1. Entretenimiento
  2. »
  3. Taringa!
  4. »
  5. Info

El Credo: Proclamación de Fe y Simbolo de los Apóstoles


El Credo es una fórmula que contiene lo principal de nuestra Fe. Al decirlo declaramos creer todo cuanto en esta fórmula se contiene




Creo en Dios Padre Todopoderoso



Dios es Nuestro Padre que ha creado todas las cosas y nos llama a Su Reino. Es un Padre lleno de amor que ademas de darnos la vida humana nos da la Vida Divina. Esta consiste en que Dios vive en nosotros y nos transforma en sus hijos.

Dios es el Unico ser de infinitas perfecciones en un grado sin limite: Es eterno, inmenso, sabio, todopoderoso, santo, justo, misericordioso, veraz y fiel.

Veamos que significan estas perfecciones:

- Es Eterno porque no tiene principio ni fin. Ha existido siempre y siempre existira.

" Antes que naciesen los montes o fuera engendrado el orbe de la tierra desde siempre y por siempre Tú eres Dios" (Salmo 82,2).

- Es inmenso porque está en todas partes, en el cielo, en la tierra y en todo lugar.

"¿A dónde iré lejos de tu aliento, a dónde escaparé de Tu mirada? Si escalo el cielo allí estás Tú; si me acuesto en el abismo, allí Te encuentro"(Salmo138, 7-8).

- Dios es sabio porque lo todo: lo pasado, lo presente y lo futuro y hasta los más intimos secretos de nuestro corazón.

"Todo esta patente a los ojos de Aquel a quien hemos de dar cuenta" (Hebreos 4, 13).

- Dios es todopoderoso porque puede hacer cuanto quiere.

"Ninguna cosa es imposible para Dios" (Lucas 1, 37).

- Dios es Santo porque es el bien infinito y por tanto ama el bien y odia el pecado.

"Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre Celestial"(Mateo 5, 48)

- Dios es Justo porque premia a los buenos y castiga a los malos, dandoa cada cual lo que se merece.

"Dios dará a cada cual según sus obras" (Romanos 2, 6)

- Dios es Misericordioso porque siempre está dispuesto a perdonar al pecador arrepentido

" Habia pecado, lo reconocí, no Te encubrí mi delito; propuse: Confesaré al Señor mi culpa y mi pecado" (Salmo 31, 5)

- Dios es veraz porque El es la verdad misma no puede engañarse ni engañarnos.

"El Señor es en todas sus palabras, bondadoso en todas sus acciones"(Salmo 144, 13)

- Dios es fiel porque siempre cumple lo que promete.

"No se retrasa el Señor en el cumplimiento de la promesa" (2° Pedro 3, 9)

En los mandamientos veremos qué actitud tener para con Dios.



Creo en Jesucristo Nuestro Señor



Jesucristo es el Hijo de Dios hecho hombre, es el Salvador prometido por Dios al Pueblo de Israel. Isaías clamaba por el Salvador prometido: "Destilad, cielos, como rocío de lo alto, derramad, nubes, la victoria. Abrase la tierra y produzca salvación"(Isaías 45, 8)

Jesús significa Salvador y Cristo profeta o ungido por el Dios.

Jesús es verdadero Dios y verdadero hombr. "Yo creo que tu eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que iba venir al mundo" (Juan 11, 27)


- Fue concebido por obra del Espíritu Santo en el Seno virginal de la Virgen María.

La Virgen Maria



Ella esperó mejor que nadie al Salvador prometido. Se conservó fiel a la ley del Señor, manteniendo su alma libre de todo pecado. Dios la eximió del pecado original pues queria que la madre del Salvador fuese perfecta.



Fue Crucificado, Muerto y Sepultado

En los 4 Evangelios se describen con detalles los padecimientos del Señor. Haremos un breve resumen:

Terminada la Ultima Cena, Jesús se dirigio a Getsemaní (el Huerto de los Olivos) donde hizo oración y donde sudó gota de sangre. Judas llegó acompañado de soldados y aprendieron a Jesús. Fue condenado a muerte por el gobernador Poncio Pilato quien lo hizo azotar -tambien los soldados le hicieron una corona de espinas-. Cargando una pesada cruz camino por las calles siendo victima de burlas hasta el Calvario. Allí fue crucificado. En medio de atroces dolore murió un viernes a las 3 de la tarde. Al pie de la Cruz, traspasada con una espada de dolor, estaba su Madre, tambien estaba Juan, el discipulo amado y María Magdalena. "El Buen Pastor da la vida por sus ovejas"(Juan 10, 11).
El Cuerpo de Jesús fue colocado en un Sepulcro que ofrecio José de Arimatea.

Descendio a los infiernos

Cuando decimos en el Credo: descendio a los infiernos, significa que el alma de Jesús bajó a ese lugar de espera llamado Seno de Abraham. No se trata del infierno de los condenados. Cristo muerto, en su alma unida a su persona divina descendio a la morada de los muertos. Abrió las puertas a los justos que lo habian precedido.

Resucito de entre los muertos

En la mañana del Domigo Jesús salió vivo y glorioso de la tumba. Durante 40 días se les apareció a los Apóstoles. La Resurrección de Cristo es el más grande de sus milagros, el hecho central de la fe cristiana y también la prueba suprema de la Verdad.

Subió a los cielos y esta sentado a la Derecha del Padre

Jesús despues de 40 dias de su Resurrección, subio a los cielos y se sento a la diestra de Dios para interceder por nosotros. Vendra otra vez en el fin del mundo, lleno de gloria y majestad, para juzgar a los hombres.
El Señor llevo después al cielo a su Madre Santisima en cuerpo y alma.

Ha de venir a juzgar los vivos y los muertos

En el Juicio Universal, pero cuando una persona muere su alma se presenta ante Dios para un juicio personal.



Creo en el Espíritu Santo




Jesús prometio a los Apóstoles el Espíritu Santo. Ellos se reunieron en el Cenáculo, junto a María, para prepararse a recibir esta gran promesa. El día de Pentecostés -esto después de 50 dias de Pascua- se sintió un gran ruido y bajo sobre ellos el Espíritu Santo en figuras de lenguas de fuego.
El Espíritu Santo santifica a la Iglesia. A los cristianos les ilumina la mente para conocer la verdad que Cristo enseñó, da fortaleza para resistir al mal e inspira actos nobles y heroicos. Los cristianos que han alcanzado una vida Santa han recibido ayuda del Espíritu Santo. Por eso debemos tener un gran aprecio a la acción del Espíritu Santo.



Creo en Iglesia Católica




El Espíritu Santo continúa la obra salvadora de Cristo llamando a todos los hombres a incorporarse a la Iglesia para conducirlos al cielo. La Iglesia es el nuevo Pueblo de Dios que con Jesús Resucitado y animada por el Espíritu Santo camina hacia el Padre.

Iglesia de Dios y de los hombres

La Iglesia es divina porque fue fundada por Cristo, pero humana porque esta compuesta por hombres y la afectan, por lo tanto, los defectos cosas humanas.
No solo los que viven en la tierra pertenecen a la Iglesia, también forman parte de ella los santos del cielo y las almas del purgatorio.



Creo en la Comunión de los Santos



La union de la Iglesia Militante (de los vivos), Sufriente (de las almas del Purgatorio) y Triunfante (de los santos del Cielo) se llama "Comunión de los Santos". En la Comunión de los Santos participamos los méritos de Cristo, de la Virgen, de los Santos y de los hombres que viven en gracia.
La Comunión de los Santos quiere decir que todos los fieles cristianos, como miembros de un mismo cuerpo que es la Iglesia, tienen parte mutuamente de los bienes espirituales; los vivos podemos orar por las almas del purgatorio y unirnos con los santos del cielo que pueden interceder por nosotros.



Creo en el Perdón de los pecados.




Cristo dió a los apóstoles el poder perdonar los pecados cuando les dijo: "Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, le quedan perdonados; a quienes les retengáis le seran retenidos"(Juan 20, 22-23).
El Baustismo es el primero de los sacramentos del perdón. Dijo Cristo: El que crea y sea bautizado, se salvará (Marcos 16, 15-16).
Por voluntad de Cristo, la Iglesia posee el poder de perdonar los pecados de los bautizados y ese poder lo ejercen los sacerdotes en el Sacramento de la Penitencia. "No hay nadie tan perverso y culpable que no deba esperar con confianza su persón siempre que su arrepentimiento sea sincero"



Creo en la Resurreción de la Carne



La vida del hombre en esta tierra es breve. David lo considera cuando dice: "Los días del hombre duran lo que la hierba, florecen como flor del campo que el viento la sopla y ya no existe" (Salmo 102, 15)
Llegará el momento de dejar este mundo para partir a la Casa del Padre. El Señor nos dice que estemos siempre bien dispuestos: "Estad preparados porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del Hombre, Cristo"(Lucas12, 40).
No sabemos dónde, cuándo ni cómo moriremos. Esto nos indica que hay siempre hay que tener el alma en gracia para cuando llegue el momento.
Por la muerte el alma se separa del cuerpo, pero resucitaremos y Dios devolverá la vida icorruptible a nuestro cuerpo, reuniéndolo con nuestra alma. Así como Cristo resucitó, todos resucitaremos en el último día. Unos resucitarán para la vida de eterna felicidad en el cielo y otros para la condenación eterna.



Creo en la Vida Eterna



El Cielo

Los que mueren en gracia y la amistad de Dios y estan perfectamente purificados, viven para siempre semejantes a Dios porque lo ven cara a cara (Cor 13, 12)
Esta vida perfercta con la Santísima Trinidad, con la Virgen María, los ángeles y todos los bienaveturados se llama cielo
Ni el ojo vio, ni el oido oyó, ni vino a la mente del hombre lo que Dios tiene preparado para los que lo aman" (1° Corintios 2, 9)

El infierno

La enseñanza de la Iglesia afirma la existencia del Infierno y su eternidad. Las almas de los que mueren en estado de pecado mortal descienden a los infiernos inmediatamente después de la muerte La pena principal del infierno consiste en separación eterna de Dios en quien únicamente puede el hombre tener la felicidad.
"Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición" (Mateo 7, 13)

El Purgatorio

Los que mueren en la gracia de Dios, pero inperfectamente purificados, aunque estén seguros de su eterna salvación, sufren, después de su muerte, una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo.
La Iglesia ha honrado la memoria de los difuntos y ha ofrecido sufragios en su favor, en particular el sacrificio eucarístico para una vez purificados puedan llegar a la visión de Dios.
Obra santa y piadosa es orar por los muertos, para que fuesen absueltos de sus pecados (2° Macabeos 12, 46)



Amén


Termina el Credo con la palabra "Amén". Esta cortísima palabra tiene un profundo significado quiere decir: "yo creo". Cuando en Misa decimos Amén al final de la oracion resume y confirma la primera palabra "Creo".



Espero que le haya gustado y servido

(La información de este post la saque de un libro titulado "Oremus")


0
0
0
0No hay comentarios