Check the new version here

Popular channels

El ciclo económico y la visión del mercado.

Bueno voy a empezar a postear textos que tengo por ahi en mi pc que me parecen muy buenos...empezando por el siguiente. Hace rato que estoy en T! y no posteo.. bah solo un post...

EL CEN (CICLO ECONÓMICO NATURAL) Y LA VISIÓN DEL MERCADO.
Alberto Sigales

Hoy la sociedad está al servicio de la economía. Juntos haremos que la economía esté al servicio de la sociedad. ¿En qué nos favorece cambiar carne o lácteos por divisas? ¿A quiénes favorece? ¿Quiénes son los que viven de “comer” divisas y no de comer carne o lácteos?

Hoy la sociedad está al servicio de la economía.
Juntos haremos que la economía esté al servicio de la sociedad.

En las economías primitivas (capitalismo y similares) se afirma sin tapujos
que sólo se “crece hacia fuera”, según dicen sus propios panegiristas.
Cuando dicen “crecer hacia fuera” (algo tan obvio como decir que sólo se
puede “subir para arriba”) en su lenguaje esotérico significa –traducido al
buen romance de los humanos-, “exportar”. Es tan poco posible que algo
crezca “hacia dentro” como imposible es que algo suba “hacia abajo”.

Como primera cosa debemos afirmar que es natural y hasta necesario que ellos
utilicen ese lenguaje obvio pero vacuo, por la necesidad que tienen de no
hablar directamente de lo que se debe hablar. Y, como segunda, que para
intentar explicar lo inexplicable (que es el objetivo de esos señores)
siempre se intente basar en una verdad indiscutible una mentira tan grande
como la que nos quieren imponer. Esta farsa consiste en la necesidad de
creer a ciegas que “sólo se crece exportando”.

“Exportemos, así obtendremos divisas, única forma de progresar”, nos dicen
los primitivos, los apologistas de la economía primitiva.

"Es una realidad que tenemos que reconocer en los pequeños como en los
grandes (países del Mercosur), porque todos vivimos de lo que exportamos
(...), por eso nosotros siempre estuvimos sosteniendo los acuerdos posibles
con la Unión Europea, con el ALCA", afirmó en Ouro Preto el por poco tiempo
pero aun presidente uruguayo Jorge Batlle. "Uruguay es un país que vende el
50 por ciento de sus lácteos a los Estados Unidos y a México, el 73 por
ciento de la carne a los Estados Unidos, y yo salgo de este salón y oigo
discursos fantásticos, pero nadie me compra nada", ironizó.

¿Por qué razón se afirma tan livianamente (como todo lo que dice Jorgito)
que todos, grandes y chicos, “vivimos de lo que exportamos”?

¿En qué nos favorece cambiar carne o lácteos por divisas? ¿A quiénes
favorece? ¿Quiénes son los que viven de “comer” divisas y no de comer carne
o lácteos?

¿Para qué queremos divisas, nombre que se le da al dinero impropio, al
dinero ajeno, sin valor real?

¿Qué necesidad nos suple? A los exportadores de materias prima, ninguna.
Solo nos es útil para re-comprar con valor agregado lo que antes les
vendimos con valor quitado, y también para pagar las interminables deudas
que ellos (los aduladores del capital) nos hacen contraer. No más.

Desde los albores de la civilización toda acción y toda teoría económica se
basó en el punto de vista del mercader, visión que se constriñe a la
aplicación de un axioma muy sencillo: “sólo me enriquezco vendiendo, esto
es, sólo obtengo oro al cambiarlo por lo que poseo”.

Así, el oro es riqueza, la carne y los lácteos no. Entonces, ¿por qué razón
los EEUU nos compran carne, y los mexicanos nos compran lácteos? Ellos no
son tontos, ¿cierto?. Aparentemente ellos se enriquecen importando. Verdad
indiscutible, puesto que obtienen riquezas reales, concretas, materiales
(lácteos) a cambio de nada (divisas). Satisfacen necesidades reales con
mercancías reales, a cambio de nada.

Nunca el ser humano se alimentó del oro, menos hoy que el oro ya no existe
como mercancía de intercambio. En la actualidad, ningún mercader obtiene oro
a cambio de lo que vende. Solamente obtiene billetes o promesas de pago de
valor abstracto, de significado incierto. Sin valor real.

Para el CEN es un hecho la afirmación de que ningún país crece exportando
sus riquezas. Nunca se pudo crecer vendiendo lo que materialmente se
necesitaba (carne, lácteos) a cambio de lo que no suplía necesidades reales
(oro, plata). Mucho menos aún al intercambiarlas por monedas sin valor.

La visión del mercader actual, la idea de que “solo me enriquezco exportando
lo que poseo” es un espejismo, una ilusión.

Esa forma alucinada de ver la economía es el factor común de las economías
primitivas, el unificador de ellas, lo que las iguala. Y ella es la más
elemental de las diferencias con nuestro CEN.

Éste utiliza la visión del productor, “sólo crezco produciendo”, junto con
la del comerciante, “sólo puedo vender lo que se necesita y que ya está
producido” junto con la visión del consumidor “sólo sobrevivo adquiriendo lo
que necesito”. Las tres a la vez.

El mercader no produce, comercia. El mercader no crea, se apropia. El
mercader no genera, especula.

Para el CEN y para cualquier persona con razonamiento, el país que tiene
carne y lácteos es más rico que el que los necesita.

Centro INDEV
Montevideo - Uruguay


Fuente Me llego de una lista de correo de www.attac.org
0
0
0
0
0No comments yet