Check the new version here

Popular channels

Economía, dólar: Las cinco mentiras K

Mientras el dólar sigue su astronómica suba, la inflación aparece imparable, se sigue profundizando la recesión y se echó al presidente del Banco Central en medio de cruzadas acusaciones mafiosas con el ministro de Economía, la respuesta de la presidente es lanzar acusaciones de “complots”. ¿Hay algo de cierto?




1• “Nos quieren hacer devaluar”

Cristina y Kicillof insisten que son los buitres, los pulpos sojeros, las multinacionales automotrices, los bancos o Clarín (cada semana cambian) quienes estarían intentando provocar una devaluación, mientras ellos serían los que “resistirían”. Falso. Quien tuvo la iniciativa de la gran devaluación de enero (en un día subió un 30% el tipo de cambio) fue el propio gobierno, para cumplir con la “agenda” que le reclamaban los organismos internacionales. Luego siguieron con los pagos al Ciadi, al Club de París y a Repsol. Allí ganaron millonadas todos los “acusados” ahora por Cristina (los grandes exportadores), mientras perdían los trabajadores, los jubilados y los que cobran planes sociales, que vieron cómo la inflación se comía sus ingresos. Desde entonces, el gobierno ha ido “silenciosamente” devaluando lentamente el dólar oficial todos los meses, atacando los bolsillos populares.

2• “Hay un golpe especulativo”

Cristina denuncia que por eso sube el dólar “blue” -un mercado pequeño e hiperespeculativo, dice- y se separa cada vez más del oficial (la brecha supera el 70%). Pero resulta que la mayor parte de las operaciones cambiarias no se realizan con los “arbolitos” del blue, sino por el ultralegal “contado con liqui”, autorizado y promovido hasta la semana pasada por el propio gobierno. Una operación 100% especulativa donde desde el propio ministerio de Economía se mandaba a las empresas a comprar acciones truchamente -“vendiéndolas” automáticamente en la bolsa yanqui-, haciéndose así de los dólares que “teóricamente”, el gobierno les negaba al tipo de cambio oficial. Gran negocio para banqueros, casas de cambio y pulpos financieros en general. ¡Acusándose mutuamente de aprovecharse personalmente de este negocio se pelearon Kicillof y Fábrega! ¿Quién promueve la especulación entonces? Claramente el gobierno.

3• “Soy la barrera infranqueable para volvernos a endeudar”

Es increíble que el gobierno siga insistiendo con el verso del desendeudamiento, después de reconocer que asumió con una deuda de 173.000 millones de dólares, pagó en todos estos años 190.000 y ahora debe, según sus propios números, 230.000 millones. Que según la realidad son más de 300.000 y, de acuerdo a lo que reconocen en sus propias solicitadas, la crisis con los buitres puede llevar la deuda a más de 500.000 millones. Lo peor es que ahora, en la desesperación al quedarse sin dólares en el Banco Central, busca de dónde tomar nuevo crédito, venga de los chinos, de la Banca de Basilea o de donde sea.

4• “La culpa es de los grupos concentrados”

Una media verdad se transforma en una mentira completa. Sí, por supuesto, los “grupos concentrados” nos chupan la sangre. Pero resulta que los gobiernos kirchneristas les promovieron y promueven los negocios. ¿O acaso el gobierno no acaba de reunirse con Soros para buscar que “compre” la deuda de los fondos buitre? ¿O el gobierno no trae al “grupo concentrado” Chevrón para el saqueo de Vaca Muerta? ¡Y qué decir de las empresas de la megaminería! ¿O acaso no sigue vigente la exención de impuestos para toda la renta financiera, haciendo que los grandes pulpos bancarios sigan con ganancias récords? Estos son los verdaderos “buitres de Cristina”, que están haciendo que los niveles de concentración y extranjerización de la economía argentina esté superando a la de la década menemista.

5• “Nosotros defendemos la soberanía nacional”

Es la máxima expresión del cinismo del doble discurso tener que escuchar esto en el mismo momento en que el kirchnerismo promueve una nueva ley de hidrocarburos, más entreguista aún -lo que ya parecía imposible- que la actualmente vigente, de origen menemista. Se otorgan concesiones a 35 años y se le garantiza a aquél a quien se le entregó una fracción de subsuelo, que “es suyo” todo lo que haya por debajo, dándole vía libre para que avance con el fracking. Esto se suma al pacto secreto entre YPF y Chevron a más de un año de firmado, que se votó en los parlamentos sin que los legisladores puedan acceder a los contratos. Y mientras se despotrica contra el juez Griesa y la justicia norteamericana, se someten todos estos acuerdos a los mismos tribunales extranjeros.




Propuestas para enfrentar la crisis
AUMENTO DE SALARIOS Y JUBILACIONES

Es necesario una suba de emergencia que permita a todo trabajador alcanzar el valor de la canasta familiar, ajustable mensualmente de acuerdo a la inflación real. Por el 82% móvil a los jubilados. A la vez, hay que combatir realmente la carestía imponiendo precios máximos a todos los artículos de dicha canasta, eliminando el IVA que paga el pueblo y penalizando verdaderamente a quien los viole y elimine.

PROHIBICIÓN DE DESPIDOS Y SUSPENSIONES

Las patronales, que ganaron millonadas en todos estos años, deben ser quienes paguen la crisis, no los trabajadores. Tal como lo plantearon los diputados del Frente de Izquierda, toda empresa que viole esta disposición, debe ser estatizada y puesta a funcionar bajo gestión de sus propios trabajadores. También es necesario repartir las horas de trabajo con igual salario para terminar con la desocupación.

NO AL PAGO DE LA DEUDA EXTERNA

Quedó demostrado que cuanto más pagamos, más debemos. Y encima somos “sancionados” por fallos como el de Griesa. Se impone que esos miles de millones de dólares que hoy se tiran al barril sin fondo de la deuda sean direccionados para resolver las graves y urgentes necesidades populares de salario, jubilaciones, trabajo, salud, educación y vivienda.

NACIONALIZAR LA BANCA Y EL COMERCIO EXTERIOR

Los bancos se apropian de los ahorros de los trabajadores y los usan para hacer superganancias, mientras el crédito es carísimo o inexistente. Hay que cortar de raíz con esta bicicleta, expropiándolos y reemplazarlos por una banca única estatal, que cuide verdaderamente de los depósitos del pueblo, y genere, como contrapartida, préstamos para el consumo popular y vivienda. Al mismo tiempo, hay que terminar con el monopolio de las divisas extranjeras en manos de los pulpos exportadores como los monopolios de la soja o las transnacionales del automóvil, que a la vez alimenta el negocio especulativo bancario y cambiario. Debemos crear un organismo estatal, que sea el único autorizado para exportar, y así pueda utilizar las divisas para importar los productos que realmente son esenciales para las necesidades populares y que aún Argentina no produce. Sólo así recuperaremos el control sobre algo tan importante como son las reservas del Banco Central.

YPF 100% ESTATAL Y NACIONALIZACIÓN DEL PETRÓLEO Y EL GAS

Frente a la crisis energética que obliga a gastar 14 mil millones de dólares anuales en importar energía, se impone rescindir todos los contratos de concesión existentes, tanto los nuevos negociados por YPF (que es sociedad anónima), como los de las demás compañías (el 83 por ciento del negocio petrolero lo controlan multinacionales y capitales privados). Creando, a partir de allí, una nueva YPF cien por ciento estatal gestionada por sus trabajadores y técnicos. Que unifique todo el negocio gasífero-petrolero desde la exploración, pasando por la extracción y el refinamiento, hasta la comercialización, en aras de crear una nueva matriz energética al servicio del desarrollo nacional.
0No comments yet