Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
[b]Luis von Ahm, responsable de las letras y números que aparecen en algunos sitios para loguearse, visitó los estudios de InfobaeTV. También desarrolló Duolingo, la app más exitosa para aprender idiomas[/b]



Cualquier internauta está familiarizado con esas letras y números retorcidos que piden transcribir determinadas web para loguearse o realizar determinada tarea. El guatemalteco Luis von Ahm es el creador de este sistema, llamado Captcha, así como de la aplicación para aprender idiomas Duolingo, que fue nombrada app gratuita del año por Apple en 2013.

En diálogo con Infobae TV, Von Ahm dice que se dio cuenta de que su camino a seguir era el de la innovación tecnológica al crear el código, que hoy es utilizado por miles de sitios web: "Tenía tal vez 20 años y fue por suerte. Hice un proyecto que resultó ser usado por todo el mundo, que eran estas letras distorsionadas que hay que escribir por todo internet, y que le caen mal a todo el mundo, para validar que se es un humano".

"Ese fue mi primer proyecto, es un mal necesario", dijo entre risas.




Von Ahm, de 35 años, señaló que se trató de un proyecto universitario que luego fue utilizado por todo tipo de sitios; sin embargo, no obtuvo ganancias de él: "Nunca hice ningún centavo de eso", dijo.

Luego, sobre la base de los Captcha, realizó otro proyecto que luego fue comprado por Google. "Cinco años después, ya todos los sitios usaban Captcha. Me di cuenta de que alrededor de 200 millones de veces al día alguien escribía uno de esos Captcha. Al principio, me sentí muy orgulloso y después me empecé a sentir mal porque a la gente les caen mal", señaló.

"(Las personas) gastan alrededor de 10 segundos de su tiempo cada vez que ingresan un Captcha: si multiplicamos 10 segundos por 200 millones, resulta que la humanidad está perdiendo alrededor de 500.000 horas cada día haciendo eso por mi culpa", continuó.