Canales populares

EE.UU. creó el Estado Islámico y planeó la caída de Mosul



El Estado Islámico y sus victorias en Mosul y Ramadi serían obra de EE.UU., según revela un informe secreto de la organización militar estadounidense Agencia de Inteligencia de Defensa (Defense Intelligence Agency, DIA).
El informe de la agencia, obtenido por la organización Judicial Watch, grupo de vigilancia del gobierno no partidista y políticamente conservador, revela el origen del Estado Islámico y las razones por las que cayeron en manos terroristas las ciudades de Mosul y Ramadi.

Según este documento, el Pentágono sabía que la destrucción de Al Qaeda en Irak tendría lugar en 2009-2010, pese a lo cual seguía apoyando financiera y militarmente a los predecesores del EI, Al-Qaeda de Irak (AQI) y el Estado Islámico de Irak (ISI). El informe, citado por Spiegel, sostiene que EE.UU. veía en el EI una ventaja estratégica desde el punto de vista de sus fines geopolíticos.

El ascenso del Estado Islámico no solo se predijo sino que fue el objetivo de los poderes que patrocinaban a la oposición siria con el objetivo de oponerse a Assad y contener a Irán, escribe Steven Chovanec, el analista del portal Global Research.

El informe detalla que el Departamento de Defensa de Estados Unidos pronosticaba que el Estado Islámico de Irak, al unirse con otras organizaciones en Irak y Siria, podría crear un emirato salafita en Siria de Este, que fue lo que ocurrió en 2012. Además, sabía que las acciones actuales darían lugar a una guerra con "manos ajenas" donde participarían, por un lado, Irán, Rusia y China sosteniendo al régimen y, por otro lado, Occidente, Países del golfo Pérsico y Turquía apoyando la oposición siria.

Ayudando a la oposición, en la que participaban yihadistas, EE.UU. se daba cuenta de la creación del Estado Islámico, que a su vez tenía que llevar a cabo la caída de Mosul y Ramadi, donde se encuentran antiguas zonas de AQI, destaca el documento.

El informe, fechado en agosto de 2012, fue publicado recientemente bajo la Ley de la libertad de información. Fue declarado "secreto" y a él tenían acceso solo tales instituciones estadounidenses como la Agencia de Seguridad Nacional, el Departamento de Estado de Estados Unidos, la inteligencia militar, RBI, la CIA, el Departamento de Defensa de Estados Unidos, el Mando Central de los Estados Unidos y algunos otros.

Judicial Watch "aboga por un alto nivel de ética y la moral en la vida pública de EE.UU. y tiene por objeto garantizar que las autoridades políticas y judiciales no abusen de los poderes que les encomienda el pueblo estadounidense".




El informe secreto de la Agencia de Inteligencia de Defensa estadounidense, obtenido por la organización Judicial Watch bajo la Ley de libertad de información, confirmó que Washington veía en el Estado Islámico (EI) una ventaja estratégica con fines geopolíticos contra Siria.
Un documento desclasificado este miércoles por el Departamento de Estado y que se remonta a 1976, muestra preocupaciones sobre los vínculos de la CIA con grupos extremistas anticubanos y considera a Luis Posada Carriles como el autor más probable del atentado contra un avión de Cubana de Aviación ese año, precisa un reporte de Prensa Latina.
El memorando fue enviado al entonces secretario de Estado, Henry Kissinger por dos altos funcionarios de esa agencia que evaluaron las acusaciones hechas por Fidel Castro sobre el supuesto involucramiento de Estados Unidos en el derribo de un avión de pasajeros de Cubana de Aviación que salía de Barbados el 6 de octubre de 1976 y en el que fallecieron 73 personas.
“Hemos investigado en detalle con la CIA lo que sabemos sobre la responsabilidad por el sabotaje al avión de Cuba y cómo se vinculan las acciones de la CIA, el FBI o el Agregado de Defensa -brazo de la Agencia de Inteligencia para la Defensa (DIA) con los individuos o grupos a los que supuestamente se les adjudica responsabilidad”, explica el reporte.
El texto aborda en detalle los vínculos de la CIA con individuos relacionados con el sabotaje, y cita directamente a Hernán Ricardo Lozano, Freddy Lugo, Luis Posada Carriles, Orlando Bosch, Frank Castro, Orlando García, Ricardo Morales Navarrete y Félix Martínez Suárez.
El documento está firmado por Harold H. Saunders, director del Buró de Inteligencia e Investigaciones del Departamento de Estado y el subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos, Harry W. Shlaudeman.
El informe, que ya formaba parte de la colección del Archivo Nacional de Seguridad, pero en una versión censurada, fue desclasificado por la Oficina del Historiador del Departamento de Estado dentro de un volumen de documentos referidos a América Central y México, entre 1973 y 1976.


El Pentágono




Cuba ha denunciado en múltiples escenarios internacionales que la voladura del avión fue ejecutada por agentes de la CIA, los venezolanos Hernán Ricardo y Freddy Lugo, quienes pusieron los explosivos dentro del avión por orden de los terroristas de origen cubano Luis Posada Carriles y Orlando Bosch.
Informes señalan que Posada fue entrenado por el Ejército estadounidense en las instalaciones de Fort Benning, Georgia, en los años 60 para efectuar acciones militares en Cuba mediante la llamada Operación Mangosta.
Posada Carriles, que reside en Miami desde hace varios años, es autor confeso de la voladura del avión de Barbados y también es señalado organizador de una serie de atentados con bombas contra hoteles de La Habana en 1997.
Otro informe desclasificado acaba de revelar que los avances que hoy experimenta el autodenominado Estado Islámico (EI) en las ciudades iraquíes de Mosul y Ramadi obedece al respaldo de Estados Unidos a entidades fundamentalistas con fines geopolíticos.


El Estado Islámico




Según el documento, el Departamento de Defensa sabía que la destrucción de Al Qaeda en Iraq tendría lugar en 2009-2010; pero siguió apoyando financiera y militarmente a los predecesores del Estado Islámico de Iraq.
El informe secreto de la Agencia de Inteligencia de Defensa estadounidense, obtenido por la organización Judicial Watch bajo la Ley de libertad de información, confirmó que Washington veía en esa entidad una ventaja estratégica con fines geopolíticos contra Siria.
Según el texto, el Pentágono pronosticó que el Estado Islámico de Iraq, al unirse con otras organizaciones en ese país y Siria, podría crear un emirato salafista en la parte oriental de esta última nación, hecho que ocurrió en 2012.
El documento, fechado en agosto de 2012, fue declarado secreto y a él solo tenían acceso instituciones estadounidenses como la Agencia de Seguridad Nacional, el Departamento de Estado, la inteligencia militar, la CIA, el Pentágono, el Comando Central de Estados Unidos y algunos otros.


Ex general de EE.UU Clark: "Creamos el Estado Islámico con financiación de nuestros aliados"




El general Wesley Clark, político y antiguo general de las Fuerzas Armadas de EEUU, ya declaró en una entrevista con la cadena norteamericana CNN (el pasado febrero) que “la organización terrorista de) el Estado Islámico fue creada gracias a la financiación de nuestros amigos y aliados... con el fin de luchar hasta la muerte contra Hezbolá” (primer video adjunto).
Wesley Clark, que fue el comandante supremo aliado en Europa de 1997 a 2000, realizó estas declaraciones este martes en una entrevista en la cadena CNN: "El Estado Islámico comenzó a través de la financiación de nuestros amigos y aliados", confesó.
Las declaraciones de Westley siguen a otras de los dirigentes israelíes, que afirman que la principal amenaza para la seguridad de Israel proviene de Irán, Siria y Hezbolá, y no del Estado Islámico o Al Qaida, informa Non Aligned Media.
"Si se requiere a alguien que luche a muerte contra Hezbolá, se busca a fanáticos y fundamentalistas. Solo ellos pueden lidiar contra Hezbolá", destacó.
En otros términos, el objetivo principal de crear el EI, según Clark, fue la de garantizar la seguridad de Israel frente a Hezbolá, su principal bestia negra.
Las declaraciones de Wesley vienen a confirmar también las acusaciones iraníes, iraquíes y sirias, según las cuales el Estado Islámico fue creado por la CIA y otros servicios de inteligencia.
Conviene recordar en este contexto la gran cantidad de municiones estadounidenses lanzadas por aviones al grupo takfiri durante los combates entre el Ejército y las fuerzas populares iraquíes.
El general Wesley Clark es el antiguo dirigente del Mando Europeo de EEUU, que comprende todas las actividades militares norteamericanas en los 89 países y territorios de Europa, África y Oriente Medio. Por otro lado, él fue comandante supremo de los aliados en Europa (SACEUR), lo que le otorgó el mando total de las fuerzas de la OTAN en Europa de 1997 a 2001.


Hillary Clinton admite que el Estado Islámico (ISIS) es "nuestra creación"


Es es la misma ex ministra de relaciones exteriores de los Estados Unidos, Hillary Clinton, quien admite el apoyo brindado por la Casa Blanca a las milicias del ISIS o EI, que luego de ocupar parte de Iraq y de Siria, está llevando a cabo una limpieza étnica contra cristianos y yazidies (minoría curda de religión zoroastriana), perpetrando atroces asesinados, incluso de niños y mujeres.
En una entrevista concedida al medio digital The Atlantic (abril de 2014), Clinton admite que esta milicia ha sido creada por la Casa Blanca pero que se le escapó de las manos. "Hemos fracasado en crear una guerrilla anti-Assad creíble... El fracaso de este proyecto ha llevado al horror al que estamos asistiendo hoy en Iraq".
La ex secretaria de Estado, incluso menciona una conversación con su presidente del febrero pasado, en la que le mencionó expresiones cuyo sentido comprende recién ahora. "Cuando tienes un ejército de profesionales que actúa contra campesinos, carpinteros e ingenieros que comienzan una protesta tienes que hacer algo - le habría dicho Obama- Lamentablemente, modificar la ecuación de las fuerzas en lucha es difícil, casi nunca uno lo logra".
Para Clinton, que no se escandaliza por el método utilizado, sino que más bien critica la falta de mayor energía por parte del presidente Barack Obama, el modelo a seguir sería el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu en su reacción contra los guerrilleros de Hamas en Gaza, que ha provocado más de 2000 víctimas, el 75 por ciento civiles, entre ellas más de 500 niños, además de más de 10 mil heridos y cuantiosas destrucciones.
Las críticas internacionales, incluso de referentes y comunidades judías, por el exceso de fuerza utilizado, no tienen mucha importancia por la ex ministro. "Las víctimas civiles, los niños, las mujeres, son todos efectos colaterales de una política justa", sostiene la líder política. "Si hubiéramos actuado con la misma determinación en Siria, los combatientes yihadistas no se nos habrían escapado de las manos, como luego ha sucedido", concluye.


Ya con hace tres años había reconocido “nosotros hemos creado Al Qaeda”

La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, confesó que Washington ha fundado a Al-Qaeda. En una entrevista concedida el miércoles a la cadena estadounidense Fox News, Clinton admitió que el gobierno de EE.UU. creó a Al-Qaeda (segundo video adjunto).
Asimismo afirmó que el grupo fue financiado y equipado con misiles, como así también de todo lo que necesitaban.
La autoridad estadounidense detalló que la iniciativa de crear esta organización paramilitar que actualmente emplea prácticas terroristas alrededor del mundo, fue del gobierno estadounidense.
“Cuando la Unión Soviética invadió Afganistán, tuvimos esta brillante idea de ir a Paquistán y crear una fuerza de muyahidines o milicianos, los equipamos, les dimos misiles y todo lo demás, para que se enfrentaran a los soviéticos en Afganistán, tuvimos éxito. Los soviéticos se retiraron de Afganistán y dejamos a estos milicianos fanáticos entrenados y bien armados en Afganistán y Paquistán”, puntualizó.
Estados Unidos, mentor de esa célula terrorista según las revelaciones de la propia secretaria de Estado, invadió en 2001 a Afganistán con el pretexto de luchar contra el “terrorismo internacional”, aventura bélica que ha cobrado la vida de miles de civiles afganos.


Los yihadistas al servicio del imperialismo


Los gobiernos occidentales ya ni siquiera tratan de esconder el uso de yihadistas. ¿Ejemplos? La OTAN derrocó a Kadhafi utilizando a al-Qaeda como fuerza terrestre; Israel sacó a los “cascos azules” del Golán y los reemplazó por los hombres de al-Nusra; la coalición internacional contra el Emirato Islámico permitió que los yihadistas tomaran Palmira para perjudicar al gobierno de Siria. Es fácil entender los intereses de las potencias occidentales, pero resulta menos evidente entender por qué y de qué manera los yihadistas prestan servicio al Tío Sam en nombre del Corán.
A menudo nos preguntamos cómo se las arreglan el Pentágono y la CIA para manipular a millones de musulmanes y lograr que luchen por los intereses del Tío Sam. Si bien es cierto que algunos líderes son agentes pagados, también es verdad que la mayoría de los yihadistas creen que luchan y mueren por ir al paraíso. La respuesta es extremadamente simple: partiendo de la retórica de la Hermandad Musulmana es posible apartarse de la realidad humana y enviarlos a matar a cualquiera, como agitando un trapo rojo ante un toro.
Oficialmente, el Emirato Islámico se separó de al-Qaeda y no reconoce la autoridad de Ayman al-Zawahiri. Sin embargo, en muchos lugares, como en la región siria de Qalamun, es imposible diferenciar a los seguidores del Emirato Islámico de los de al-Qaeda: los mismos yihadistas utilizan simultáneamente las dos etiquetas.
Por supuesto, siempre habrá quien responda que todo no pasa de ser una diferencia de orden personal surgida simplemente porque Abu Bakr al-Baghdadi quiere ser jefe en lugar del jefe. Pero el hecho es que el Emirato Islámico y al-Qaeda, aunque utilizan retóricas muy diferentes, recurren exactamente a las mismas prácticas.
Tienen en común las consignas de la Hermandad Musulmana: «Nuestra Constitución es el Corán», «La solución es el islam». La vida piadosa se hace así extremadamente simple. No importa que el Creador nos haya hecho inteligentes, invariablemente y sin importar las circunstancias, hay que aplicar la palabra divina como si fuésemos máquinas. Y si la situación no aparece en El Libro… la solución es destruirlo todo. Por supuesto, los resultados de esa forma de actuar son catastróficos y esas organizaciones han sido incapaces de instaurar en ningún lugar nada que se parezca al inicio de la sociedad perfecta que dicen desear.


La diferencia reside en la historia de ambos grupos:


- Desde 1979 hasta 1995, o sea desde la operación de la CIA en Afganistán hasta la Conferencia Árabe Popular e Islámica de Khartum, los mercenarios de Osama ben Laden luchaban contra la Unión Soviética con ayuda pública de Estados Unidos.
- Desde 1995 hasta 2011, o sea desde la Conferencia de Khartum hasta la operación «Tridente de Neptuno», al-Qaeda exponía una retórica contra «los judíos y los cruzados» mientras seguía luchando contra Rusia en Yugoslavia y Chechenia.
- Y a partir de 2011, o sea desde la «primavera árabe», al-Qaeda ha apoyado a la OTAN, en Libia, y a Israel, en la frontera del Golán ocupado.
Pero la opinión pública occidental no ha seguido esa evolución. Está convencida del peligro de un mítico expansionismo ruso, se obstina en atribuir a los yihadistas los atentados del 11 de septiembre, no ve la realidad sobre lo sucedido en Libia y en la frontera del Golán ocupado por Israel y se aferra por ello a la errónea idea que presenta a al-Qaeda como una organización terrorista antiimperialista. Los árabes, mientras tanto, no se basan en los hechos sino que eligen –según los casos– la realidad o la propaganda occidental para inventarse así una narración romántica sobre al-Qaeda.
El Emirato Islámico, por su parte, se aleja del Corán y se acerca a los neoconservadores. Asegura que los principales enemigos son… otros musulmanes: los chiitas y sus aliados. Prefiere olvidar la época de la guerra en Bosnia, donde la Legión Árabe de ben Laden gozaba del respaldo simultaneo de Estados Unidos, Arabia Saudita e Irán. Pero, ¿quiénes son los aliados de los chiitas? La República Árabe Siria (Estado laico) y la Yihad Islámica palestina (sunnita). En otras palabras, el Emirato Islámico lucha prioritariamente contra el Eje de la Resistencia, que se opone al imperialismo. De hecho, el Emirato Islámico asume su papel como aliado objetivo de Estados Unidos y de Israel en el «Medio Oriente ampliado», aunque dice ser –teóricamente– enemigo de ambos.
La maleabilidad de ambas organizaciones reside en su ideología de base, que es la de la Hermandad Musulmana. Por eso resulta lógico el hecho que casi todos los jefes yihadistas han sido miembros en algún momento de alguna rama de la Hermandad Musulmana. Por eso es también totalmente lógico el hecho que la CIA ha respaldado no sólo la Hermandad Musulmana egipcia, desde que esta fue recibida en la Casa Blanca por el presidente Eisenhower –en 1955–, sino también todas sus ramas extranjeras y todos sus grupos disidentes. En definitiva, el califato que soñaba Hassan el-Bana, el mismo que dicen querer Ayman al-Zawahiri y Abu Bakr al-Baghdadi, no busca volver a la Edad de Oro del Islam sino instaurar el reino del oscurantismo.
Así lo confirmó, el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Laurent Fabius, en 2012 –o sea antes de la escisión entre al-Qaeda y el Emirato Islámico– cuando declaraba: «En el terreno, ¡están haciendo un buen trabajo!»



link: https://www.youtube.com/watch?v=9p-4mUQerxU



link: https://www.youtube.com/watch?v=oh-j0icoz3o



link: https://www.youtube.com/watch?v=j29XBn2xIGo
0No hay comentarios