Check the new version here

Popular channels

Despedida entre una mujer y su caballo







El último deseo de la anciana fue saludar al animal que ayudó a criar durante 25 años, y las autoridades del hospital le concedieron el encuentro.


Una mujer de Wigen, en el Reino Unido, murió este viernes no sin antes despedirse de su caballo gracias a los esfuerzos de las autoridades del hospital donde estaba internada, que le permitieron ver por última vez al animal.



Sheila Marsh, de 77 años, perdió su batalla contra el cáncer y dejó este mundo rodeada por sus hijos y sus cuatro nietos, pero antes de partir tuvo tiempo de despedirse de Bronwen, el caballo que cuidó durante 25 años desde que era un potrillo, informó el sitio Telegraph.



Como era de esperarse, la emotiva imagen fue compartida más de 600 veces en Twitter, donde se difundió la historia de Sheila y Bronwen. "Mi madre amaba los caballos y adoraba a todos los animales", expresó su hija, Tina, de 33 años.

"Ella tenía seis caballos, tres perros, tres gatos y otros animales. Su condición no mejoraba y el hospital nos permitió traerle a Bronwen. Era cuestión de horas", expresó la mujer. Efectivamente, Sheila murió poco después de despedirse de su caballo.



"Lloré todo el tiempo, y las enfermeras también. Pero ella se sintió mejor y fue un momento hermoso", describió la mujer. "Esto era muy importante para mi mamá. Era una de las personas más trabajadoras que vas a conocer en tu vida", explicó la mujer.

"Sheila llamó a Bronwen delicadamente y el caballo se acercó y la besó con ternura en la cara para decirse adiós", expresó Gayle Taylor, una de las enfermeras del Hospital de Wigen donde falleció Marsh.



Los miembros del hospital Royal Wigan Infirmary (Reino Unido) le concedieron a este jubilada su último deseo: la bajaron al parking del centro hospitalario y compartió los últimos minutos de confesiones y llantos junto con Bronwen, al cual cuidaba desde hace casi cuatro años.

"Fue un momento muy emotivo. Estaba llorando mucho y las enfermeras también. Ella amaba a sus caballos y adoraba a todos los animales. Tenía caballos, perros, gatos y animales", apuntaba su hija en declaraciones al 'Mirror

La situación era irreversible, por lo cual los médicos decidieron y permitieron que Marsh tuviera ese último capricho. Así lo explicaba el propio director del centro, Andrew Foster, a los medios de comunicación que estaban presentes a la salida del hospital. "Era cuestión de horas que nos dejara (...) No podíamos hacer nada", concluía.

Un bonito detalle que Andrew Foster quiso compartir con todos en Twitter y en el que posaba Sheila Marsh junto a su caballo y el resto del equipo médico que la ha atendido durante sus últimos días de vida.

0
0
0
0No comments yet