Check the new version here

Popular channels

El cristianismo visto por un filósofo

En otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), comprobando lo que es agradable al Señor.

Efesios 5:8-10

Un gran par de alas

Esto fue lo que escribió Taine, filósofo e historiador francés del siglo 19: «No podemos evaluar el aporte del cristianismo a nuestras sociedades modernas; introdujo el pudor, la dulzura y el respeto por el prójimo, defiende la honestidad, la confianza y la justicia. Ni el razonamiento filosófico, ni la cultura, ni la literatura, ningún código, ninguna administración ni gobierno podrían reemplazarlo en este papel.
El cristianismo todavía es, para 400 millones de criaturas humanas (dos mil millones hoy), el gran par de alas imprescindible para elevar al hombre por encima de sí mismo, por encima de su penosa vida y de su horizonte cerrado; para conducirlo, a través de la paciencia y la esperanza, hasta la serenidad; para llevar, además de la templanza, la pureza y la bondad, hasta la abnegación y el sacrificio.
A medida que las alas desfallecen o que la gente las rompe, la moralidad pública y privada se degrada, el egoísmo brutal o calculador crece, la crueldad y la sensualidad se instalan, la sociedad se vuelve un lugar siniestro y malo.
Sólo el cristianismo puede impedir que nos deslicemos por esa pendiente fatal, frenar el deslizamiento insensible por el cual, inevitablemente y con todo su peso original, nuestra raza se va hundiendo en lo más profundo. El viejo Evangelio es todavía hoy el mejor auxiliar del instinto social».
Los cristianos deberían ser la sal de la tierra (Mateo 5:13). Pero, ¿qué ocurre si la sal pierde su sabor?
0
0
0
0No comments yet