Check the new version here

Popular channels

Datos sobre la importación alimentaria en Venezuela

Datos sobre la importación alimentaria en Venezuela








El enrarecimiento del discurso económico cobra fuerza al mismo tiempo que desde afuera se recrudece el asedio contra el país. El supuesto “descalabro productivo”, la improvisación importadora y la dependencia como realidad particular del Gobierno Bolivariano cumple el objetivo de difuminar las responsabilidades históricas (de la burguesía parasitaria) en cuanto al tema y, lo más importante, oscurecer la política económica del chavismo.

La idiotez colonizada de derecha e izquierda reproduce en el contexto actual una cantidad importante de mentiras y distorsiones en cuanto a la economía de la nación se refiere. Se deja ver esta orfandad discursiva (importada, de paso) cuando Capriles asegura que, supuestamente, "antes se gastaba 1.500 millones de dólares al año en importación de alimentos, hoy estamos en 7 mil millones de dólares y casi todos los productores de Venezuela viven en la pobreza".

La izquierda apátrida tampoco se queda atrás, y sin ningún tipo de dato o estadística, se lanzan al vacío de la deformación mediática rampante: "Pero hoy, con la máquina de fabricar bolívares prendida, la verdad es que no hay dólares y casi el 70% de las cosas que consumimos son importadas (y se importa con dólares o no se importa nada)".

Como pueblo chavista que está en medio de un golpe político continuado (con tentáculos económicos y psicológicos) se nos hace necesario afinar los argumentos, los análisis, la lectura sobria y responsable de los datos que arroja la realidad para afrontar la fabricación virulenta de mentiras y alteraciones.

Veamos, entonces, cuál es el meollo de la importación en el ramo alimentario.

Primero es menester reafirmar que Venezuela, a mediados de los 80, le fue suministrada una sobredosis extendida de neoliberalismo. Dicho proyecto no sólo enfermó la economía, sino también la identidad, la política y la cultura de la nación. Desmontar ese mito de que "nuestro país nunca importó tanto alimento ni fue tan dependiente del extranjero", pasa por comprender la imposición de barreras y restricciones al consumo de laa gran mayoría de la población: 65% de pobreza y una reducción feroz del gasto social así los comprueban.

Sólo el 35% del país podía disfrutar de la calidad de vida que se propagandeaba hacia afuera. La "democracia más avanzada del continente" lleva consigo dolores y traumas que la petrifican en el basurero eterno de la historia.

Así que cuando escuche a un renombrado (y balurdo) economista de la derecha diciendo que Venezuela se abastecía, antes de la llegada del chavismo, de carne, pollo, café, maíz y leche, vea el porcentaje de pobreza y confort primero.

Porque si de cada diez personas sólo tres comen carne y los otros rubros mencionados, era lógico que lo producción alimentara sirviese sólo a la minoritaria franja de los “elegidos”, bendecidos con el agua bendita privatizada (e importada) que caía en las opulentas alturas de la pirámide social.

Pero Venezuela cambió, y para siempre. El consumo alimentario se disparó, en los últimos quince años, en un 80%. Es decir, hoy comemos ocho veces más que en la Cuarta República.

Y era natural que ante tal expansión, las importaciones en ciertos rubros también aumentaran. Pues el aparato productivo (trasnacional y dependiente) no fue construido para alimentar al1 país. Fundamento de su proyecto económico (traído con dólares subsidiados).

El yugo importador fue tejiendo los hilos del proceso económico nacional. Si la patente discursiva (y moral) de la derecha se ubica en la falaz "inexistencia de las importaciones", entonces la mesa les cojea por otro extremo: la excesiva compra de insumos, bienes de capital, repuestos y maquinarias que promovieron para que la industria local tuviese pertinencia.

No es casualidad que la exigencia de más dólares tenga como objetivo alimentar las bocas foráneas de la fábrica imperial.

Venezuela no importa el 70% de lo que consume. Veamos cómo esta estafa discursiva se destruye solita cuando revisamos los rubros alimentarios.

Primero es necesario revisar aquellos rubros que son de uso agroindustrial. Es decir, la materia prima para la mecanización/transformación del alimento en forma envasada, enlatada o cubierta de plástico. Los usos y los circuitos productivos de los mismos en relación a la dieta nacional.





El dato importador sólo se da en los rubros de aplicación agroindustrial. Por ende la "industria nacional agroalimentaria" necesita dólares tanto para seguir funcionando como para expandir sus capacidades operativas, pues ni los repuestos, maquinarias e insumos son producidos acá por el mismo hecho de ser cadenas de transmisión económica de las principales transnacionales norteamericanas y europeas.

Sus quejas reiterativas guardan en el fondo la necesidad bachaquera de beneficiarse a partir de la compra-venta a gran escala, de la macroimportación subsidiada, de esa centrífuga decorosa bien llamada especulación.

Pero si vamos a los demás rubros nos damos cuenta de que los porcentajes bajan radicalmente. Nuestro país se abastece al 100% de papa, pimentón, cebolla, tomate, apio, ñame, ocumo, yuca, auyama, lechuga, repollo, ají, cilantro, perejil, limón, parchita, guayaba, melón, cambur, plátano y demás hortalizas y frutas.

Incluso en el rubro correspondiente al pollo, cochino y carne las importaciones tocan cuando mucho el 24%. Por su parte el porcentaje referente a caraotas, lentejas y garbanzos se acercan casi al 15%.

El arroz se abastece en un 80% de la cosecha nacional. Sólo el 20% es importado.

Quesos y embutidos también poseen el mismo patrón porcentual: de 12 a 16% de importación.

Esto quiere decir que el Gobierno Bolivariano, aparte de responder a la expansión de la demanda alimentaria ya anclada en el cosumo nacional, también ha invertido en el campo como ningún otro, priorizando levantar la producción por fuera del encadenamiento productivo transnacional.

Por tal motivo el llamado a construir una economía productiva tiene ese importante valor en el debate que nos toca como clase. ¿Hasta cuándo seguiremos destinando recursos para alimentarnos con aquellos que no producimos? ¿Aumentar la importación de rubros agroindustriales trae cadenas de valor distintas a las ya establecidaa? ¿El desarrollo y la independencia económica se mide por la abundancia de refrescos y pasapalos?

Aunque la estafa importadora sigue viva, tenemos 100% de abastecimiento en aquellos rubros (mayoritarios) que no pasan por el filtro industrial antes mencionado. Cada vez importamos menos en alimentos para el consumo básico del país completo. Ahí está la trampa del dato alterado y desinformado por izquierda y por derecha.

El chantaje mediático del supuesto "país destartalado por Maduro" (el "modelo") hoy arrecia más que nunca. Tomemos estos datos y difundamos nuestra verdad económica: esa que al reafirmarla asusta violentamente a la derecha pues son ellos los verdaderos fracasados de la historia reciente. Sigamos dando muestra de conciencia polítca que el 13 de abril económico está a la vuelta de la esquina.
0
0
0
0No comments yet