Check the new version here

Popular channels

El abrigo ideal para cada momento

¿Odias o amas los abrigos? ¿Sueles sentir calor en cualquier momento del año y prefieres no utilizarlos? La moda va incluyendo una gran variedad de estilos, formas y textiles dignos de usar y de cautivar miradas. Los abrigos no necesariamente hablan de capas y capas de telas que te hagan sudar o ver ancha, sino que simplemente ayudan a repararte de alguna brisa o un fresco ocasional. Para cada look, hay una prenda especial que puedes usar para verte moderna sin padecer el clima. Descubre cómo en invierno también puedes verte linda y chic.

Chaqueta de cuero y piel
Para llevar este tipo de prenda, procura elegir un tono claro que deje lucir los recortes maximizando su esplendor. Puedes encontrar varios tipos de cruces y cerramientos: al medio, diagonal, con cierres a la vista u ocultos, o con diferentes botones. Al tener piel con pelo de un largo mediano, es mejor que lo combines con prendas sin texturas y lisas sin estampas para que ésta chaqueta sea lo más importante del atuendo. El largo a las caderas se verá muy bien para todo tipo de cuerpo, pero abstente de usarla si eres un poco rellena ya que puede ensanchar tu abdomen.

Saco sastrero corto
Los sacos de sastrería femenina suelen ser confeccionados con diferentes telas para que logren abrigar lo necesario. Si prefieres texturas lisas sin tramados, es mejor que te inclines a conseguir una chaqueta de tela fil a fil. Es una lana fina que resulta elegante con un toque informal debido a que el tono de los hilos no es uniforme. También puedes optar por cheviot, otra lana con un aspecto más áspero al tacto. Busca tipologías con diferentes formas como, por ejemplo, la forma bombé: no tiene entalles clásicos, sino que es suelta desde las sisas y redondeada en las terminaciones. Combínala con pantalones de jean skinny y ballerinas sin taco para un look de día.

Chaqueta de cuero
Para salidas de media estación, lo ideal es buscar prendas que abriguen justo lo necesario, así no sufrirás frío ni calor. Una chaqueta de cuero posee cuerpo y forma, y se compone con un forro interno que genera un calor mínimo pero seguro en tu torso. Puedes usarla con remeras sin mangas o con prendas finas de segunda piel debajo si es que el clima lo requiere. Se convierten en un comodín para cualquier salida, y si optas por un color que no sea negro, hará resaltar todo tu vestuario. Anímate a llevar una chaqueta blanca de cruce diagonal, con cierre y corte a la cintura que te hará lucir más estilizada.

Tapado de piel
Este tipo de abrigos es para climas muy fríos. Como tiene un peso considerado, no es necesario llevar muchas prendas debajo. Es por eso que mismo en invierno puedes darte el gusto de destacar tu figura con prendas livianas. Para una buena compra, selecciona un material que no ensanche ni abulte tu figura pero que abrigue lo necesario. Si no consigues pieles sintéticas de buena calidad, es mejor recurrir a tiendas de segunda mano y comprar uno usado: estarás evitando el sufrimiento animal y de paso le darás un look vintage a tu atuendo.

Campera con capucha
Esta campera con cierre central y capucha es perfecta para un look informal. Si tu estilo tiene que ver mas con el casual wear, deberás tener en tu guardarropas varios abrigos de este tipo. Encontrarás de algodón frisado, con peso y grosor para abrigar o de algodón rústico: éstas se usan en verano, son livianas y frescas. Su uso no queda restringido únicamente para actividades deportivas, sino que puedes incluirlos en cualquier outfit. Una campera estampada, entallada al cuerpo con estampa central se verá muy bien con shorts y zapatillas a tono. Destaca tu atuendo cortando con una prenda de jersey deportiva: con buen gusto, ¡vale todo!

Tapado largo
Ideal para las amantes de las buenas texturas y cortes de sastrería, este abrigo de tela ojo de perdiz es un auténtico clásico. Se usa para sobretodos en tonos grises y azules, causando un efecto muy atractivo y brillante. Este modelo se distingue de otros sobretodos por sus mangas al cuerpo, su cuello amplio y elegante que deja ver las prendas inferiores. Trata de conseguir esta tipología con un largo por debajo de la rodilla para afinar y estilizar tu silueta.

Camisa de denim
Es una prenda para las más jóvenes que no quieren seguir el típico consejo de madres "llévate un saco por las dudas que refresque". Seguramente has escuchado este dicho, el cual te dio una razón más para odiar a los abrigos. En consecuencia, se ha convertido en una prenda infaltable en tu guardarropas de verano. El grosor del denim -la tela de los jeans- se mide en onzaje: cuanto más alto sea el número, más fina será la tela. Los onzajes que oscilan entre 6 y 10 son los ideales para camisas y te repararán de la frescura o la brisa veraniega.

Tapado de paño estampado
Si adoras resaltar tu atuendo con prendas impactantes, este abrigo será para ti. Se trata de un sobretodo importante, con peso e impronta propia, ideal para salidas formales. El tipo de estampado resulta original dentro del estilo animal print: representa sutilmente una estampa acebrada poco vista en esta categoría. Úsalo con vestidos de noche largos al cuerpo que sobrepasen al del tapado para verte mas alta. Combina distintas formas de prendas como una al cuerpo y otra mas suelta para realzar el look y no parecer ancha. También puedes llevarlo con pantalones informales pero recuerda siempre usar tacos altos: combinará con el tipo de abrigo.

Bata liviana
En verano resulta difícil darse cuenta de qué abrigo llevar, aunque no cumpla la función de protección contra el frío. Así como te sientes segura portando una cartera, con una prenda liviana también cambiarás la manera de verte. Aquí hay una opción para ello: una bata con un largo hasta el suelo en tela calada de algodón servirá para cumplir la función de reparo y estilo. Ideal para un look bohemio, combina muy bien con satenes elastizados, encajes, colores oscuros y botas de gamuza. El largo hasta el suelo te hará lucir mas alta y delgada, úsala sin atar, delineando tu contorno.

Blazer masculino
El blazer es, originalmente, una prenda náutica deportiva que luego sufrió modificaciones hasta incorporarse en el atuendo básico de los hombres. Posee cerramiento de botones al frente o cruzado, con bolsillos laterales y entalles varios. Esta prenda fue adoptada por las mujeres en los anos 20 llevándola con faldas plisadas, camisas y corbatas. Luego, en el año1950, la diseñadora Coco Chanel decidió reestructurarla y adaptarla a la silueta femenina a través del tweed. Resaltó la feminidad sin dejar de lado la comodidad y funcionalidad que el blazer masculino aportaba al vestuario. Encuéntrala en variedad de tonalidades, telas y texturas para usar con otras prendas formales como faldas tubo o pantalones de vestir.

0No comments yet