Canales populares

El Bunker De Churchill

Mientras el líder nazi Adolf Hitler dirigía sus operaciones desde una sede subterránea blindada, Churchill y su personal estaban durmiendo en habitaciones a sólo tres metros bajo tierra.
Una carta, con fecha septiembre 1940, muestra las quejas de Churchill cuando descubrió este defecto de seguridad. El primer ministro se declaraba víctima de una estafa al haber encargado de construir un verdadero refugio a prueba de bombas y haber tenido nada más de un sótano, según informa BBC News. Construido cerca de Downing Street y de los centros neurálgicos de los departamentos del Gobierno, permitió que Churchill pudiese permanecer en el centro de Londres durante las incursiones aéreas.
Sin embargo, en la exposición de esta antigua sede, que se abrirá el próximo mes al público, se mostrará la vulnerabilidad de este edificio.
En la carta, escrita por el alto funcionario Patrick Duff al Secretario del Gabinete, Sir Edward Puentes, se describe la conmoción de Churchill por la debilidad de las habitaciones utilizadas por el gabinete de guerra y militares.
A pesar de sus protestas, el primer ministro siguió trabajando en este centro de mando subterráneo durante toda la Segunda Guerra Mundial.
"Todo este episodio nos dice mucho acerca de la valentía personal de Churchill. Estaba enojado al saber que el búnker no era completamente seguro, sin embargo, estaba decidido a no abandonar el centro de Londres, para que no fuese visto como el abandono de los londinenses", comenta la comisaria de la exposición, Cressida Finch.
Una ex oficina usada como búnker
El centro de control subterráneo, a partir del cual Churchill dirigió el esfuerzo de la guerra y se comunicó con aliados como el presidente estadounidense, Franklin Roosevelt, había sido las salas de almacenamiento de la Oficina de Obras.
Con la amenaza de la guerra cerca, el sótano se preparó apresuradamente para que se convirtiera en un centro de mando temporal, completado y puesto en funcionamiento una semana antes de que Hitler invadiera Polonia en 1939.
Esta red de túneles y oficinas creció en tamaño e importancia, convirtiéndose en la sede de maniobras políticas y militares del país y en el espacio vital para los centenares de funcionarios.
Cerrado al final de la guerra, el refugio se reabrió como museo en la década de 1980.
0No hay comentarios