Check the new version here

Popular channels

Día Mundial de la lucha contra el SIDA

¿Qué es el Sida?

El SIDA es una enfermedad infecciosa producida por un virus que se llama HIV o VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana).

El HIV se encuentra en todos los líquidos orgánicos de aquella persona que tiene el virus: sangre, semen, saliva, lágrimas, leche, calostro, orina, secreciones uterinas y vaginales y el líquido preseminal.

Pero solamente la sangre, el líquido preseminal, el semen, fluidos vaginales y la leche materna, presentan una concentración suficiente como para producir la transmisión

Se llama persona que vive con HIV a la persona en la que se detecta que ha tenido contacto con el virus. Enfermo/a es la persona en la cual se han detectado enfermedades causadas por la inmunodeficiencia producida por el virus.

No toda persona que vive con el virus está enferma.

El infectado o persona que vive con el virus no tiene síntomas.
El diagnóstico de infección por HIV se efectúa en el laboratorio por medio de un análisis específico, mientras que el de enfermedad se hace en consultorio médico.


¿Cómo se transmite?

Las vías de transmisión son tres:

* Relaciones sexuales heterosexuales u homosexuales sin protección
(vaginales, anales, orales).

* Vía sanguínea, por compartir jeringas para el uso de drogas o cualquier otro elemento cortante o punzante, o a través de la transfusión de sangre no controlada.

* Transmisión perinatal, de madre a hijo durante el embarazo, el parto y la lactancia.

Es el principal mecanismo de adquisición del SIDA en los niños. Si no recibe atención médica, una mujer HIV positiva tiene, durante el embarazo, el parto o la lactancia un 30% de probabilidad de transmitir el virus a su bebé. Estas posibilidades se reducen al 2% en caso de recibir adecuada atención médica.

El alcohol, las drogas y el SIDA.
Tanto el consumo excesivo de alcohol, como cualquier tipo de droga, puede aumentar nuestras posibilidades de riesgo, al impedirnos ser responsables de nuestros actos.

¿Cómo no se transmite?

Tan importante como saber de qué manera se transmite el virus, es saber qué conductas o prácticas NO lo hacen. Tener relaciones sexuales utilizando preservativos, un estornudo, la picadura de un mosquito, compartir la vajilla o los mismos servicios higiénicos, la depilación con cera, no transmiten el virus.

La saliva, las lágrimas, el sudor, el aire y el agua, al igual que los alimentos no son vehículos de transmisión.

Tampoco lo son el practicar deportes, besarnos, abrazarnos, darnos la mano, jugar, trabajar o estudiar, bañarnos en duchas o piscinas e intercambiarnos la ropa con personas que viven con HIV.

Nadie puede infectarse por DONAR sangre. La extracción de sangre se efectúa con material descartable, por lo que el donante no corre ningún riesgo. Quien recibe una transfusión de sangre debidamente controlada, no corre riesgos. La Ley Nacional de SIDA N° 23798, exige el control de toda sangre a transfundir.

Todo procedimiento que incluya riesgo de corte o punción (pinchazo), debe ser efectuado con material descartable o esterilizado.

Fuente: http://www.huesped.org.ar/HuespedWeb/sida/Que_es.html

Un mal que no cesa

Descubierta hace 25 años, la epidemia no da respiro y las campañas parecen no cumplir con sus metas. “El SIDA ha ocasionado el más grande retroceso en la historia de desarrollo humano. En otras palabras, ha pasado a ser el mayor reto que se plantea a nuestra generación” señala Kofi Annan. Según el informe brindado por el ONUSIDA, en Argentina hay cerca de 130 mil personas que viven con VIH, mientras las cifras nos hablan de 39,5 millones de personas con el virus en todo el mundo. En el Día Internacional de la Lucha contra el SIDA nos acercamos a Vox Asociación Civil y a Programa Andrés Rosario para pensar juntos el avance de una enfermedad que impacta cada vez más en jóvenes, niños/as y mujeres.

“El Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, ha distribuido casi 3.000 millones de dólares a distintos programas en todo el mundo” señala Kofi Annan en su Declaración por el Día de Lucha contra el SIDA este año. “La tarea consiste ahora en conseguir que se cumplan todos los compromisos, incluido el de alcanzar el objetivo de desarrollo del Milenio de detener y comenzar a reducir la propagación del VIH para el año 2015, como convinieron todos los gobiernos del mundo”. Este mensaje alentador se enmarca en un momento de declarado crecimiento de la epidemia.

“La epidemia mundial de SIDA continúa creciendo” afirma el informe (pdf) que difundió en estos días la Organización Mundial de la Salud y el ONUSIDA, un programa conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA que reúne esfuerzos y recursos de diez organizaciones del sistema de las Naciones Unidas (ACNUR, UNICEF, PMA, PNUD, UNFPA, ONUDD, OIT, UNESCO, OMS y Banco Mundial). Las cifras mundiales más resonantes establecen que actualmente 39,5 millones de personas son portadoras del virus, 37,2 millones de adultos, 17,7 millones de mujeres y 2,3 millones de niños/as menores de 15 años. En el 2006 "2,9 millones de personas fallecieron como consecuencia de enfermedades relacionadas con el SIDA y 4,3 millones se infectaron con el VIH hasta la fecha desde que comenzó el presente año". De ellas, 2,8 millones de personas –un 65 por ciento del total- durante el transcurso del presente año, habitan en países de África subsahariana.

En Europa oriental y Asia central, las tasas de infección aumentaron en más del 50 por ciento desde 2004. “Los nuevos datos indican que en los países donde los programas de prevención no se han sostenido o no se han adaptado a los cambios de la epidemia, las tasas de infección se mantienen estables o vuelven a subir” destacan los responsables del informe en un comunicado de prensa. En otros países, aunque se disponga de limitados recursos puede obtenerse un elevado rendimiento cuando las inversiones se centran en las necesidades de las personas con mayor probabilidad de exponerse al VIH. El informe menciona los ejemplos de “programas orientados a profesionales del sexo y los programas dirigidos a consumidores de drogas intravenosas”.

La “situación de la epidemia de SIDA” destaca cómo en diversas regiones, incluidos algunos países de América Latina, el Caribe, Oriente Medio y África del Norte, la insuficiente vigilancia del VIH por lo general significa que las personas que corren mayor riesgo, eso es, los varones que tienen relaciones sexuales con varones, los profesionales del sexo, los consumidores de drogas intravenosas, y las minorías étnicas y culturales no están cubiertas o atendidas adecuadamente por las estrategias de prevención y tratamiento del VIH porque no se conoce lo suficiente su situación y su realidad particulares. También hay casos de países donde las tasas de infección disminuyeron durante el período 2000-2005, como Botsuana, Burundí, Costa de Marfil, Kenia, Malawi, Ruanda, Tanzania y Zimbawe. Esos retrocesos se deben a cambios positivos en el comportamiento sexual de los jóvenes: mayor uso del preservativo, aplazamiento del inicio sexual y menos parejas sexuales. A la vez, los especialistas destacan que las mujeres y las niñas necesitan una atención constante y más acentuada.

Los datos aportados por el informe demuestran que los programas de prevención del VIH no abordan la superposición entre consumo de drogas intravenosas y trabajo sexual dentro de las epidemias de América Latina, Europa oriental y en particular Asia. A fin de enfrentar la epidemia del SIDA, afirman que “es imperioso continuar aumentando la inversión en prevención y tratamiento del VIH, y desarrollar programas de prevención dirigidos a la población en general y también específicos, es decir, orientados a las personas más expuestas al riesgo de infección”.


América Latina y Argentina, según ONUSIDA

Dos tercios del 1,7 millón de personas que se estima viven con VIH en América Latina residen en los cuatro países más grandes de la región: Argentina, Brasil, Colombia y México. Sin embargo hay una prevalencia estimada de HIV más alta en los países más pequeños. Los factores comunes del contexto Latinoamerciano que destaca el informe son "la extendida pobreza y las migraciones, la información insuficiente acerca de las tendencias de la epidemia fuera de las principales áreas urbanas y una homofobia rampante. Particularmente el rol del sexo sin protección entre hombres tiende a ser públicamente negado e ignorado en las estrategias de VIH, aunque es la causa de entre el 25 y 35% de los casos en países como Argentina, Bolivia, Brasil, Guatemala y Perú”. Otro elemento que subrayan es que quienes contrajeron el virus son estigmatizados y discriminados por parte de los trabajadores de la salud.

El informe dedica un análisis específico para la situación en Argentina. La prevalencia nacional en adultos se estima que fue del 0.6% en 2005. La mayoría de las 130 mil personas que se estima viven con VIH se encuentran en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Varios estudios en los que se basa el informe (Vignoles et al., 2006; Montano et al., 2005; Bautista et al., 2006 y Ministerio de Salud de Argentina, 2004) han registrado que el 44% usuarios de drogas inyectables, entre el 7%–15% de hombres que tiene sexo con hombres y el 6% de trabajadoras sexuales están infectadas con HIV. También más de un cuarto de los internados (28%) en prisiones urbanas han dado resultados positivos en su test de HIV.

“Debido a una combinación de factores (incluyendo la maduración de la epidemia y los efectos de la crisis económica del 2001), el sexo sin protección ha sido en los años recientes el principal modo de transmisión del VIH. Se estima que el encuentro sexual sin protección (principalmente heterosexual) es responsable de cuatro de cada cinco nuevos diagnósticos de VIH en 2005” informan. Los varones aún superan en número a las mujeres pero el porcentaje de varón-a-mujer se ha estrechado a 1.3:1 (del 15:1en 1988) (Programa Nacional de SIDA, 2005; Ministerio de Salud Argentina, 2004).

El uso de drogas inyectables desciende, especialmente después del 2001, cuando muchos usuarios de drogas inyectables pasaron a fumar pasta cocaína base, de menor calidad. En Buenos Aires por ejemplo, los usuarios de drogas inyectables son solo el 5% de las nuevas infecciones, entre 2003 y 2005. Pero, señalan, “existen indicadores de que los usuarios de drogas inyectables también han sido conducidos a un abismo más profundo de estigmatización que asocia la droga inyectable con el SIDA y la muerte. Muchos usuarios de drogas que aun se inyectan, tienden a hacerlo por sus propios medios y las redes de inyección más temprana parecen haberse desintegrado”. Además, mientras las tasa de mortalidad en su totalidad comenzaron a declinar en Argentina después de 1996, la misma tendencia no se observó entre los usuarios de drogas inyectables. Esto sugiere que los usuarios de drogas no han sido beneficiados de manera suficiente por los programas nacionales de tratamientos.



La percepción de los/as jóvenes

El informe de la OMS y ONUSIDA señala que los factores que incidieron en los retrocesos de la epidemia se deben a cambios positivos en el comportamiento sexual de los jóvenes: mayor uso del preservativo, aplazamiento del inicio sexual y menos parejas sexuales. Para profundizar en este análisis el Programa Municipal de SIDA y el Sistema de Epidemiología de la Municipalidad de Rosario, incluyeron en el Boletín Epidemiológico publicado en noviembre de 2005 los resultados de encuesta realizada entre 834 jóvenes de entre 13 y 25 años en piletas, balnearios, locales nocturnos y la terminal de ómnibus, el verano del 2004/2005 para evaluar “la calidad de información y creencias así como la relación entre información y medidas de cuidado adoptadas con relación al VIH/SIDA por los jóvenes.

Entre los resultados se destaca que el 95% menciona como modo de transmisión la sexual, el 76% el uso compartido de agujas y jeringas y el 50% la transmisión vertical (madre a hijo). Se definieron cuatro categorías para medir el nivel de la corrección de la información: correcto, medianamente correcto, medianamente incorrecto e incorrecto. Se concluyó que el 50% de los jóvenes contaba con información correcta, destacando tanto la mayor edad, como la mayor instrucción como incidencias para la mejor información. A la vez, señalan que las mujeres están más informadas que los varones.

Como método de prevención los/as jóvenes encuestados consideran más seguro el uso de preservativo, en segundo lugar, no tener relaciones sexuales y en tercer lugar tener una pareja estable. De todos modos se registra, aunque pocas, respuestas que señalan que el preservativo es “poco efectivo” y sobre este grupo señala el programa que se debe desarrollar una estrategia. El 5% asegura utilizar el preservativo en todas sus relaciones y el 25 % sólo en algunas ocasiones. El no uso varía según la edad entre un 10 y un 25%. El medio de información reconocido por los/as encuestados/as es la escuela, en segundo lugar los medios de comunicación, específicamente la televisión, y en menor grado las campañas, folletos y por último la familia y amigos.



El trabajo de las ONG´s

Conocer la visión de las organizaciones es fundamental para intentar acercarse al VIH desde una mirada más humana. Es un modo de profundizar en las experiencias más allá de las cifras y las estadísticas mundiales. Si bien, son éstos números los que grafican el avance de una enfermedad que cala hondo en las desigualdades y en la pobreza, es la voz de los que conviven codo a codo con la realidad, la que habla de las historias que esconden las cifras del SIDA.


Guillermo Lovagnini es el presidente de la Asociación Civil Vox , una organización que desde hace tiempo trabaja con el colectivo de Gays, Lesbianas y Transexuales. Desde allí, realizan talleres, actividades, jornadas por el orgullo gay y llevan adelante una lucha importante contra la discriminación y la homofobia. El VIH es también, un tema de gran preocupación dentro del colectivo.



“Ha habido un abandono creciente de los jóvenes gays a usar preservativos, tienen la información pero no la usan,” afirma Lovagnini en diálogo con enREDando. Aunque no haya cifras exactas al respecto, Guillermo lo analiza desde su experiencia como presidente de Vox. “Creen que la terapia antirretroviral de alguna forma los protege o que el SIDA ya no es mortal”. Para Lovagnini eso implica desconocer profundamente los alcances de la enfermedad. “La terapia sirve durante un tiempo, pero hay que cambiarla permanentemente.” En definitiva, los jóvenes, dentro de la comunidad gay, “a pesar de tener una gran información no usan estrategias de prevención.” Y eso es preocupante.


Preguntarse el por qué de esto implica ahondar en aspectos complejos: falta de una adecuada educación sexual como también cuestiones personales y sociales. “Esto tiene que ver con la educación sexual que nunca recibieron en las escuelas, cuestiones económicas, en la autoestima, en la homofobia, son muchas cosas,” opina Lovagnini.



El trabajo desde Vox apunta fundamentalmente a la prevención primaria: entrega de preservativos e información sobre el VIH. Además, operan desde la comunicación y eso es importante, sobretodo cuando se intenta llegar a un amplio grupo social que no siempre tiene acceso a la información. Para esto, le dan forma a un programa radial que se emite por Radio Universidad y en el que “en cada salida al aire hay mensajes grabados de prevención”.


Por otra parte, y con motivo del Día Internacional de la Lucha contra el Sida, Vox realizó una campaña de información financiada por el Fondo Global de la Lucha contra el Sida, que consistió en una “pegatina de afiches” donde reflejan las diferentes formas de diversidad sexual. En los afiches se pueden encontrar fotos de mujeres lesbianas, “porque nosotros consideramos que hay transmisión”, afirma Lovagnini, y también de travestis y parejas de gays, jóvenes y mayores.



El objetivo fundamental es lograr visibilizar la prevención específicamente en este grupo social, a través de una fuerte campaña de concientización. Las paredes de la ciudad se ven graficadas con los afiches de Vox en los que el mensaje es claro: “[email protected] disfrutamos seguro, vos decidís”. Esta campaña se realiza no solo en la ciudad de Rosario, sino también en Santa Fe.



El informe que dio a conocer días atrás el ONUSIDA da cuenta de un avance significativo de la enfermedad, sobretodo en los países de África y Latinoamérica, donde los recursos económicos son insuficientes y las terapias antirretrovirales no son accesibles para todos



La realidad demuestra que los pobres en nuestro país mueren como consecuencia del VIH y el contagio hace estragos frente a campañas que no siempre contemplan las necesidades de los diversos grupos sociales.



Al respecto, Guillermo Lovagnini opina que “no se invierte lo que se tiene que invertir en prevención. El SIDA crece con la pobreza también.” Según el informe mundial del ONUSIDA “se está haciendo un esfuerzo presupuestario insuficiente para la prevención del SIDA en hombres que tienen sexo con hombres” y que es “necesario eliminar las leyes que discriminan a las personas homosexuales, combatir la homofobia y que las administraciones públicas colaboren con el grupo de gays y lesbianas”.

Por otra parte, Lovagnini destaca un aspecto interesante al momento de analizar las encuestas. “Cuando alguien se va a hacer los análisis pocas veces dice que es gay. Entonces las estadísticas siempre marcan un poco menos cuando la torta es mucho más grande. Quien va a ir a hacerse un análisis y decir yo soy gay. Por miedo, por vergüenza, entonces los que declaran son muy pocos.” Profundizando en la conversación, le preguntamos si se acercan a la organización para consultar sobre el VIH, y lamentablemente, no son muchos los que lo hacen. “La gente gay no quiere hablar mucho del SIDA, no se habla mucho”, remata Lovagnini, mientras nos cuenta acerca de una nueva jornada por el orgullo gay que van a realizar en Rosario el próximo 10 de diciembre, con un espectáculo musical a orillas del río (Entre Ríos y el río).



Desde el año 1993 se desarrolla en Rosario un interesante programa de prevención y tratamiento de adicciones y es el Programa Andrés. Trabajan “con pacientes internados pero también con el sistema de hospital de día de media jornada o jornada completa y con tratamientos ambulatorios”. Rubén de Lisa es psicólogo e integrante del programa. Lo consultamos para pensar en conjunto, los avances del VIH y como impacta el virus en los más pibes. “El SIDA es un tema transversal en la prevención de drogas. Es imposible no encontrarse atravesado por el VIH” comienza a contarnos Rubén. “Entre las actividades que tenemos dentro de nuestro dispositivo terapéutico se encuentran los talleres de prevención, en algunos casos, prevención de VIH y en otros casos, que tienen que ver con la adherencia al tratamiento para quienes ya conviven con el virus. Se trabaja más sobre la prevención al tema que es muy común escuchar “si mi pareja y yo ya tenemos el virus, le doy para adelante” y no hay métodos de prevención. Entonces se trabajan sobretodo en esas cuestiones que son erróneas”.



El trabajo con los adolescentes se hace principalmente a través de talleres. En ellos, el espacio aparece como un ámbito de contención muy importante, más allá de la información que reciben los chicos. “Se trabaja más que nada en esta asociación sobre los riesgos, es decir como aumentan las conductas de riesgo, cuando, como ellos mismos dicen, están “descabezados”. Es la cuestión más trabajosa.”, nos dice Rubén, mientras grafica situaciones claras y cotidianas, donde la exposición a un posible contagio se hace latente. “Si hay un clima adecuado, estás en climax total, a lo mejor te fumaste algo o simplemente te tomaste un par de copas de más, y no vas a estar pensando en salir a buscar un kiosco o una farmacia”. Pero hay que pensar esto, como bien aclara De Lisa, en una población determinada, que es con la que trabaja el programa. “Son adolescentes que hace tiempo consumen, están fuera de su casa, en situación permanente de calle”. En ellos, la información sobre el SIDA escasea y como dice Rubén, hay muchos prejuicios, como por ejemplo, la asociación de VIH y muerte.



Además, desde el Programa Andrés llevan adelante un trabajo en reducción de daños para quienes son adictos y no se encuentran bajo tratamiento. El objetivo es puntualmente, prevenir el VIH. “Son poblaciones usuarias de drogas, que están fuera de tratamiento y no quieren hacerlo, por diversas razones, entonces hacemos un trabajo de otro tipo. Es prevención específicamente de VIH en usuarios de drogas. Esto no significa que uno se acerca para prevenirlos de las drogas, porque te sacan corriendo”. Para Rubén De Lisa es fundamental la prevención del VHI en usuarios de drogas. “El solo hecho de consumir drogas te expone a una serie de riesgos, de todo tipo: cuestiones legales, riñas, enfrentamientos policiales, el sostenimiento de responsabilidades”, afirma Rubén, desde la experiencia. “Algún día, con los años, con el tiempo, siempre hay un disparador fuerte que te hace pensar que el consumo de drogas no es tan funcional en tu vida y empieza a molestar. Y yo siempre digo, ese día, cuando uno decida hacer un tratamiento, sería bueno que pudieran hacer el tratamiento por el consumo, y no aparte, tener que hacer un tratamiento por VIH, con lo cual es mucho más complejo. Porque el uso de alcohol y drogas cuando vos estás haciendo un tratamiento antirretroviral complejiza la situación.”



En los talleres, al principio hay mucha desconfianza, confiesa Rubén. “Son programas sostenidos en el tiempo, porque a corto plazo no dan resultados.” Esos talleres se convierten en importantes espacios de socialización. “Se socializa el mate, las facturas, las experiencias. Son grupos en los que nos sentimos que pertenecemos. La única exigencia para asistir es ir “de cara”, sin efectos de ninguna droga.” El trabajo se basa en la confianza, en el respeto, en la posibilidad de escucharse y escuchar al otro. La idea fundamental en la reducción de daños, es también acercarlos a los servicios de salud. “Los usuarios de drogas no se acercan jamás a los servicios de salud. Cualquier dolencia del cuerpo y del alma también, para ellos se calma con el uso de una sustancia. Un dolor de muelas, con un saque de cocaína se calma instantáneamente. Y cuando recurren a un efector de salud por alguna urgencia, después de recibir la primera atención, si pueden se escapan”.

Revolviendo en las estadísticas del ONUSIDA, vemos que el avance del VIH es claro y preciso. No tiene márgenes de duda y se lleva en sus cifras las miles de vidas más humildes del planeta. Además, como revelan los estudios, también aumenta en niños y mujeres. Es imposible no preguntarse por qué avanza el SIDA al tiempo que también las campañas parecen ser mucho más masivas que años atrás.



Para Rubén De Lisa “una campaña en realidad no sirve. No alcanza con realizar spot publicitarios radiales, televisivos o en medios gráficos. Las campañas no alcanzan. Se tienen que hacer programas a largo plazo, muy a largo plazo. El sexo no seguro no es de los usuarios de drogas únicamente. Por ejemplo, el uso de alcohol está totalmente naturalizado, sobretodo el fin de semana, donde los jóvenes se descabezan” reflexiona Rubén, como intentado encontrar respuestas ante una epidemia que echa raíces cada vez más difíciles de erradicar. Y en este sentido, hace hincapié en las políticas locales, más allá de los programas nacionales, que no siempre dan resultados positivos.



“Casi todas las campañas son paquetes que se escriben en Capital Federal y bajan a todo el país, y las realidades son muy distintas y casi todos fracasan.” Y aquí se hace indispensable el aporte de las ONG, que De Lisa describe claramente. “Son las que trabajan localmente, conocen muy bien las realidades, tienen proximidad con la gente, con el actor directo, con el que le pasa esa realidad. El SIDA es cada vez más pobre, más femenina y más joven. Es así. Cada vez la pobreza es un condicionante más importante”.



La articulación entre el Estado y las organizaciones civiles aparece también como un elemento necesario para generar respuestas ante la pandemia del SIDA. “Las ONG aparecen para ocupar lugares que creen que el Estado no los ocupa o los ocupa bastante mal. A pesar de que hubo muchos avances en este último tiempo, “no hay confianza entre el Estado y las ONG. Pero esto va a llevar muchísimo tiempo más. Las ONG debemos seguir reclamando al Estado que movilize todos los recursos que tiene” analiza De Lisa, desde una ONG que, al igual que muchas otras, conoce de caminos difíciles de transitar, cuando el Estado y los organismos internacionales les exigen una profesionalización que no siempre es posible tener al momento de solicitar subsidios o ayudas económicas. Y remata: “No queda otra cosa que estas cuestiones (SIDA, adicciones, salud mental) se conviertan en políticas de Estado y esto depende muchísimo de las ONG.”

Fuente: http://www.enredando.org.ar/noticias_desarrollo.shtml?x=31542


Video informativo sobre el sida


Comerciales







0
11
0
11Comments
      oakys

      el primero de diciembre es mi cumpleaños

      0
      martinmda

      exelente post , y no hay que discriminar . si toda la humanidad toma consiencia se
      puede erradicar aunque eso es dificil 🙁

      0
      RudaMacho

      knavy dice:
      ¡¡¡MUERE MALDITO SIDA!!! ¡¡MUERE!!

      Ubicate pibe, es un tema serio 😟

      0
      knavy

      ¡¡¡MUERE MALDITO SIDA!!! ¡¡MUERE!!
      [img]http://imagecache2.allposters.com/images/pic/54/039_1071~Arnold-
      Schwarzenegger-Posters.jpg

      😛 😛 😛

      Toma un poco de esto tambien!!!!
      😈 😈 😈 😈 😈 😈 😈

      Esta es la verdadera "LUCHA" contra el S.I.D.A. Al estilo Russell Crowe... 😄 😄 😄 😄

      0
      elandroideparanoide

      deividfox, hay que intentar ser optimistas
      yo lei un libro hace poco, es de frankz, se llama "el hombre en busca de su destino"
      él era un psicologo que estuvo en aushcwitz, un horror
      la teoria que él dice, es que cuando el ser humano se encuentra ante situaciones
      donde su vida puede terminar o esta por terminar, es ahi cuando el ser humano se da
      cuenta de su condicion de tal, y aprende a valorar la vida mas que nadie

      0
      deividfox

      elandroideparanoide dice:

      que la vida te la podes cagar en
      dos seg (aunque el sida no es el fin de la vida).

      En realidad es el principio del final :S a la larga, terminas muriendo de una gripe o
      algo parecido por accion del virus y la bajas defensas

      0
      leandroaudioslave

      muy buen post..bastante informativo.. 😉

      0
      RodolfoGS

      buen post 😁

      0
      Udyat

      excelente post...

      a cuidarse... que los forros no solamente son para esquivarle al embarazo!!!

      0
      Filprafa

      Para muestra de la situación bastaría preguntar cuá[email protected] se protegen con parejas
      ocasionales para mantener relaciones sexuales por vía oral

      0
      elandroideparanoide

      es necesario que todos esten informados sobre este sindrome
      uno de mis mejores amigos se contagio hace dos años y hoy es un dia bastante triste
      para todo nuestro circulo de amistades
      no dejen que les suceda, no sean boludos, cuidensen, que la vida te la podes cagar en
      dos seg (aunque el sida no es el fin de la vida).

      0