Check the new version here

Popular channels

El avion cohete nazi



Este fue uno de los aparatos mas notables de la II Guerra Mundial y también una demostración del instinto alemán para hacer uso práctico de un concepto aparentemente futurista.





Fue el resultado del trabajo de dos grandes ingenieros: Gerhard Maas, que en 1926 empezó a trabajar en ciertos problemas de control y estabilidad que presentaban los planeadores, y Helmuth Walter, creador del primer motor cohete de carburante líquido.

Alemania fue uno de los pocos países en los que, en la década de 1930, se creía que valía la pena desarrollar el concepto de un avión de propulsión cohete tripulado.






El proyecto del Me 163 comenzó en 1938 cuando Maas empezó a trabajar en un nuevo y secreto motor cohete para uno de sus últimos planeadores, el DFS-40.

En 1939 el equipo de Maas inició sus actividades en la fábrica Messerschmitt A.G. de Augsburgo, llegando a crear en 1941 un prototipo sin motor que necesitaba ser remolcado por un Bf-110.






En agosto del mismo año tuvo lugar el primer vuelo con motor en la base secreta de Peenemünde.

El piloto de pruebas era Heini Dittmar, que alcanzó por primera vez en el mundo la velocidad de 0.84 match en dicho prototipo.
Tambien fue probado por la famosa piloto de pruebas Hanna Reitsch





El desarrollo del interceptor M 163 empezó como respuesta a las incursiones de bombardeo aliadas.

El primero de los 76 prototipos y aparatos de desarrollo hizo su primer vuelo en agosto de 1941: era un avión con las alas hacia atrás y sin plano horizontal de cola, que despegaba de un carretón lanzable y aterrizaba sobre el patín extensible.








Su desarrollo fue prolongado y difícil, y el Me 163B no entró en servicio hasta mayo de 1944.

El Komet era un pequeño avión monoplano armado con dos cañones en las alas y cuyo fuselaje alojaba al piloto, el motor y parte del carburante

En el despegue se utilizaba un tren de aterrizaje que se desprendía en vuelo, y en el aterrizaje se usaba el patín vertical, que iba anclado en la parte inferior del casco.




Había que soltar el tren de aterrizaje a una altura no superior a 5 metros, ya que podía rebotar y dar al avión.

Estos motores cohetes usaban los propelentes T-Stoff (peróxido de hidrógeno concentrado, agua oxigenada) y C-Stoff (hidracina y metanol), altamente corrosivos y volátiles.





Esta mezcla era realmente peligrosa pues los vapores acumulados en el tanque de combustible tenian tendencia a provocar explosiones durante las bruscas maniobras de aterrizaje, lo cual costo la vida a varios experimentados pilotos.





Los pilotos y el personal de tierra vestían trajes especiales de asbesto no orgánico y Mipolamfibre; sin embargo, cuando un piloto no conseguía abandonar a tiempo un avión que hubiese capotado al aterrizar (situación algo frecuente), la liberación de los propelentes solía acarrearle la más atroz de las agonías.





El piloto Joschi Pols fue desintegrado al tomar contacto con este combustible, y sólo se encontraron las gafas y el traje antiácido después de tener un accidente en su Me-163.


En 1942 voló el primer Me163 B, pero los resultados aún no eran satisfactorios, lo cual desembocó en un incesante trabajo de investigación, pruebas y correcciones.





Pero igualmente arduo fue el entrenamiento de los pilotos, cosa que resultó muy complicada y accidentada.

Alemania consiguió desplegar 300 unidades de este aparato, la mayor parte del modelo Komet B-1a.
El 13 de mayo de 1944 tuvo lugar el primer enfrentamiento con bombarderos aliados cerca de Merseburgo





La primera unidad en servicio activo en Mayo de 1944, era comandada por el Tte.Cor. Robert Olejnik basada en Zwischenahn.

Su acción mas importante tuvo lugar el 16 de Agosto de 1944, cuando 5 Komet atacaron una formación de 1096 bombarderos americanos, sin embargo debido a problemas de manejo y acercamiento a altas velocidades, fue poco lo que pudieron hacer.





Las siguientes apariciones en combate no fueron muy provechosas. Era difícil parar un raid de 1000 bombarderos con sus cazas de escolta con sólo 6 aviones.

El Komet a pesar de ser un avion excepcional , padeció graves defectos que no pudieron ser subsanados como, por ejemplo, la dificultad de apuntar con exactitud debida a la excesiva velocidad respecto a los lentos bombarderos.





Su armamento era muy potente: los cañones Rheinmetal Mk108 de 30 mm disparaban unos proyectiles capaces de destruir a un caza de un solo impacto y causar graves daños a un bombardero e incluso derribarlo con 3 o 4 impactos, pero la cadencia de estos cañones era muy baja, y escasa su munición, apenas 60 proyectiles.





Cuando el Me-163 entraba en combate contra los bombarderos, superaba en casi 400 km/h la velocidad de estos, teniendo apenas tiempo para soltar una pequeña ráfaga, y posiblemente por la baja cadencia de tiro, el objetivo quedaba entre los dos proyectiles lanzados, saliendo indemne, y no pudiendo hacer más que unas pocas pasadas dada su corta autonomía de tan sólo unos 5-6 minutos.

Entonces, una vez acabado el combustible, se convertía en un planeador y en un blanco muy fácil para los numerosos cazas que escoltaban los raids de bombardeo.






Pero existían otros problemas en esa fase de la guerra que fueron decisivos para el Komet: la falta de combustible, las dificultades en la producción en serie y, ante todo, la falta de tiempo para poner a punto el avión y un mejor entrenamiento de los pilotos.

Debido todo ello a la imperiosa necesidad de desplegar los Komet cuanto antes e intentar defenderse de los numerosos bombardeos aliados.





La guerra terminó antes de que este extraordinario avión pudiese afectar al curso de la guerra, aunque ciertos expertos opinan que, de haberse puesto en servicio un año antes, podría haber cambiado drásticamente el resultado de la batalla aérea en los cielos alemanes.





Al final el desempeño de esta revolucionaria idea, solo sirvió para desgastar la industria alemana pues poco fue lo que pudo contra las densas formaciones de bombarderos aliados, no solo por su extremadamente dificultoso manejo, sino por que al ser demasiado rápido, los pilotos debían desarrollar nuevas técnicas de combate, que a esas alturas de la guerra, ya no tenían tiempo para hacerlo.





Para finales de la guerra de 300 unidades en operación, solo el comando I/JG 400 había podido entrar en contacto con el enemigo.

Con sólo 7,5 minutos de empuje de su motor alcanzaba a recorrer unos 100 kilometros , y a pesar de las excelentes características de vuelo , el Komet no tuvo éxito como interceptor debido a su alta velocidad de acercamiento al blanco Un piloto tenía que ser muy bueno o muy afortunado para dar en el blanco.





A pesar de todos los inconvenientes que tenian que soportar , los pilotos estaban maravillados con el Komet.

Tras un despegue fulgurante alcanzaba los 900 kilometros por hora , y ascendia 5000 metros por minuto.
Alcanzaban a las formaciones de bombarderos, en cinco minutos cuando antes, en los aviones de piston llevaba mas de media hora ponerse en posicion de ataque.





Para solventar la ineficacia de los visores de tiro en el curso de las fulgurantes pasadas entre las formaciones de bombarderos, se ideó el sistema SG 500 Jagdfaust.

Este consistía en diez cañones cortos verticales de 50 mm, montados en las raíces alares. Esta arma se disparaba automáticamente cuando una célula fotoeléctrica recibía menor cantidad de luz al pasar el avión portador por debajo del objetivo.





Este sistema llegó a ser probado el 10 de abril de 1945, y funcionó bien, pero era ya demasiado tarde, incluso para las ideas ingeniosas.

Su historia con los Aliados empieza en el año 1945 cuando es llevado , junto a otros 4 aviones, a los Estados Unidos para pruebas de vuelo.





Y la experiencia alemana de alas en flecha fue aprovechada por los norteamericanos en el diseño de sus propios aviones a reaccion,




link: https://www.youtube.com/watch?v=mZ6i3H3E4NI



link: https://www.youtube.com/watch?v=3Aj4hXxesWM

http://www.lasegundaguerra.com/viewtopic.php?t=1190
0
0
0
4
0No comments yet