Popular channels

El asesinato de José Mujica




José Leandro Villalba, nacido en Mercedes el 30 de Dic de 1939, era un muchacho simpático y amable, el menor de tres hermanos, debió emigrar a la ciudad de Montevideo en busca de mejores condiciones de vida.
Comenzó a trabajar desde la temprana edad de 14 años en que trabajaba como cadete en el ministerio del interior, pasando a trabajar en la cantina del Ministerio cundo se termina de edificar ésta. Conciliaba su vida laboral con sus estudios de secundaria en el IAVA.
Leandro vivía a sus treinta y un años en casa de su madre en Monte Caseros al 3225 ap3. Si pasan por allí aún pueden ver la ventana de su apartamento a la calle.

Villalba en 1970 ya trabajaba como administrativo de personal en el ministerio del interior y ganaba por debajo de los 15.000 pesos, el salario miserable de la policía en aquella época, unos 5.000 pesos de ahora.



Casa de Leandro Villalba hoy, solo queda la ventana de su piso.



link: https://www.youtube.com/watch?v=4pUyeuhkl8o


El encuentro con José Mujica Cordano


Aquella noche de 23 de Marzo de 1970 Villalba ni se imaginaba el cambio que daría su vida. Sentado en la barra del bar "La Vía" José Mujica Cordano se encontraba "de copas", disfrutando de su enorme fortuna, lograda a travez de suculentas rapiñas y secuestros mientras, según el mismo comenta, "hablaba del oro de Mailhos".




Lugar en que se encontraba el Bar "la via"


Villalba reconoció a uno de los sujetos cuya foto había visto en la oficina en la que trabajaba como administrativo, (al propio Mujica) En estas fotos mostraban a personas en "búsqueda y captura" por orden la la justicia.
En ese momento tenía dos opciones.
Una era no cumplir con su deber, y no notificar nada, olvidarse de sus obligacones como policía y como ciudadano y dejar libre a integrantes de una banda requeridos por participacion en innumerables secuestros asaltos de bancos y asesinatos.
La otra era ser valiente y notificar la presencia de los terroristas en el bar.

Villalba cumple con los deberes de su cargo y lo comunica a su seccional, en unos minutos radio patrulla intercepta a José Mujica Cordano, quien en ese entonces tenía documentación falsa a nombre de José Mones Morelli.
Mujica resiste el arresto a balazos, hiriendo de gravedad a un agente luego del largo tiroteo y terminando herido.
Estando abatido y a pesar de haber herido a un agente, los compañeros del policía herido no lo ejecutan, cumplen con su deber y lo llevan rápidamente al Hospital Militar.
Mujica es salvado gracias a la pericia médica y el buen trabajo de los doctores del Hospital Militar.

LA VENDETTA MAFIOSA

Villalba pensaba que estaba protegido por un estado de derecho que ni siquiera hoy mismo nos puede proteger, y volvía silbando a su casa, como lo solía hacer, aquella fatídica noche del 10 de enero de 1971 sin saber que José Mujica Cordano ya había sentenciado su destino.
Un comando de 6 hombres esperaba a Villalba en un coche en la oscuridad de la calle Echandía esquina Monte Caseros.

Allí mismo, en el estilo que tienen estos grupos cobardes, se llamen ETA O Al Qaeda o TUPAMAROS, sorprenden al joven por la espalda y le dan varios disparos con sus 9 milÍmetros.
Luego lanzan sobre su cuerpo volantes en los que decía : "asi se paga la delación", en un sentido de la palabra hasta ridículo, que solo tiene sentido si viene del ingenio de nuestro casi seguro futuro presidente.
Te delata alguien a quien confías un secreto, no un policía que tiene la obligación de averiguar, reconocer y detener.
Yo les tiraría uno que dijera "asi se paga hacer bien el trabajo"


Lugar donde Leandro fue abatido por orden de J. Mujica.

EL CRIMEN PAGA Y BIEN

El muerto, a pesar de los nueve balazos no recibió homenajes, ni placas recordatorias, ni honores de ningún tipo por morir cumpliendo con los deberes de funcionario.
Su asesino, el que ordenó la muerte de Villalba por venganza personal, está a centimetros de la presidencia...

Villalba comparte un nicho con 18 agentes mas, algo triste y vergonzoso, una tumba sin nombre ni flores, sin placas ni honores...... el único premio a haber muerto por nuestro ingrato país..

Tan poco somos en este paisito..... tan cobardes......
Es que no queda un gramo de dignidad y orgullo en lo que era la Suiza de américa?




0
0
0
0No comments yet