Check the new version here

Popular channels

El campo de exterminio de Gaza

VERSION 3.0

DECLARADO ILEGAL POR LA CORTE DE LA HAYA, ES AUSPICIADO POR EL SILENCIO Y LA INDOLENCIA DE EUROPA Y EL APOYO DE EU


El campo de exterminio de Gaza

Es inconcebible que un pueblo que sufrió el llamado `Holocausto´ por parte del régimen nacional-socialista (nazi), se comporte en forma semejante contra los pobladores en la época contemporánea de la “Tierra prometida”: los palestinos



¿QUÉ ES LA FRANJA DE GAZA?

El territorio de Gaza, es una franja de tierra de 40 Km de largo, por 14 Km. en su parte más ancha que colinda con Egipto. Con un área total de 362 Km2 , colinda al sur con Egipto, al oeste con el mar Mediterráneo, al oeste y norte con Israel.

Al sur, al este y al norte ha sido separada de los territorios contiguos por un enorme muro de varios metros de altura y con torres de vigilancia. Incomprensiblemente en la aparte que limita al sur con Egipto, en la zona de Rafah, Israel ha colocado una `zona de seguridad´ de varios cientos de metros hacia el interior de la Franja de Gaza, donde el ejército israelí está apostado de manera permanente. Las aguas del Mediterráneo son constantemente patrulladas por la armada israelí.

Dentro de este muro llamado `muro del apartheid´-auspiciado por el silencio y la indolencia de la Unión Europea y el apoyo total de Estados Unidos, pero declarado ilegal por la Corte Internacional de justicia de La Haya- habitan alrededor de un millón 800 mil palestinos.


BREVE HISTORIA DE LA FRANJA DE GAZA

Cuando Abram tenía 94 años, se le apareció Yahveh, estableciendo con él su alianza, conocida como “Antiguo Testamento” y le dijo “Yo te daré a ti y tu posteridad la tierra en que andas como peregrino, todo el país de Canaán, en posesión perpetua y yo seré el Dios de los tuyos” (Génesis 18, 8).

Gaza fue la tierra poblada por los llamados “Pueblos del Mar” que llegaron desde la Península Eurasiática, en especial por los pulesatis” o “pilistim”, más conocidos por filisteos, mil 200 años antes de Cristo. Las tierras filisteas fueron conquistadas por el rey Saúl, su hijo Jonathán y el futuro rey David. Tras la rebelión judía del año 70 contra Roma, viene la diáspora y las tierras palestinas son ocupadas por distintas tribus árabes y finalmente por los turcos.

La Primera Guerra Mundial otra vez cambió a Palestina en un campo de batalla. En 1918 las tropas inglesas echaron fuera a los turcos y ocuparon la tierra. En 1917 el estadista inglés Chaim Weizmann persuadió al gobierno inglés a que promulgara un decreto que favorecía el establecimiento de un hogar nacional judío en Palestina. Este decreto fue llamado “declaración de Balfour”.

Después de la guerra, la Sociedad de las Naciones ratificó o aprobó la declaración de Balfour. En 1922 esta sociedad nombró al gobierno inglés para gobernar este país. Miles de judíos llegaron de diferentes países a establecerse en Palestina. Posteriormente la persecución de los nazis en Alemania llevó a un gran número de judíos alemanes a buscar refugio en Palestina.

En 1936 los árabes empezaron a pelear contra los judíos en Palestina. Al parecer los ingleses no podían parar estas guerrillas. Esto duró tres años. Al fin, en 1939 los ingleses cedieron a la mayor parte de las demandas de los árabes. Los ingleses decidieron virtualmente parar la inmigración judía a Palestina. Para los judíos esto significaría el fin del país nacional, y ellos se opusieron a esta política inglesa. Muchos judíos inmigrantes fueron llevados a Palestina ilegalmente. Las dificultades entre los judíos y los ingleses constantemente empeoraron.

Cuando la Segunda Guerra Mundial estalló, los judíos de Palestina se unieron con los aliados y ayudaron a pelear en contra de los nazis. Cuando la guerra terminó, volvieron a su lucha en contra de la política inglesa en Palestina.



En 1947 el gobierno inglés pidió a las Naciones Unidas que resolvieran e problema de Palestina. Después de investigaciones las Naciones Unidas decidieron dividir Palestina en dos estados independientes, un estado judío y un estado árabe. También decidieron que la ciudad de Jerusalén fuese internacional.

Los judíos aceptaron este plan de división, pero los árabes lo rechazaron. Hubo ataques en contra de los judíos en muchas partes. Bandas de árabes de países vecinos se unieron con los árabes de Palestina.

En mayo de 1948, el gobierno inglés sobre Palestina terminó, y los sionistas de Palestina proclamaron el nuevo estado de Israel. En este mismo día, el 14 de mayo de 1948, los estados árabes de Egipto, Irak, Jordania, Líbano, Siria y Arabia Saudita se unieron en un ataque contra Israel, que terminó en un desastre para los árabes. En enero de 1949 fue pactado un armisticio, pero la paz no vino con él. Continuaron guerras pequeñas esporádicamente, y en octubre de 1956 otra crisis hizo erupción cuando los israelitas tomaron la región del Sinaí que pertenecía a Egipto, y las fuerzas inglesas y francesas se unieron en atacar a Egipto con el propósito de quitarles el dominio sobre el Canal de Suez que había sido nacionalizado por Nasser. Las Naciones Unidas, los Estados Unidos y Rusia presionaron hasta que terminó la guerra.

En junio de 1967 las naciones árabes se levantaron otra vez contra Israel para destruirlo completamente. Pero Israel en una guerra de seis días venció a sus
enemigos. Todavía existen los dos problemas que se mencionan en el párrafo anterior, y ha surgido otro: Israel no quiere ceder nada del terreno que tomó, especialmente la parte de Jerusalén.


CÓMO ES LA VIDA EN GAZA

La mayoría de la población no puede salir de Gaza desde que Israel impuso el bloqueo en 2007. Desde la segunda Intifada, Israel viene imponiendo limitaciones en la circulación de personas. Para que nos hagamos una idea, una cifra: en el año 2000, medio millón de personas salía y entraba de Gaza al mes. A día de hoy, unas 6 mil lo hacen. Se trata sobre todo de casos humanitarios o comerciantes de un cierto nivel a los que Israel autoriza la salida.

¿Cómo ha afectado el bloqueo israelí la vida de los habitantes de Gaza?

El bloqueo israelí no sólo limita la movilidad de personas, sino que también afecta a la libertad de circulación de bienes y servicios. Hasta el año 2007 Gaza tenía una economía productiva que exportaba alrededor de 38 camiones al día a Israel, Cisjordania y al resto del mundo y realizaba importaciones superiores. Hoy en día, Gaza exporta de media menos de un camión al día. El acceso de productos gazauis a los mercados en Israel y Cisjordania están prohibidos por Israel por presuntas razones de seguridad. El bloqueo israelí ha destruido la economía de Gaza generando una situación humanitaria creada de manera artificial.

¿Cuál es el índice de desempleo en Gaza?

El 40% se encuentra en el paro (el 60% de los jóvenes). El 80% recibe algún tipo de ayuda humanitaria.

Según la UNRWA (la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos) de seguir así las cosas, se espera que haya un aumento de la población de medio millón de personas para el año 2020, lo que supondrá un empeoramiento sustancial del suministro de agua, electricidad y de la provisión de servicios como los hospitales o la educación.

Gaza tiene una de las tasas de natalidad más altas de la región. El 50% de su población son jóvenes. Gaza no es autosuficiente. A día de hoy, el 90% del agua que se extrae en Gaza está contaminada y no es apta para el consumo humano. Según Naciones Unidas, ese porcentaje en 2016 llegará al 100% y para 2020 se habrá destruido de manera irreversible el acuífero de Gaza.

Por otro lado Gaza solo dispone del 50% de la electricidad que necesita. La mayor parte de la electricidad la importa de Israel, un tercio lo produce una planta térmica en Gaza y un pequeño porcentaje viene de Egipto. La gente en Gaza se ha acostumbrado a ocho horas de electricidad y ocho horas de apagón. A día de hoy tenemos de media 12 horas al día sin electricidad. No es difícil imaginar cómo afecta esto a los hospitales, colegios, empresas…




El Ministerio de Sanidad palestino ha declarado que el 50% de las playas de Gaza son insalubres. El mar, imagino, debe ser la única salida de Gaza al mundo, la única manera de mirar el horizonte y respirar algo de libertad en unas condiciones tan difíciles.

Cada día en Gaza se tiran al mar 90 metros cúbicos de agua parcialmente tratada o sin tratar, porque el sistema de saneamiento está muy por debajo de las necesidades de la población debido a las consecuencias del bloqueo israelí. Estas aguas residuales producen una gran contaminación. El mar de Gaza huele mal y es de color marrón. En una ocasión pedí una lubina que sabía a aguas residuales.

Dadas estas circunstancias, ¿hay industria pesquera en Gaza?

En el pasado, la industria pesquera era fundamental para la economía. Llegó a haber unos 10 mil pescadores antes del bloqueo. A día de hoy sólo quedan un tercio. Los Acuerdos de Oslo (1993) otorgaron el derecho de pesca a los palestinos hasta un límite de 20 millas náuticas, pero Israel sólo permite ahora pescar en un margen de seis millas náuticas, reduciéndolo a veces incluso a una milla. Estas restricciones son ejecutadas por la marina israelí utilizando a menudo fuego real contra los pescadores, y la confiscación o destrucción de sus botes y equipos pesqueros. La mayoría de los pescadores son ahora pobres.

Se llegó a hablar de que la economía de Gaza tenía una suerte de boom artificial gracias a la ayuda de los Hermanos Musulmanes ¿Se ha notado mucho en el día a día de los habitantes de Gaza la caída del presidente Morsi, aliado de Hamas, en Egipto en julio de 2013?

Así es. Los túneles proliferaron en Gaza a raíz del bloqueo israelí de 2007 y permitían a la población minimizar el impacto de las restricciones israelíes. Llegó a haber hasta mil túneles entre Gaza y Egipto. El principal producto que permitía que la economía creciera era sobre todo productos de la construcción, como cemento, agregados y barras metálicas, productos que Israel no permite importar a Gaza de forma legítima. Eso permitió que el sector de la construcción experimentara un cierto boom. Hace un año había un 26% de paro; desde que se cerraron los túneles por la llegada del régimen de Al Si-Si a Egipto, se ha pasado al actual 40%. El efecto de las restricciones israelíes se siente ahora con toda su crudeza […]




Israel bombardea casas de gente que considera de
líderes de Hamas, afectando duramente a la población civil

Por las características de Gaza, su densidad de población y los problemas de infraestructuras y de servicios básicos, ¿le convierten en un territorio especialmente vulnerable para una operación militar como la que está sufriendo?

En Gaza es muy difícil diferenciar entre objetivos civiles y militares. Es un conflicto urbano, donde se lanzan cohetes hacia Israel desde lugares civiles e Israel ataca esos mismos lugares, además de objetivos civiles como por ejemplo edificios públicos como comisarías de policía. Además, en esta escalada militar Israel está bombardeando casas de gente que ellos consideran que son líderes de Hamas. Esas casas están en zonas muy pobladas, afectando duramente a la población civil. En tres días de conflicto, más de 90 personas han muerto y 550 han sido heridas, la gran mayoría personas mayores, mujeres y niños.

¿Qué percepción tiene la población en Gaza: va a producirse una invasión terrestre israelí?

No es fácil de predecir. A día de hoy, los ataques israelíes son constantes y es extremadamente peligroso salir a la calle. Una persona que participaba en uno de nuestros programas de ayuda alimentaria fue muerta en un bombardeo mientras intentaba comprar comida. A su vez, grupos armados palestinos siguen lanzando decenas de cohetes diariamente. Oxfam ha hecho un llamamiento a todas las partes para que acuerden inmediatamente un alto el fuego, acaben con cualquier tipo de violencia contra la población civil y respeten el derecho internacional.

El Ejército israelí se refiere a este tipo de operaciones militares como “cortar el césped”, en cuanto que las lleva a cabo de manera periódica para eliminar las malas hierbas…

Esta ha sido la tercera operación militar israelí en Gaza en menos de seis años. La situación es insostenible. Hace falta una solución a largo plazo. La comunidad internacional tiene que redoblar sus esfuerzos para conseguir una paz justa y duradera que garantice tanto a palestinos como israelíes seguridad y desarrollo. Mientras el bloqueo israelí de Gaza continúe, una política que castiga a toda la población de forma colectiva por los actos de unos pocos, es solo una cuestión de tiempo hasta la próxima escalada militar>>.

Ocho años del bloqueo israelí sobre la Franja de Gaza: “¿Alguien nos va a escuchar si hablamos?”

<“¿Alguien nos va a escuchar si hablamos?”, lamenta Ruaida, una madre palestina que malvive en uno de los lugares con mayor densidad de población del mundo, el campo de refugiados de Yabalia en la Franja de Gaza. Casi siempre es la misma actitud: ausencia de ánimo, impotencia, rabia y luego, las lágrimas.

Llorando, Ruaida señala a su hija Ola de 13 años. Medirá aproximadamente 1,5 metros y pesa solo 26 kilos. “Mira, mira cómo está mi hija Ola. Siempre está cansada y no tenemos dinero ni para hacerle unos análisis. No comemos fruta ni verduras. Cada día, tres veces al día, comemos solo duqqa (semillas) y pan – continúa mientras niega con la cabeza-. La UNRWA [Oficina de Naciones Unidas para Ayuda al Refugiado Palestino en Oriente Medio] nos da tres sacos de harina, arroz y aceite cada tres meses. ¿Tú crees que eso es suficiente?”.



Ochenta por ciento de la población en Gaza depende de la ayuda humanitaria


El 14 de junio de 2007 Hamás tomaba plenos poderes de la Franja de Gaza e Israel imponía más sanciones económicas contra el enclave costero palestino, anulando además la circulación de personas y mercancías al exterior o interior de la Franja. Ocho años después, la situación de la Franja de Gaza se dirige hacia un desastre humanitario. Israel sólo abre de manera intermitente dos de los seis pasos fronterizos, afectando así el suministro de alimentos, combustible y otros bienes.

El 65% de las familias de la Franja de Gaza sufre inseguridad alimentaria y el 80% de la población total depende de la ayuda humanitaria. Las cifras aumentan cada año de bloqueo que pasa y ya van 8 años desde que Israel comenzó a someter a la Franja a un castigo colectivo, práctica prohibida por la ley internacional según señala el artículo 33 del Cuarto Convenio de Ginebra.

Khaled, marido de Ruaida, cuenta que antes del bloqueo sus ingresos eran más que suficientes para mantener a la familia y “mimar” a su hija Ola. Era albañil en Israel y ahora forma parte del 42% de la población activa gazatí que no encuentra trabajo. “Gracias a la UNRWA no nos morimos de hambre, pero no tenemos dinero ni ropa para nuestros hijos y yo cada día estoy más endeudado con la farmacia porque los críos se ponen enfermos, con la compañía de electricidad… Antes dábamos comida y hoy tenemos que mendigar por la calle”.

El bloqueo más largo de la historia” y el más económico

Son palabras del comisario general de la UNRWA, Pierre Krähenbühl: “el bloqueo sobre la Franja de Gaza es el bloqueo más largo de la historia”, pero habría que añadir que se trata también del bloqueo más económico para la entidad que lo impone. Los productos alimenticios, el combustible, los medicamentos… Todo proviene de Israel y se vende en la Franja a precios poco accesibles para sus habitantes.

La exportación era, antes del bloqueo, fuente de ingresos para cientos de miles de familias. La Franja era un importante exportador de aceite, cítricos o fresas. “Antes del bloqueo era todo más sencillo. Recogíamos los productos y con camiones los sacábamos a través del paso de Erez que está aquí mismo. En 2007 lo cerraron y exportábamos a través del paso de Karni, pero al poco tiempo también lo cerraron”. Explica desde sus campos en Beit Lahiya Abu Sha’er que antes del aislamiento israelí exportaba doce toneladas de fresas al año, hoy solo una tonelada.

“El problema es también que los únicos posibles intermediarios para exportar son empresas israelíes que controlan los precios, fijan el precio que les satisface. Por ejemplo, venden el kilo de fresas a 15€ en Europa y a nosotros nos dan 2€. Y, cuando el negocio no les ha ido bien por cualquier cuestión, se deshacen de las fresas y nosotros tenemos que pagar los costes, el transporte y los gastos de desechar el producto”.

Nimer Ghaben dejó de exportar después de la guerra de 2009 contra la Franja, cuando Israel selló todos los pasos. Hoy las verduras que cultiva las consumen en casa, a excepción de una pequeña cantidad que vende en Gaza. “Yo plantaba seis donum de fresas antes del bloqueo. Nos iba muy bien, pero he dejado de plantar porque no puedo cubrir todos los gastos. Solo produzco para el mercado local gazatí. Hoy, todos los gastos han aumentado. Un camión de estiércol para un donum costaba 500 shekel, ahora son 1.500 shekel. El cierre de los pasos nos ha arruinado la vida”>>.

EL REGRESO DE ZAKIA Y MOHAMED

En estos días se decretó una tregua de 72 horas. Jairy y Zakia decidieron volver a su hogar, he aquí la crónica:

<<Como Jairy, miles de gazatíes han ido a comprobar si su vivienda seguía en pie. Zakia Shaban Baker Masri, viuda de 74 años, con voz aguda y la cara luminosa adornada por un velo verde, camina con el corazón encogido en lo que queda de la vivienda familiar.

“En cuanto entré, me puse a llorar”, dice. “Los ahorros de toda mi vida estaban aquí, en mi habitación. Pero ya no me queda nada”, dice esta abuela, que luego regresará a la periferia de Gaza.

La desolación es la misma en el norte del enclave palestino. Mohamed, 22 años, volvió para ver el departamento familiar totalmente reventado e incendiado por los ataques. En la planta baja, deambulan unos gallos perdidos al son de un avión sin piloto que atraviesa el cielo.

“Todo está destruido. Los edificios ya no son habitables. Tendremos que tirarlo todo y reconstruir. De aquí a entonces, no tenemos dónde vivir”, excepto los refugios de la ONU o la familia, asegura.

“Miles de vivienda quedaron totalmente destruidas, a las que se suman todas las que han sido parcialmente dañadas”, dice Mufid Hasayneh, ministro palestino de Obras Públicas. Espera el fin definitivo de los combates para poder iniciar, con la ayuda de fondos extranjeros, la laboriosa reconstrucción de Gaza.

El Ministerio de Finanzas calcula que las necesidades más urgentes de la reconstrucción requieren entre cuatro mil y seis mil millones de dólares.

Los gazatíes de momento esperan y no se proyectan en la reconstrucción. Vienen a tomar el pulso a la espera del fin de la pesadilla.

Un puñado de valientes duermen esta noche entre los escombros, como Jadar al Masri. Ha instalado una colchoneta sobre una losa de hormigón que amenaza con ceder en cada momento. “Es peligroso, pero bueno. Voy a quedarme durante la tregua. Si se reanuda la guerra, volveré” a un refugio. “Todo esto, es una prueba de Dios, pero que nadie se equivoque: nos levantaremos de nuevo”.

La Franja de Gaza está sometida desde 2006 al bloqueo israelí por aire, mar y tierra. En sus escasos 362 km2 y 1.8 millones de habitantes, 43.4% de la población tiene menos de 14 años. La actual ofensiva ha dejado hasta ayer 267 mil 970 desplazados en 90 escuelas de la ONU, más otros 200 mil al menos alojados con familiares o amigos. Según los socorristas locales, mil 867 palestinos murieron y nueve mil 500 fueron heridos>>


Según socorristas locales, en esta ofensiva israelí
mil 867 palestinos han muerto y 9 mil 500 han sido heridos



Ofensiva israelí “justa y Proporcional”, Benjamin Netanyahu


El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, aseguró hoy que la operación Borde Protector fue justificada y proporcional a la amenaza que representa Hamas, al que responsabilizó del sufrimiento en la franja de Gaza tras cuatro semanas de una severa ofensiva militar que dejó casi mil 900 muertos del lado palestino, de acuerdo con la Organización de Naciones Unidas, además de 64 del lado de Israel, tres de ellos civiles.

“Nunca vi una devastación tan masiva”, dijo el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, quien se encuentra en el enclave palestino para hacerse una idea de la situación. “Estoy profundamente consternado por lo que he visto y furioso porque no pudimos evitar lo que pasó”, sostuvo tras visitar el barrio de Sayaiya.



¿Estar en contra de Israel por su actuación en Palestina y frente a sus vecinos árabes, es ser antisemita?

De ninguna manera, ya que semitas, son los descendientes de Sem, hijo de Noé, entre los que se encuentran los palestinos y los árabes.

No pude dejar de observar que mientras se bombardeaba inmisericordemente a los prisioneros del campo de Gaza, los canales History Channel y National Geographic, nos bombardeaban con las series Apocalipsis, El evangelio de los nazis y otras, en donde se presenta la persecución contra los judíos en la II Guerra mundial. Y es por demás conocido, que si Hollywood produce una película aceptable sobre “El Holocausto”; será presentada para el concurso de los Oscares y seguramente se llevará uno.

Personalmente declaro que no tengo amigos judíos, porque los haya rechazado, sino porque los judíos con los que conviví en la universidad y en un doyo, siempre tendían a aislarse con los suyos y era manifiesto el rechazo a los no judíos cuando empezaban a hablar en yiddish. Respeto a los verdaderos creyentes judíos, que están por la convivencia pacífica, como el rabino Abraham Palti. Pero es evidente que lo que desean los actuales gobernantes de Israel es acabar y ahuyentar de sus hogares y de su tierra, a los pauperizados palestinos, utilizando métodos más sofisticados que los utilizados por la Gestapo nazi.

El periodista inglés Rober Fisk, lo define muy bien:

"Cansado de los crímenes de guerra, el mundo empieza a volverse contra Israel"



(1) Milenio Noticias, Desolación Palestina, Guillaume Llavallée-AFP, 7 de agosto de 2014
(2) http://www.eldiario.es/desalambre/Franja-Gaza-Alguien-escuchar-hablamos_0_270873102.html
(3)El Huffington Post, Así es la vida en Gaza, la cárcel más grande del mundo, Carlos Carnicero Urabayen








POST CUMPLE EL PROTOCOLO
PERO IGUAL LO BORRARON


COMENTARIOS CERRADOS
0
0
0
0No comments yet