Check the new version here

Popular channels

El Bautismo para el Creyente | Cristianismo Bíblico

El bautismo para el creyente es símbolo de sepultura y resurrección con Cristo, pero es más. Cuando va acompañado de la fe verdadera, el bautismo es parte del rechazo del pecado y de la entrega a Cristo, y produce una corriente continua de la gracia y la vida divina hacia el creyente (Hch 22:16). El bautismo significa identificarse con Cristo en su mente y sepultura a fin de vivir en unión con Él en su resurrección (Ro 6:4-5). Así como Cristo resucitó de entre los muertos, también los que ejercen verdadera fe salvadora en Él llevarán una vida nueva (Ro 6:5).

El bautismo en agua acompañó la proclamación del evangelio desde el principio de la misión de la iglesia (Hch 2:38,41). Era un rito de la inclinación del creyente practicado en el Nuevo Testamento para indicar que se entregaba totalmente a Cristo. Al bautizarse en agua en el nombre de la Trinidad (Mt 28:19) o de Cristo (Hch 19:5), los creyentes demostraban visiblemente su fe ante la comunidad de creyentes.

(1) El bautismo en agua “en Cristo” (Gá 3:27) o “en el nombre de Jesucristo” (Hch 2:38; cf. Mt 28:19) significa que es propiedad de Cristo y se tiene parte en su vida, su Espíritu y su herencia con Dios (Ro 8:14-17; Gá 3:27–4:7).

(2) El bautismo en agua es una respuesta a lo que Cristo ha hecho por el creyente. Para ser válido, debe ir precediendo del arrepentimiento (Hch 2:38) y la fe personal en Cristo (Col 2:12).

(3) El bautismo en agua, cuando se recibe con toda sinceridad de fe y de entrega a Jesús como Señor y suficiente Salvador, es un medio para recibir gracia de parte de Cristo (cf. 1P 3:21).

(4) El bautismo en agua es una señal externa y un testimonio de que se ha recibido a Cristo como único Señor y Salvador, y del lavamiento de los pecados (cf. Hch 2:38; Tit 3:5; 1P 3:21).

(5) El bautismo en agua ilustra la unión del creyente con Cristo en su muerte, sepultura y resurrección (Ro 6:1-11; Col 2:11-12). Eso significa el fin (i.e., la “muerte”) de una vida de pecado (Ro 6:3-4,7,10,12; Col 3:3-4) y el comienzo de una nueva vida en Cristo (Ro 6:4-5,11; Col 2:12-13).

Por lo tanto, el bautismo en agua implica un compromiso permanente de volver la espalda al mundo y a todo lo que es malo (Ro 6:6,11-13) y el llevar una vida nueva en el Espíritu que refleje las normas de justicia de Dios (Col 2:1-17).



Ahora, ¿Un bebe no puede tomar decisiones por sí mismo verdad?

Entonces las decisiones sobre qué vida tendrá, y su educación las toman sus padres o quien se haga responsable. Esto es correcto, pero hay decisiones que los padres no pueden tomar por sus hijos, una de ellas es la fe.

Nadie puede decidir creer por otro, la fe es algo que se tiene o no se tiene, no se puede infundir a la fuerza ni creer por otro.

Tampoco la obediencia y el temor de Dios son transferibles.

El bautismo es su acto de fe y obediencia a Dios, ¿cómo un padre puede decidir sobre la fe y obediencia de su(s) hijo/a (os/as)?

¡Dios tiene Hijos, no nietos!

El bautismo requiere comprensión de lo que se está haciendo, y arrepentimiento.

Los padres no pueden comprender por sus hijos y tampoco arrepentirse por ellos y mucho menos creer en nombre de ellos.

¿Será válido un bautismo donde no hubo fe, comprensión, obediencia, ni arrepentimiento?
Amigo católico piensa: ¿te bautizaron o te bautizaste?
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New