Check the new version here

Popular channels

De niño descubrió un barco hundido ynuncadejódeinvestigar







El hombre que busca naufragios


Hoy en Punta del Este, Juan Antonio Varese brinda una charla sobre accidentes náuticos en la costa este uruguaya



Juan Antonio Varese en los restos de un barco en la costa de Rocha


Entre la desembocadura del arroyo Solís Grande y el Chuy se extienden unos 400 de kilómetros de costa. Bajo el manto constante de las olas, bajo miles de toneladas arena y recuerdos, se esconden muchos barcos que encontraron allí el final de su camino líquido.

Atravesando el tiempo, aunque inmóviles en el espacio, esos barcos esperaron con paciencia que alguien se ocupara de ellos, por lo menos desde las páginas de un libro. Una imagen que golpeó los ojos ingenuos determinaron un destino.

Hace veinte años se publicaba por primera vez Naufragios en las costas de Rocha, la investigación donde Juan Antonio Varese repasaba una muy rica historia de accidentes en el océano Atlántico uruguayo desde la época de la colonia hasta el siglo XX.

Hoy en la Liga de Fomento, a partir de las 20 horas y en el marco de la XIII Semana del Mar, Varese dará una charla sobre naufragios en las costas de Rocha y Maldonado.

En la ocasión se presentará una edición aniversario de aquel libro, ya clásico, a través de la editorial Aguilar. “Entre la editorial y yo resolvimos hacer una versión definitiva”, explica Varese a El Observador.


Según el autor, esta edición le permite el comienzo de otra investigación, adjunta, que toma en cuenta “las miles de cartas y datos aportados por los lectores, de Rocha y de otros departamentos”, agrega Varese.

En la charla de hoy la elección de hablar de Maldonado, no es casual. Además de que empezó a escribir un libro sobre naufragios en la costa de ese departamento, el autor recuerda que hasta 1881 Rocha no existía como región autónoma, ya que pertenecía a Maldonado.

“Para mí es todo un conjunto entre Solís Grande y Chuy, que conforma un escenario único a nivel de naufragios”, dice Varese.

Destaca tres muy importantes que sucedieron a lo largo de los siglos XVIII y XIX en la Bahía de Maldonado.

En orden cronológico, el primero fue el del Sea Horse,en 1728. “Era un barco inglés negrero de la Compañía del Sur. Traía esclavos de contrabando de Portugal. Naufragó al sureste de la isla de Gorriti”, cuenta Varese.

Cuando los españoles se dieron cuenta de su condición de contrabandista, lo expulsaron. Navegaba de noche y embistió las restingas de Gorriti.

Enseguida los españoles mandaron como buzos a esclavos negros embadurnados en aceite para que tuvieran mayor resistencia al agua fría, para rescatar las monedas de oro y plata que llevaba el Sea Horse de su comercio. Esta práctica se extendió entre 30 y 40 años. Varese se basó en el documento de un cura que llevaba un diario de viaje del asunto. “Este barco es de suma importancia porque quedan pocos restos históricos de barcos negreros en el mundo”, dice el autor.







El segundo barco importante es el buque inglés Agamenon, que entre otras múltiples batallas, estuvo presente en Trafalgar y se dice que era el barco favorito del almirante Horatio Nelson. Naufragó en 1809 cuando realizaba comercio entre el Río de la Plata y Brasil. “Vino a morir acá”, opinó Varese.

De todos modos, para el investigador, el naufragio más trágico del Río de la Plata fue el de la fragata española El Salvador, en 1812. Este era un barco de transporte, no un barco militar, aunque traía 600 tropas desde España para la defensa de Montevideo.

Eran soldados de infantería que cumplieron con el rol de marineros. Eran expertos arcabuceros francotiradores de elite, pero no tenían experiencia de mar ni estaban capacitados para manejar las velas en una tormenta. El barco encalló en la parada 10 de la Mansa, a 800 metros de la costa, y hubo unos 400 ahogados.

“Es difícil de decir cuántos barcos de porte hay en la bahía de Maldonado, pero seguro hay entre 20 y 30”, concluye Varese.


Además, durante la Semana del Mar se le hará un homenaje a la familia de Antonio Carbonaro, inventor del chivito en Punta del Este.




0
0
0
0
0No comments yet