Check the new version here

Popular channels

Efectos increíbles en tu cuerpo cuando te bebes un refresco



La mayor parte de las veces que nos tomamos un refresco no nos paramos a pensar la 'bomba' de azúcar que supone, y los efectos que esto tiene para nuestro organismo.



A los 10 minutos de tomarte un refresco, superamos el límite de la ingesta diaria de azúcar recomendada



Cuando te tomas una bebida de este tipo, estarías consumiendo alrededor de unas 10 cucharadas de azúcar, que es la dosis diaria recomendada.

De esta manera, por ejemplo con un solo refresco de cola, ya estás sobrepasando el límite de la ingesta diaria que los expertos aconsejan no traspasar.

Con el 'subidón' de azúcar que te da de golpe al consumir la mayoría de refrescos, una reacción natural del organismo podría ser expulsarlo vomitando. Sin embargo, esto logra evitarse gracias al ácido fosfórico que contienen.



Tan solo 20 minutos después, ese azúcar se convierte en grasa



La cantidad de azúcar que contiene un solo refresco hace que tan solo 20 minutos después de haber consumido uno de ellos nuestro nivel de azúcar en sangre aumente considerablemente. Además, comenzamos a segregar insulina.

Este pico de azúcar que se produce pone a nuestro organismo a prueba, y obliga al hígado a transformar toda esta cantidad de edulcorante en grasa, para poder tolerarlo.

Es por esto que cuando abusamos de los refrescos y las bebidas azucaradas tendemos a engordar más de la cuenta.



A los 30-40 minutos tus pupilas siempre se dilatan



En este punto solo hablamos de aquellos refrescos que contienen cafeína. Esta sustancia comienza a hacer efecto en nuestro cuerpo una vez que han pasado 30 o 40 minutos de haber consumido la bebida, ya que es cuando empezamos a absorberla.

Y esto, ¿en qué se nota? Para empezar, nuestra presión sanguínea aumenta como consecuencia de toda la glucosa que nuestro hígado ha ido expulsando hacia nuestro sistema circulatorio.

Además, una vez pasados estos minutos, nuestras pupilas siempre se dilatan.



A los 45 minutos, los efectos de son similares a los del consumo de heroína



Aquí seguimos hablando únicamente de las bebidas y refrescos que contienen cafeína. Transcurridos 45 minutos, nuestro organismo ya la ha absorbido por completo.

¿Cuál es la principal consecuencia llegados a este punto? Al contrario de lo que casi todo el mundo piensa, cuando absorbemos la cafeína lo primero que nos ocurre no es que nos mantengamos más despiertos o más alerta, sino que sentimos placer y felicidad momentánea.

Esto se debe a que nuestro organismo segrega mayor cantidad de dopamina, una hormona responsable del placer, y cuyos efectos en este sentido llegan a ser similares a los del consumo de heroína.



A los 60 minutos, los efectos se notan en la orina



Cuando ha pasado una hora nuestro metabolismo se pone en marcha para tratar de quemar el exceso de grasa que el cuerpo ha producido en consecuencia.

Es también en este momento cuando comienza el efecto 'diurético' de los refrescos, y sentimos unas ganas irrefrenables de ir al baño.

En ese momento, ácido fosfórico, zinc, magnesio y calcio se acumulan en nuestro tracto gastrointestinal, por lo que estaríamos sobrealimentando nuestro organismo. Como consecuencia, a la hora de orinar nuestro cuerpo elimina más calcio de lo normal.

Es por este motivo que las personas que suelen abusar del consumo de refrescos suelen padecer problemas óseos a la larga.



Después de una hora, te puedes sentir débil y de mal humor



Después de una hora, además de seguir eliminando algunas sustancias importantes para nuestro cuerpo a través de la orina, nuestro cuerpo empieza a notar otro tipo de efectos, como consecuencia de estas bebidas (especialmente aquellas que contienen cafeína).

Pasado este tiempo, se produce un descenso en el nivel de azúcar de nuestro cuerpo. Y, ¿qué pasa entonces? Pues que nuestra energía, tanto física como mental comienza a decaer, por lo que tendemos a sentirnos ligeramente más débiles y de peor humor.



Efectos negativos sobre el cerebro y el sistema nervioso



La gran cantidad de azúcar que contienen los refrescos hace que en sus consumidores habituales se cree una especie de adicción. Además, cuantas más bebidas azucaradas consumimos, más dopamina y serotonina liberamos, y más estimulamos nuestro cerebro.

Además, según diversos estudios, la mayoría de refrescos tienen efectos negativos en la función cerebral y en los procesos de pensamiento, y el exceso de azúcar a la larga podría derivar en problemas de aprendizaje y de memoria.



Envejecimiento prematuro



Según un estudio publicado por la revista American Journal of Health, otra de las consecuencias de los refrescos y las bebidas excesivamente azucaradas es la aparición de arrugas prematuras, como consecuencia de la aceleración del envejecimiento celular.

Aunque sobre este aspecto aún se están realizando investigaciones, son varios los estudios que concluyen que nuestros relojes moleculares se adelantan.


0
7
0
1
7Comments
      GIF
      New