Canales populares

El acorazado alemán Tirpitz mantiene su huella ecológica



Apodada como La reina solitaria del norte por los noruegos y La bestia por Winston Churchill, el Tirpitz fue el buque de guerra más imponente de los nazis. Además, es el barco de guerra más grande jamás construido por una armada europea. Con aquel colosal tamaño, podrías creer que era fácilmente detectable por el enemigo. Sin embargo, esta enorme nave podía esconderse a plena luz del sol.



Durante la Segunda Guerra Mundial, la Kriegsmarine usó una niebla artificial para poder ocultar el barco cuando estaba anclado cerca de las costas noruegas. Y según una nueva investigación, este gas usado por los nazis tuvo repercusión en algunos árboles cercanos a las zonas de batalla. Los efectos de la Segunda Guerra Mundial siguen siendo evidentes en los bosques de Noruega.
Los árboles se comportan en función de la temperatura que los rodea. Si el árbol pasa por un periodo frio, formará un anillo estrecho. Pero si el periodo es cálido, entonces formará un anillo ancho.

Un equipo de investigadores examinaron los árboles que se encuentran cerca de la zona donde solía anclar esta nave y descubrieron una anomalía muy extraña. Aproximadamente en el año 1945, los árboles no produjeron anillos.



Tratando de buscar una explicación, encontraron que durante estos años, el Tirpitz había sido anclado cerca de Kåfjord, un municipio cerca de las costas noruegas donde habían estudiado a los árboles. El acorazado había sido dejado ahí para infundir temor sobre los barcos aliados que llevaban suministros a la Unión Soviética de ese entonces.



Al analizar muestras de pinos de 6 lugares cercanos a las costas, observaron que los árboles más alejados de Tirpitz se vieron menos afectados por la niebla artificial. Casi el 60% de estos árboles no produjeron anillos en el año 1945. Incluso, algunos otros dejaron de producirlos durante varios años después de la guerra. Esto, sin duda, daño su capacidad de fotosíntesis.
Debido a este impacto producido durante la Segunda Guerra Mundial, los árboles tardaron 12 años en recuperarse.

El Tirpitz fue el mayor acorazado alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Con una eslora de 250 metros y una tripulación de 2.500 hombres sigue siendo el más grande acorazado jamás construido en Europa. A partir de 1942, el barco fue desplegado en en Noruega para actuar como elemento de disuasión contra una invasión aliada. El Tirpitz rara vez estuvo involucrado en despliegues operativos.





PASA POR MI BLOG SI QUIERES SABER MÁS SOBRE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL:



SÍGUEME TAMBIÉN EN OTRAS REDES SOCIALES:




16Comentarios