Check the new version here

Popular channels

El cristianismo visto por un filósofo (2)

Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos… Así que, por sus frutos los conoceréis.
Mateo 7:17-18, 20


Apreciar los frutos y rechazar el árbol
El cristianismo visto por un filósofo (2)


Taine escribió con una evidente sinceridad un elogio al cristianismo, pero él mismo no era cristiano. El Evangelio, el «viejo» Evangelio, como lo llamaba, sólo era para él una ayuda para la vida social. En cierto sentido, las afirmaciones de este filósofo del siglo 19 siguen siendo actuales. Incluso si el hombre se vale de tantos progresos intelectuales y técnicos que han surgido desde entonces, ¡qué caída en cuanto a su equilibrio moral!
No obstante, detenerse en el punto de vista de Taine es rebajar el Evangelio a la pobre medida del hombre. Este filósofo rinde homenaje a todos los efectos de los cuales se ha beneficiado el mundo gracias a la influencia del cristianismo, pero no trata de acercarse al Cristo del Evangelio. Aprecia sus frutos, pero no reconoce el árbol. ¿No le parece ilógico aceptar los evidentes efectos benéficos de una revelación divina tan completa, y al mismo tiempo desconocer al que la dio? Cuántas personas, al igual que Taine, no pueden negar la evidencia del mal incurable que mina la humanidad, pero ignoran voluntariamente que Dios envió a su Hijo al mundo para salvar a los que creen en él. Dios pone a disposición de cada uno una salvación completa y eterna.
Incluso si la influencia bienhechora del Evangelio es innegable, su objetivo y su consecuencia no es mejorar la sociedad. Él se dirige a cada uno, individualmente, para darle a conocer a Jesús, el Salvador.
0
0
0
0No comments yet