Popular channels

El ataque al HMS Coventry

El hundimiento del destructor HMS Coventry

Hacia fines de Mayo de 1982 ya se había podido determinar la posición estimada de al menos dos buques enemigos que merodeaban cerca de la isla Borbón y próximos a la boca del Estrecho.

3 cazabombarderos A-4B Skyhawk con indicativo Vulcano, armados con bombas MK-17 al mando del Capitán Marcos Carballo, Teniente Carlos Rinke y Alférez Leonardo Carmona.

Otros 3 A-4B Skyhawk con indicativo Zeus al mando del Primer teniente Mariano Velasco, Alférez Jorge Barrionuevo y Teniente Carlos Osses.



(De izquierda a derecha: Carballo, Barrionuevo, Rinke, Velasco.)



Las dos escuadrillas deciden ir por rutas ligeramente diferentes para cubrir mas terreno.
Zeus por la isla del Pasaje hasta Borbón y de ahí aproximacion final hasta el objetivo. Vulcano lo haría por Bahía Nueve de Julio hasta isla Rasa y entonces al objetivo. Calculan el consumo para determinar que la carga sea suficiente para no tener que repostar a la ida.

Entre las 14:00 y las 14:00 despegan cuatro de los seis aviones previstos, dos abortan por falla y el resto sigue adelante, primero alto para economizar y luego rasantes para evitar la deteccion.



(A-4B Skyhawk del Grupo 5 de Caza.)


Llegaron los Vulcano a Puerto Ruiseñor en la Gran Malvina, primer punto de notificaion. Se continua con la ruta prevista en el plan, que indicaba alcanzar Isla Rasa, un diminuto afloramiento rocoso al oeste de isla Borbón, para luego encarar la etapa final.
Carballo observa la costra cada vez mas prominente en el parabrisas, por el lateral divisa las estribaciones de los montes. Si continua en linea recta sobre tierra como se le indico, tendria que sobrevolar las alturas del Monte Beaufort que en su punto mas alto alcanza los 680 metros. En rasante y con la visibilidad reducida, las posibilidades de llevarse por delante un cerro son elevadas, por lo que decide apartarse algo al oeste de la ruta y mantenerse bordeando la costa y peinando las olas.
Escalonado a la izquierda y algo mas atrás va Rinke, bien pegado a la superficie e imitando a su líder como un espejo.

Tras cruzar el brazo mas alejado de la isla, y dejados atrás los peligrosos montes, tuercen su curso al este, en procura de acercarse a la ruta original.

15:20


Carballo, quien iba al frente, llega a la conclusión de que estan próximos al objetivo y comienza a recorrer el horizonte con sus ojos en busca de las siluetas.
Allí están, inconfundibles. Una fragata clase 22 (HMS Broadsword), navegando hacia el nordeste y seguida de cerca por un destructor clase 42 (HMS Coventry).




En ese instante por los auriculares de los Zeus, que iban 2 minutos mas atrás, surge la voz gangosa del líder Vulcano quien le notifica a su numeral haber avistado el blanco e inicia la corrida. Carballo da plena potencia a su turbina y pulsando nuevamente el botón del VHF guita un estruendoso ¡Viva la Patria!
Ante esto, Velasco y Barrionuevo se preparan para atacar, pues ya están cerca. Conecta el panel de armamento y se ajustan las mascarillas de oxigeno.

Dentro de los buques la convulsión es total. Toda la tripulación grita y corre de un lado a otro para preparar la respuesta, la alerta general suena incesante por los altoparlantes, en el puente de la Coventry, el Capitan Hart-Dyke y algunos oficiales elevan sus binoculares en busca de los inversores.




-¿A cual le tiramos señor?- Pregunta Rinke.
-Vamos a la de atrás que esta menos defendida.-

Las naves incrementan su velocidad lo cual se puede percibir por los surtidores de blanca espuma que surgen de sus proas. Al instante ambas se cubren con una pantalla de fuego que produce numerosas salpicaduras en el agua, aunque aun los halcones no están a su alcance. Es la advertencia.

Carballo tiene su parabrisas frontal totalmente nublado por la sal, pero por los paneles laterales se puede ver bien. Se acerca mas y mas, con el dedo ya sobre el disparador y cuando el buque se presenta nítido de una punta a la otra de su parabrisas la larga, saltando la estructura del buque con un margen algo mas holgado.

Carballo ya, sobre la fragata Broadsword lanza la bomba que perfora la plataforma de vuelo de popa, donde un helicóptero Sea Linx se encuentra, la bomba lo atraviesa y cae al otro lado del barco sin explotar.



(Sea Linx alcanzado por Carballo.)



Pegado nuevamente a la superficie se escurre del enemigo mientras detrás se desata un poderoso estruendo.
Casi de inmediato le pregunta a su numeral:

-¿Paso dos?.-
-¡Si señor...Acá detrás suyo y a la vista!-

Las bombas han alcanzado al destructor a proa de la banda de babor en un angulo de 45° pero sin explotar.

-¡Tengo el blanco a la vista y estoy entrando!-
Anuncia Velasco quien ya se prepara. Por encima de ellos, dos Sea Harrier los vienen siguiendo, pero antes de tenerlos a distancia de sus misiles Sidewinder, reciben por radio el llamado del Coventry, ordenándoles abandonar ya que entraban en el alcance de las baterías y temían un azul sobre azul (Fuego aliado).

De la proa surge un Sea Dart que se eleva casi vertical, envolviendo al buque en una espesa nube blanca a la cual se suma la del cañón de 4,5 pulgadas que reanuda el fuego, esta vez sobre los Zeus.




Los Vulcanos, ya fuera del alcance de los misiles ven como los Zeus se sumergen en el fuego antiaéreo y se aproximan, planchados sobre la superficie.

-¡El misil, mire el misil!-
Grita Rinke y ambos se quedan hipnotizados viéndolo, una corta llamarada anaranjada, casi blanca, seguida de una estela de humo gris marca el rumbo errático del proyectil, que tras su ascenso, busca en vano su objetivo.

Velasco, ya próximo al destructor Coventry lanza sus bombas, y franqueando los mástiles de la fragata se aleja. La bomba vuelta rasante acercándose al agua, rebota y se eleva, entra por la proa de abajo hacia arriba desgarrando la plancha de acero como si fuera papel.

-¿Salio dos?-
-¡Si señor, y vi a su bomba pegar en el casco y el otro que tiene un agujero a la altura de la linea de flotación, tira humo negro!-




El Coventry, moribundo, con severos daños, compartimientos inundados, sin energía ni comunicaciones agoniza durante 30 minutos, mientras la Broadsword, a su lado y también dañada, la asiste en un intento inútil por detener el incendio, termina por alejarse y dedicar su esfuerzo a socorrer a aquellos que ya abandonan el destructor.

De regreso, al frente surge una linea parda en el horizonte, que quiebra el infinito azul que han acompañado a los halcones a lo largo de su camino de retorno. La costa dentada y filosa de Santa Cruz se muestra con una indescriptible belleza.
A lo lejos, Carballo toma contacto con la pista de Gallegos, pulsa el micrófono y con apreciable emoción lo hace saber al control.

-¡En el día de la Patria, con pista a la vista... Regresando todos y con la misión cumplida!-
A lo que se suma la voz de otro halcón.

-Nunca pensé que la visión de una pista me pareciera tan hermosa.-

Uno a uno los A-4B toman pista y la despejan en el primer rodaje a mano. Al llegar a la plataforma una marabunta de mecanicos, armeros y pilotos los reciben y los abrazos son interminables.



Imagenes











Esto fue todo, no se olviden de comentar y dejar puntos si les gusto el aporte
0
0
0
0No comments yet