Check the new version here

Popular channels

De lo que nadie habla.

Este post va dedicado a lo que casi ningún medio de comunicación se atreve a informar aunque todos sepan lo que paso. Se que lo van a denunciar por que no es “políticamente correcto” pero bueno yo veo injusto que haya mil post de “ milicos asesinos” y cuando uno hace algo sobre los crímenes de la otra parte ( e.r.p, montoneros y demás agrupaciones de “jóvenes con ideales” ).






Paula Lambruschini: El 1º de agosto del 78 cerca de las 2 de la madrugada una bomba de gran poder estalló en un edificio ubicado en Pacheco de Melo entre Ayacucho y Junín de la ciudad de Bs. As., contiguo al que vivía el Sr. Alte. Armando Lambruschini. El artefacto explosivo fue colocado en la medianera de ambas construcciones. Dicho edificio aledaño al de la Flia. Lambruschini quedó destruido en sus tres o cuatro primeros pisos y hubo que derribarlo.




Ricardo Massaferro: Fue asesinado, por la Organización terrorista Montoneros, el 5 de octubre de
1975, cuando fue atacado el Regimiento 29 de Monte de Formosa.
Allí murieron además del Subteniente Massaferro, 1 Suboficial y 10 Soldados
conscriptos. La operación terrorista incluyó el secuestro de un avión
comercial en vuelo, el robo de una avioneta, el secuestro del aeropuerto
internacional de Formosa y el ataque al Regimiento. Murieron además 1
policía, 1 bombero y 3 civiles de visita en el regimiento.
Ricardo, tenía 21 años y era soltero.
Su crimen, continúa impune.



Jorge Roberto Ibarzabal:Su último destino fue el de Jefe del Grupo de Artillería Blindado 1, con asiento en la Guarnición Militar Azul, donde se lo secuestró.
Fue asesinado el 19 de noviembre de 1974, en circunstancias en que era
transportado por sus captores luego de haber soportado, en condiciones
infrahumanas, diez meses de sufrimiento.
Fue ascendido, post mortem, al grado de Coronel.




ANA MARIA GONZÁLEZ.
Esta joven de apariencia inocente fue una brutal asesina.
La organización montoneros, le dio la misión de asesinar al Jefe de la Policía Federal, general Cardozo.
Ana Maria González, se hizo muy amiga de la hija del general, que confiada, le brindó el acceso a su hogar.
Así, ellas estudiaban juntas y charlarían los temas típicos de las adolescentes.
Pero Ana María González, tenía en mente preparar el atentado. Y lo Hizo. Luego, publicó cómo lo hizo. Realmente terrible. Una tarde que estaba sola con la la hija del general, le dijo que iba al baño, y se metió en la habitación del general Cardozo. Debajo del colchón puso la bomba. Más tarde -relató luego la asesina-, volvió a esa habitación para cambiarla de lugar, y ponerla más cerca de la cabecera de la cama.
Era una bomba que se activaría con un resorte cuando el general Cardozo se acostara.
Y esa noche, el general Cardozo, perdería la vida.
Ningún organismo de Derechos Humanos, se preocupa por este asesinato del terrorismo.




Ireneo Garnica y Alejandro Díaz eran obreros ferroviarios. En febrero de 1977 fueron asesinados por una bomba terrorista arrojada contra ellos desde un auto, en Quilmes (Pcia. Bs. As). Y luego los terroristas se llenaban la boca justificando el propósito de su violencia como asistencial a la clase obrera y trabajadora



11 disparos. La mayoría hechos una vez caído. El Sr. Félix Villafañe, delegado gremial de FITAM S.A. fue asesinado el 18 de febrero de 1975 en frente de su esposa, cuando ambos estaban llegando a la fábrica en la que trabajaban en Diego Palma 1212, San Isidro (pcia. Bs. As.). Ese día, dos terroristas de Montoneros fingieron estar esperando un colectivo mientras otros cuatro terroristas los esperaban en un auto en marcha. Cuando el Sr. Villafañe se aproximó a la entrada de su lugar de trabajo, le dispararon con fría alevosía. Montoneros se adjudicó el asesinato en Evita Montonera de marzo de 1975.




Queremos pedirles que presten particular atención a la imagen de la esposa que acaba de ver a su marido asesinado. Esto es lo que hace el terrorismo: no promueve ideales, no lucha por un mundo mejor, no es un mero accionar juvenil romántico. Es muerte. Es dolor. Es sufrimiento. El 14/02/1975 fue asesinado el diputado Hipólito Acuña, en la ciudad de Santa Fe. Mientras estacionaba el auto enfrente de su casa, otro auto con dos hombres y una mujer se le acercó y desde ahí le efectuaron 6 disparos que lo alcanzaron en la cabeza, sin darle oportunidad a nada. Escuchando el tiroteo, su esposa e hijo salieron a socorrerlo y su hijo lo trasladó al Hospital Piloto, pero el Sr. Acuña falleció. Montoneros se hizo cargo del atentado terrorista mediante varias publicaciones, acusando al Sr. Acuña de “Vandorista”.





Carlos Caride fue miembro “destacado” de las FAP (Fuerzas Armadas Peronistas), así como uno de los fundadores de la primera JP (Juventud Peronista). Habiendo sido adiestradas en Cuba, las FAP manifestaron en la revista “Cristianismo y Revolución” Nº 30 que “para nosotros, los grupos armados cumplen una función hoy: ser el germen del ejército, golpear al sistema en la seguridad militar y financiera (…)”. Sin embargo, más allá de su prontuario, Caride fue beneficiado por la Ley de Amnistía de Cámpora en el ’73. El 13 de febrero de 1974, el diario La Nación publicaba el siguiente artículo con los antecedentes del terrorista Caride



Cuánto tiene que amar a su país un padre de dos nenes chiquitos como para arriesgar su vida por su Patria? ¿Cuán desinteresado puede ser un corazón como para importarle más el bienestar del pueblo que su propia vida? El 10 de febrero de 1977 fue colocada una bomba preparada como mini trampa en una motoneta abandonada en la ciudad de Rosario.
La Brigada de Explosivos de la Unidad Regional II envió al Cabo 1° Roque Alipio Farías y al Oficial Ay. Ernesto Olivera para desactivarla, pero la bomba detonó durante el procedimiento. El Sr. Farías falleció en el momento y el Sr. Olivera falleció al día siguiente como consecuencia de las graves heridas que recibió.
Montoneros se jactó en "Evita Montonera", su principal órgano de difusión, de que luego de plantar la bomba "se llamó a las fuerzas represivas que cayeron en la trampa, muriendo un oficial y un suboficial de la Brigada de Explosivos".





“Papá, ya te llevo…y se le cayó una lágrima”. Palabras de una hija que vio morir asesinado a su padre. Un 7 de febrero de 1975 era asesinado el Sr. Antonio Muscat, un hombre muy querido en el barrio donde actuaba como asesor de varias comisiones vecinales en forma gratuita, y quien se desempeñaba como Gerente Administrativo en la firma Bunge y Born. El día de su muerte, Antonio, de 52 años, manejaba por Quilmes en compañía de su hija Silvia de 23 años, cuando fue interceptado por cuatro autos que los encerraron. Les tiraron gas pimienta a padre e hija, forzándolos a salir del auto. En ese momento, los terroristas le dispararon a Antonio a quemarropa. Fue llevado al sanatorio más cercano, pero ya había muerto. Su esposa no lo sabía, y cuando entró, pretendió darle fuerzas diciendo “Vamos, Antonio…Dale, Antonio”. Silvia atestiguó que a su papá lo mataron para intimidar a la familia Born a que pague el rescate que terminaría siendo el más caro de la historia argentina. En la revista Estrella Roja Nro. 49, órgano de prensa del ERP, se publicó que “un comando (extremista) ejecutó al gerente de Alba, Antonio Muscat”. Su causa judicial, sin embargo, fue caratulada “Muerte en ocasión de riña callejera” por el juez Blanco, de La Plata, poco antes de que la causa fuera cerrada. Claudia, Cristina y Silvia, los soles de Antonio, lo extrañan y necesitan aún hoy, deseando que hubiese podido conocer a sus nietos. También desean que haya justicia verdadera, justicia efectiva….sin impunidad.



Eran 15 terroristas, 13 hombres y 2 mujeres. El 29 de enero de 1976, ingresaron a la fábrica de repuestos “Bendix”, en Munro (Pcia. Bs.As) para “ejecutar la sentencia del juicio revolucionario”. Redujeron a la guardia y fueron a buscar al Gerente General, Roca, para ejecutarlo junto con el Subgerente, Rosas, pero como no estaban, la oficina fue destrozada con explosivos que cargaba una terrorista “embarazada”. Entonces fueron hacia el Gerente de Relaciones Industriales, Alberto Olabarrieta, y hacia el Gerente de Personal, Jorge Sarlenga, y los acribillaron a mansalva mientras los indefensos hombres estaban sentados en sus escritorios. Juan Carlos Garavaglio, policía de la bonaerense, pasaba por el lugar vestido de civil y fue reconocido por uno de los terroristas que estaban afuera, listos para la fuga. Eran vecinos, así que para evitar el reconocimiento y la intervención del cabo Garavaglio, lo acribillaron a él también. Era padre de dos hijos y había sido condecorado con premio al mérito y emblema “Al Valor”. El atentado fue descripto en Evita Montonera de Febrero-Marzo de 1976, órgano de prensa de Montoneros.



Hoy recordamos a María Leonor Berardi, que tenía 15 años cuando la asesinaron. ¿Su crimen? Pasar caminando por el lugar equivocado. El 25 de enero de 1977, a las 9.30, estalló una bomba vietnamita destinada a la Comisaría 14 de Rosario (Pcia. Santa Fe) y María Leonor, que pasaba cerca, fue impactada por las esquirlas y murió, así como el agente Miguel Angel Bracamonte. Una pareja de terroristas Montoneros había pedido usar el baño del club lindero a la comisaría y allí había dejado la bomba formada por pequeños trozos de metal que funcionan como proyectiles cuando el explosivo estalla. El atentado fue adjudicado a Montoneros en Estrella Roja Nº 92, órgano de difusión del ERP.

Y HAY MUCHO MAS:

















No gente no se esta hablando de palestina,eso pasaba en ARGENTINA,Que tengan un buen dia

0
0
0
1
0No comments yet
      GIF
      New