificio de un guerrero jaguar se esperaba que los dioses multiplicaran los alimentos, el agua, la energía del sol y la hospitalidad y fertilidad de la Madre Tierra. De esta manera, el sacrificio de un guerrero, la entrega de su sangre y espíritu al Chacmol, el mensajero celestial de los dioses, era voluntario y muy significativo para el pueblo, más que el de aquellos jugadores de pelota o los esclavos de batallas.
Mediante el calendario sagrado, adivinatorio y astrológico Tonalpowalli (cuya duración es de 260 días, aproximadamente lo que se desarrolla un feto dentro del vientre de la madre) se podía conocer quienes eran los que estaban destinados a ser guerreros.
Por lo general los guerreros jaguar eran quienes militaban al frente de las campañas bélicas, en las que debían de capturar a doce enemigos vivos en dos batallas, es decir seis en cada una, para lograr llegar al rango de los guerreros águila, quienes ejercían el espionaje, la mensajería entre tribus, y las exploraciones a tierras extranjeras.



Guerrero Águila




Hubo en el Tenochtitlán prehispánico una Orden de caballeros, a la usanza de las Órdenes medievales europeas de caballería, que profesaban la milicia y hacían voto y promesa de morir en defensa de su patria y de no huir ante el enemigo ni desertar, siendo éstos atados por un irrefutable código de caballería. Los guerreros águila eran una organización que se regía por sí misma, por lo cual sobre ella no existía una verdadera fuerza del Estado que la subordinase, sin embargo, el primordial objetivo práctico de la Orden, al igual que la mayoría de las que existían en Tenochtitlán, era el de servir como fuerzas de élite en el ejército del Estado. Estos caballeros por lo tanto eran nobles bastante bien posicionados y acaudalados, que poseían terruños y cargos de prestigio en la sociedad, que eran ganados mediante los combates que ganaban y el premio que la comunidad entera y el emperador brindaban a sus héroes para tenerlos bien satisfechos.
La función del guerrero águila, no era únicamente la de combatir con gran táctica y de dirigir tropas en batalla, sino también la de fungir como una especie de sacerdote adorador de las divinidades consagradas a la guerra y al poder viril del hombre, y más aún remarcado en los guerreros águila, a su patrón, el Sol.






Deidades Aztecas

  • Mictlantechuhtli Dios de la muerte.
  • Chalchiuhtlique Diosa del agua.
  • Xipe Totec Dios de la agricultura y los sacrificios.
  • Quetzalcóatl Dios del cielo y el viento.
  • Tezcatlipoca Dios de la guerra.
  • Huitzilopochi Dios del sol.
  • Xochiquetzal Diosa de la fertilidad y las flores.
  • Ozomatli Dios de la musica y la danza.
  • Tlaloc Dios de la lluvia.
  • Xolotl Dios del fuego
.




Los aztecas tenían un calendario sagrado que fue leído por sacerdotes astrólogos.
Los aztecas tenían dos calendarios: el año ritual y el año solar.
El año ritual duraba 260 días Tonalpowalli y el año solar se prolongó durante 365 días.
Había veinte días con nombre.
Los niños a menudo se nombran respecto al día en que nacieron.








Te invito a pasar a mis otros post!





















Sigueme y te Sigo!
+1
0
0
15
0No comments yet