Check the new version here

Popular channels

Deportistas que superaron el cáncer y volvieron a competir


Jonas Gutiérrez fue diagnosticado con cáncer de testículo en 2013 y fue operado en octubre de 2013 que motivó la extirpación del testículo para anular la aparición de metástasis. El mediocampista argentino recibió el alta médica y está entrenándose con Vélez.


Jon Lester fue diagnosticado con un linfoma anaplásico de células grandes, una variedad inusual de cáncer en la sangre a los 22 años. El lanzador de Grandes Ligas lo superó, ganó dos Series Mundiales con los Red Sox y fue nombrado en tres ocasiones para el Juego de Estrellas.


Lance Armstrong tuvo cáncer testicular en 1996. Hizo metástasis y afectó su cerebro y sus pulmones. Se recuperó para ganar siete veces el Tour de Francia, un récord en esa disciplina.


Arjen Robben fue diagnosticado con cáncer de un testículo en 2003, cuando formaba parte del PSV Eindhoven. El futbolista volvió ligas y copas internacionales con equipos como el Chelsea, Real Madrid y el Bayern Múnich.


Alisa Kleybanova fue diagnosticada con la enfermedad de Hodgkin, un cáncer del tejido linfático. La tenista Séul el segundo título WTA de su carrera al imponerse en la final a la checa Klara Zakopalova


Mark Herzlich, sufrió sarcoma de Ewing, un tipo extraño de cáncer en los huesos. Su regreso parecía improbable y, sin embargo, el linebacker o apoyador viajó los Gigantes de Nueva York, al Superbowl que se disputó en Indianápolis.


Mario Lemieux, sufrió linfoma de Hodgkin en 1993. El mismo día en que terminó el tratamiento de recuperación, convirtió un gol e hizo una asistencia.


Nenê Hilario tuvo que retirarse de las canchas debido a un cáncer testicular. El pivot brasileño regresó y con 30 años juega para los Washington Wizards.


John Kruk también tuvo cáncer testicular, en 1994. Le fue removido el testículo y volvió para disputar 75 partidos en esa temporada para su equipo, los Phillies de Filadelfia. Actualmente es comentarista de la cadena ESPN Deportes en Estados Unidos.


Paul Azinger le diagnosticaron linfoma no-Hodgkin. En 2008 fue el capitán del equipo de Estados Unidos que venció a Europa en la Copa Ryder.


Carlos Roa fue sorprendido por un tumor testicular en 2004, durante su estancia con el Albacete. Regresó a jugar en Argentina con el Olimpo.


Éric Abidal, defensor de Barcelona, le fue extirpado un tumor en su hígado en marzo del año pasado. Dos meses después disputó la final de la Liga de Campeones. Recientemente se conoció que tendrá que someterse a un transplante de hígado y que su carrera está en juego.


German 'Mono' Burgos sufrió un cáncer de riñón debido al tabaco. El arquero de la selección argentina, River Plate y Atlético de Madrid superó la enfermedad y siguió jugando al fútbol.


José Francisco Molina militó en el Valencia, Atlético o Deportivo de la Coruña. En 2002, cuando defendía la camiseta del Deportivo, Molina anunció que padecía cáncer de testículo y se vio obligado a dejar temporalmente el fútbol. 10 meses después, el portero anunció que había superado enfermedad y volvió a defender el arco del Deportivo.


David Cañada dejó la actividad deportiva en el 2008 al padecer un cáncer de piel. El español estuvo retirado durante una temporada y logró recuperarse y regresar a la competición.


Ebbe Sand superó un cáncer testicular. Volvió a las canchas, fue el máximo goleador de la Bundesliga con el Shalke 04 en la temporada 2000-2001, y en el siguiente curso se ganó un puesto en la selección danesa para el mundial de Corea y Japón.

0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New