Check the new version here

Popular channels

El Despertar de la Conciencia 1. Origen y Evolución

El Nuevo Despertar de la Conciencia, Orígenes y Evolución

Hola queridos, soy Xavier Arriarán del Pensamiento Positivo y hoy vamos a empezar una serie sobre E Nuevo Despertar de la Conciencia. El tema da para mucho, por lo que será mejor no perder tiempo.


link: http://www.youtube.com/watch?v=tG7sKaE09-s&feature=youtu.be


El Origen: el Big Bang

Desde el origen del Universo, o al menos el origen del que nos han hablado, el Big Bang, hace unos 13.700 millones de años, una bestial irrupción de materia lo comenzó todo. Expandiéndose hacia el infinito, el espació y el tiempo empezaron su existencia.

En realidad, puede ser más complejo que todo esto. Puesto que si se expandió hacia el infinito, el infinito debería existir antes, para poder ser ocupado después. O podría crearse a medida que se experimentó la materia.

O ser como una reglada graduada infinita, que a medida que se expandió el Universo, las marcas en la misma se fueran espaciando entre si. Aunque continuase siendo igual de infinita con, o sin materia.

O podría no ser infinita, sino formar parte de un sistema más complejo, no apreciable desde nuestra perspectiva racional. Quiero decir que no es una ecuación cerrada, puede haber múltiples opciones. Que exista un antes y un después, es solo una de las alternativas

La Radiación de Fondo de Microondas, el Eco del Big Bang

Lo que interpreta la ciencia, lo sabemos, en gran parte, por la radiación de fondo de microondas. Una frecuencia descubierta en 1965, que abarca todo el Universo. Y por la distancia a la que se observa, provienen de poco después del inicio cósmico. Viene a ser la reminiscencia que queda del brutal estallido.

Imagínate el castañazo que debió ser, que 13.700 millones de años después, aún podemos percibir su eco. Por eso la evolución, porque si en ese momento ya hubiésemos estado allí, nos habríamos quedad sin orejas. Por lo menos.

La Aparición de la Materia Primigenia en el Universo

Primero fue un magma primigenio, formado por partículas elementales (electrones, fotones, cuarks, neutrinos, gravitones, gluones y cosas más raras), en los primeros microsegundos. A partir de cuarenta microsegundos, cuando la temperatura bajó hasta un aceptable billón (con b) de grados, se formaron, por la unión de los cuarks, los primeros protones y neutrones.

Más tarde, se unirán en átomos, y después en moléculas. Más que una freidora eléctrica cósmica, era un horno nuclear: después del primer segundo el Universo tenía una temperatura de 10.000 millones de grados. El ensamblaje de elementos fue permitido por las características de las sucesivas temperaturas.

Al principio, las cuatro fuerzas de la física no pudieron entrar en escena. Las grandes temperaturas lo impidieron. La fuerza nuclear une los núcleos atómicos, la fuerza electromagnética sostiene la adhesión de los átomos, la fuerza de gravedad regula la atracción a gran escala y la fuerza nuclear débil funciona a nivel subatómico.

A medida que el Universo fue enfriándose, empezaron a actuar escalonadamente. En una forma ordenada. Desde un caos colosal e inaudito, hasta las formas más elaboradas creadas desde elementos básicos. Todo se organiza, se hace más complejo y progresivamente más eficaz. Y se pasa a otro nivel en que vuelve a empezar el juego.

En el primer minuto, la temperatura descendió a 1.000 millones de grados, y se formo el primer núcleo atómico, el del helio. Y en pocos minutos, el Universo estará formado en un 25% por núcleos de helio, y en un 75% por núcleos de hidrógeno.

Y tendrán que esperar varios cientos de miles de años a que la temperatura baje a unos 3.000 grados. Poca cosa. Entonces la fuerza electromagnética entrará en funcionamiento y hará orbitar los electrones alrededor de los núcleos. Y se formarán los primeros átomos de hidrógeno y helio.

Los Ciclos Evolutivos

Cien millones de años después (que es un poco más que poca cosa, pero menos que mucha cosa… no sé si me explico), los átomos corriendo como chiqutilios saliendo de la escuelia, han ido haciendo amiguitos, y corre que te pillo, han ido agrupándose. Forman cúmulos, en los que comienza a activarse la fuerza de la gravedad. Se empieza a colapsar la materia y ya la tenemos liada. Y lo que te rondaré, morena.

Se crean cúmulos de galaxias, y vuelta empezar. En ellas se forman cúmulos de estrellas, y vuelta e empezar. Alrededor de las estrellas, se forman planetas y asteroides, y vuelta a empezar. En los planetas, se desarrolla en mil variadas formas la materia, y vuelta empezar. Y en nuestra casita planetaria, se forma la vida, salimos nosotros, y aquí ya no, aquí se armó la Dios es Cristo.

La Evolución Cíclica Se Sobrepone al Azar

El azar solo parece existir cuando examinamos pequeños espacios de tiempo. Cuando los observamos con mayor perspectiva, comprobamos que todo sigue un patrón. Todo se va ordenando y haciéndose más y más intrincado, y más funcional en su ambiente. Hasta un punto en que, en una escala superior, vuelve a empezar la secuencia. Y siempre ha sido así, una y otra vez.

Somos Energía Unida al Universo

Como energía estamos conectados con el Universo. Pero incluso en nuestro aspecto físico, somos parte de él: Nuestros átomos se formaron con elementos de los hornos nucleares en las primeras estrellas, que en extraordinarias explosiones se expandieron hacia el infinito.

El oxigeno y el carbono que nos forma, el calcio de nuestros huesos, el hierro de los glóbulos rojos, todo excepto el helio y el hidrógeno, nació de la muerte de los astros que nos precedieron. En nuestras células tenemos agua que alguna vez estuvo en los primigenios océanos.

Los genes que nos hacen humanos, son comunes en un más de un 99% con nuestros hermanos primates. El cerebro, complejo ordenador biológico, conserva los mecanismos de otras especies ancestrales, anteriores a nosotros, que la aventura de la existencia ha trasformado en personas.

Y nuestra gestación, desde los gametos al feto, reescriben, en un suspiro de meses, el milagro de la vida y su evolución. Siguiendo un patrón. Desde la visión del espécimen animal, no dejamos de ser parte del Todo. No estamos más allá, ni somos menos que nada en el Cosmos. Viajamos con él.
La Manipulación de la Ciencia por el Poder

La ciencia, en muchos casos, se base en teorías, no en hechos, pero incluso así, infinidad de hechos no se tienen en cuenta, se apartan, esconden u omiten, pues no encajan con la teoría.

Es palpable y abrumador el subjetivismo científico con respecto a aspectos molestos para el modelo dominante. La censura es brutal y evidente en infinidad de los llamados paradigmas oficiales.

Y no hablamos solo de fósiles, herramientas o evidencias arqueológicas datadas decenas y cientos de miles de años antes de las teóricas fechas aceptadas como válidas. Sino en la propia aparición de la vida. Tanto a nivel molecular, como de la especie humana.

El Inicio de la Vida

Hasta donde sabemos, partiendo de elementos existentes en nuestro planeta hace más de tres mil millones de años (metano, amoníaco, hidrógeno y vapor de agua) y por medio de impulsos eléctricos (rayos), pudieron crearse aminoácidos.

En 1952 fue probado en laboratorio por el químico Stanley Miller. Aminoácidos surgidos por acciones puramente químicas y mecánicas. La base de las proteínas, base a su vez, de cualquier tejido “vivo”. En realidad, uniones de átomos simples, moléculas.

Del mismo modo, también conocemos como, en los pantanos primigenios esas moléculas se fueron organizando. Partiendo de moléculas hidrófugas e hidrófilas aglutinadas, que repelen o atraen el agua, se fueron estructurando. Los constantes cambios de temperatura, frio calor, y humedad y sequía, fueron el catalizador en esas microscópicas masas apelotonadas.

Las que repelían el agua, en el exterior del cúmulo de moléculas, y las que la atraían, en el interior. Configurando nuevas formas encerradas en sí mismas. Membranas que conservaban y aislaban lo interno de los peligros externos. La base de las primeras células.

Los primeros organismos vivos no sabían que tenían que hacer para sobrevivir, ni tenían la capacidad para comprenderlo. Sencillamente, los mecanismos que fueron creándose permitieron que unos transmitiesen su continuidad, y otros despareciesen. La famosa selección natural, perecen los que no se adaptan. No hay ningún tipo de destino o designio divino en ello.

Los Ciclos Eternos de la Conciencia

Lo que ocurre es que solo lo contamos los descendientes de los que transmitieron su genética. Y a partir de aquí, fueron haciéndose más y más complejos. Organizándose en patrones repetidos una y otra vez desde el supuesto inicio cósmico. O sea, mayor organización, mayor complejidad, mayor efectividad. Aunque al revés, a veces también funciona.

La Diversificación de las Formas Vivas

Formas vivas, que fueron extendiéndose y diferenciándose. Desde las que utilizaban la luz solar filtrada por el agua y el gas carbónico de las fermentaciones, la fotosíntesis. Y las que utilizaban el oxigeno y las sustancias energéticas excretadas por las anteriores, la respiración. Estas, obviamente, necesitaban trasladarse hasta sus fuentes de sustento. El origen del mundo vegetal y el mundo animal.

Las Inconsistencias de la Versión Oficial

Sin embargo, el paso clave antes de todo esto, el que permitió la réplica celular, la milagrosa duplicación de la vida, nunca es explicado de forma convincente. La macromolécula conocida como ADN, que lleva la información, y el RNA, que la interpreta y replica, aparecen como por ensalmo. No nos muestran ni el momento, ni el proceso por el que se pudo ensamblar y germinar su complicadísima e inmensa estructura.

Según James F. Coppedge, director del Centro para la Investigación de Probabilidad Biológica de la Universidad de Northbridge en California, si una proteína tiene un mínimo de 239 moléculas, la probabilidad de su creación es de 1:10 elevado a 23 (100.000.000.000.000.000.000.000). Un 1 y 23 ceros detrás

Pero cuando hablamos, por ejemplo, de la forma de vida más simple, la bacteria, la cifra se dispara hasta lo imposible, se pone feo, tirando a guarro. El profesor Harold Morowitz, físico de la Universidad de Yale, pulsó una tecla disonante con el modelo aceptado.

Descubrió que la probabilidad de que de la nada surgiera una bacteria por casualidad, era tan pequeña, que el espacio de tiempo desde el Big Bang, (en esos momentos calculado en unos 15.000 millones de años), desde la creación del universo, no sería, ni de cerca, suficiente.

Hay que señalar que estos datos son usados profusamente por fundamentalistas fanáticos de diversas religiones. Para argumentar, en un razonamiento inconsistente, que por lo tanto solo pudo ser Dios quien crease la vida: O conmigo, o contra mí. Eso es demagogia sin ningún valor.

Pero continuando con el tema, en base a teorías matemáticas, la cantidad de probabilidades de creación de la vida, llegaría a ser mayor que el número de átomos del Universo, que está estimado en 10 elevado a 79 (un 1 seguido de 79 ceros).

La Ciencia Como Herramienta del Poder Dominante

Y si creemos que el Universo que conocemos por medio de la ciencia oficial, es lo único que existe, bueno, pues está difícil la cosa. Los números cantan. En este caso, también es necesario tener fe, creer en lo que no se puede ver, ni demostrar, ni comprobar.

En su convicción de su superioridad intelectual, la ciencia ni siquiera reconoce sus limitaciones. El extraño fenómeno de la energía oscura fue descubierto en 1998 debido al estudio de las explosiones de las supernovas. Pero después de la misión Planck de la Agencia Espacial Europea del 2009, se logró medir con mucha exactitud el eco del Big Bang.

Y a partir de los datos revelados, descubrieron que solo el 4,9% del universo es materia visible (estrellas, galaxias, gas y polvo), el 26,8% (21 % según otras apreciaciones de 2010), es lo que, al no tener explicación, denominaron materia oscura, y el restante 68,3% (70 % según esas nuevas mediciones) energía oscura.

La Manipulación Científica por las Élites del Poder

Materia oscura, energía oscura, no sabemos que es, pero le ponemos una etiqueta: Evidentemente no pueden hablar de otras dimensiones, ni de conciencias acrecentadas, ni de realidades alternativas. Ni de otras posibilidades. Eso quedaría fuera de su dogmático espectro comprobable y medible por la microscópica conciencia racional humana.

Te dicen que queda en el campo de la materia de debate. Pero sin debate. Resumiendo, según ellos mismos, de más del 90% de su Universo, no tienen ni puñetera idea de lo que es. Pero eso sí, los otros están equivocados. Y esto no son teorías de la conspiración, es en base a sus propias mediciones.

Y siguiendo con el tema que nos atañe, desde los estamentos oficiales de la ciencia, la nueva religión, ni se explica la misteriosa aparición de la vida, ni se cuestiona su evidente improbabilidad. Se corre un tupido velo. Se pasa de puntillas, intentando que no nos fijemos en ello.

Ahora nos dicen que fue el azar, donde antes nos decían que fue Dios. Más de lo mismo. Y siempre desde las jerarquías del poder, sea éste cual sea. Las élites no cambian con los tiempos, solo mutan las formas, las máscaras. Este es un mal que llevamos milenios sufriendo.

Manipulación, Ciencia y Élites Jerarquícas

Y no nos confundamos, el problema nunca ha sido la ciencia, para nada. La ciencia como tal es una extraordinaria herramienta desarrollada por el lógico proceso evolutivo humano. El problema es cómo se utiliza. O más bien, quien se arroga el derecho de hablar por medio de ella en modo exclusivo.

Como los Sumos Sacerdotes antes, los organismos oficiales controlados por el poder dominante, hablan en nombre de la ciencia. Y se silencia a las voces disonantes. Desde que sabemos que existen las civilizaciones, el poder ha manipulado la verdad para sumirnos en una esclavitud que llamamos realidad.

Evolución, Origen y Conciencia

Por ello, primero debemos llegar hasta la aparición histórica de las civilizaciones. Y aparecen, valga la redundancia, con lo que se llama Historia. Antes viene la Prehistoria… esta era fácil. Esta visión histórica es la que nos han transmitido de forma oficial como la única a tener en cuenta. Veámosla:

Para no enredarlo más, nos podemos saltar el proceso evolutivo desde las primeras formas de vida. Somos, por orden ascendente, animales bilaterales, celomados, deuterostomos, craniados, gnatostomos, ripidistios, tetrápodos, amniotas, mamíferos, primates, haplorrinos, simios, catarrinos, hominoides, homínidos, homo, y finalmente homo sapiens sapiens. Es una lástima que esto no lo podamos poner en las tarjetas de visita. Vestiría mucho tanto título. Di que no.

Las condiciones, medidas, constitución y unas proporciones de lo puramente orgánico con lo mineral, confieren a la Tierra un contexto de ambientes en transformación incesante. Lo que hace obligatorio que todo lo vivo cambie y se vaya adaptando a su entorno, o desaparezca.

Ascensión a la Conciencia Social

Pero una vez llegados a un punto evolutivo determinado, como en nuestro caso al alcanzar la conciencia social, la selección natural deja de tener un efecto apreciable. Nuestro cuerpo ya no cambia con la rapidez que lo hace nuestro comportamiento. Los lazos sociales crean un sistema de relaciones que hace innecesaria la eliminación de los no adaptados.

Los que hasta entonces morían por múltiples razones, como defectos congénitos, enfermedades, accidentes o vejez, ahora son protegidos por la comunidad. Muchos de los que antes eran desechados, ahora pueden sobrevivir y traspasar sus genes. Por eso, a diferencia del resto los animales, cada vez somos más diferentes entre nosotros.

El Regreso a la Ley de la Selva

Aunque en una clara regresión, con el actual neoconservadurismo globalista, mal llamado liberalismo (que es una corriente política arcáica del S. XVIII), parece que intentan devolvernos a la Ley de la Selva, millones de años atrás. Que solo sobreviva quien pueda pagárselo: volver al añorado macho Alfa dominante de la manada.

Paraíso de cuando los machos mamíferos dominábamos el mundo. Cuando entrabas en el saloon con tus pistolas al cinto, y se hacía un silencio solo roto por el sonido de tus espuelas, caminando hacia la barra: Clink, clank, clink, clank. Todo el mundo sabía que había entrado el huevazos, ¡Si señor… que tiempos! Pero no adelantemos acontecimientos.

De la Selección Natural a la Selección Cultural

De la selección natural, pasamos a la selección cultural. Es la no adaptación a los nuevos conocimientos la que crea la exclusión. Lo que vamos aprendiendo y asimilando, crea las diferencias, los avances, frente a otras comunidades o individuos. La selección acabará aplicándose sobre los marginados, las clases desfavorecidas, o las regiones menos desarrolladas. Progreso, progreso… no sé yo sí

Ciclos y Fractales

Siguiendo el patrón que vemos reproducirse por ciclos desde el inicio de los tiempos. Al alcanzar un desarrollo avanzado, este se acelera para pasar a un nuevo estado. Repitiéndose como un fractal, en el que lo más minúsculo vuelve a duplicar el patrón de lo más grande. Macrocosmos y microcosmos. Y un cambio en la parte más pequeña, afectará, por réplica, al conjunto en su totalidad.

De los Homínidos a la Conciencia Humana

A lo largo del Paleolítico se produce una transformación entre los simios homínidos y los humanes conscientes (género homo, nosotros). Hasta la propia ciencia habla del eslabón perdido. Un componente no encaja de nuevo, o faltan piezas. Hace menos de tres millones de años nos dicen algo ocurrió, que lo cambió todo.

Estos primates empezaron a crear herramientas. En cierto que algunos animales, como determinados monos, utilizan piedras para romper cocos o frutos. Otros también limpian de hojas una rama para utilizarla como palo y extraer hormigas del interior de los hormigueros. Ciertas aves rapaces lanzan desde las alturas piedras para romper los huesos de sus presas y poder comer su tuétano.

Pero nuestros antepasados iniciaron un camino inexplorado: utilizaron una piedra para golpear otra piedra, y obtener un nuevo objeto para su uso. O sea, utilizaron una herramienta para crear otra herramienta. Ningún ser, que sepamos, lo había hecho antes, ni volverá a hacerlo, hasta día de hoy, excepto nosotros ¡OEEOEOEOEEE!, ¡Toma, Tiranosaurus!

La Creatividad y el Despertar de la Conciencia

Los antropólogos dicen que lo que nos hizo humanos fue la creatividad. La capacidad de concebir algo que no existe, en la mente, y traerlo al mundo físico. Materializarlo en esta realidad. El pensamiento fue el creador, no la materia. Y siempre lo hemos sabido, aunque no lo recordemos. O nos lo hayan hecho olvidar.

Los cazadores recolectores sapiens fueron avanzando por la existencia con una mano delante y otra detrás, para taparse las vergüenzas, mientras no se los comían los bichos malos. Por eso la evolución nos dotó de dos extremidades superiores. Para taparnos lo de hacer pipí y popó.

Bueno, seguro, seguro, no estoy, pero tiene lógica. Si no deberíamos haber desarrollado una lengua monstruosa para ese fin, para cubrirnos las partes nobles. Y no nos cabría en la boca. Sería asqueroso todo el día con eso colgando por el bajo vientre. Ya te digo, la Naturaleza es sabia. Es como las lentejas, o las tomas o las dejas… a ver, deja los brazos.

Puesta cada cosa en su sitio, hemos dejado a los cazadores recolectores humanos camina que te caminarás. Los referentes de los cazadores recolectores, por cierto, vaya tontería de nombre, el que se lo puso se quedó tranquilo… ¡Holaaa, soy un cazador recolector! Desde luego, la idea no fue suya, seguro.

El Dios Primigenio, la Naturaleza

Total, los referentes de estos sujetos no son Dioses, tal como los entendemos, son fuerzas que podrían ser vistas como sobrenaturales, pero que son reales. Son el sol que trae la vida, son la luna que rige el tiempo, son la lluvia y los rayos que no entienden, pero que está allí. Y son lo que está más allá de su comprensión, pero que forman parte de su realidad. De su mundo cotidiano.

Según los últimos descubrimientos en base a pruebas de ADN, provenimos de un solo individuo africano de hace unos 200.000 años. Miles de generaciones de sapiens fueron turnándose antes de llegar a nosotros.

Y en su odisea por sobrevivir tuvieron que ir aprendiendo de la naturaleza para poder continuar su andadura. Necesitaron reconocer que tipos de frutos eran comestibles, y cuando estaban maduros. En qué momento vendría el frio, el fin de los alimentos y la migración de los animales.

Cuando se producirían las lluvias y la floración de las plantas con sus frutos. Hacia dónde y en qué momento desplazarse, huyendo del frio y el hambre. Y no tenían GPS, ni mapas, ni referencias. Y aunque te parezca imposible, ¡ni tele, ni teléfono móvil! Es un milagro que sobreviviesen sin ADSL. Pero esa es otra.

El Dios Solar

La luna fue su primer calendario, de llena a nueva, aunque cambiaban las estaciones en plazos más largos. Sin embargo, el sol que salía por el horizonte, llegaba a ascender a lo más alto cuando hacía más calor. Variando el punto de salida sobre el horizonte. E iba descendiendo a medida que el frio y la escasez aumentaban.

El Fin de la Vida en el Solsticio

Por el efecto de la rotación y la traslación, al llegar al punto más bajo, durante el solsticio de invierno, durante unos días, especialmente entre el 20 y el 25 de diciembre, apenas es perceptible su variación sobre el horizonte. Parece que no se mueve. Solsticio viene del latín “solstitium”, de “sol” y “statum” o “sistere”, o sea, cuando el sol está estático.

Cada día, el sol se mueve aproximadamente un grado, del este hacia el sur sobre el horizonte, durante su migración hacia el solsticio de invierno, en el hemisferio norte. Pero durante esos días, sin las herramientas adecuadas, casi no es apreciable su desplazamiento al ojo humano. Después vuelve a subir al firmamento, en su camino de elevación hacia el norte, hacia la primavera.

Entre el solsticio, entre el 20 y el 23, y el día 25, puede haber una diferencia en el punto de salida, próxima a los 3 minutos y medio de arco. Si tenemos en cuenta que un grado tiene 60 minutos, es fácilmente comprobable la ralentización del movimiento de la salida del sol sobre el horizonte.

A partir de entonces vuelve a acelerarse hasta su ritmo normal de alrededor de un grado diario. Aunque son perceptibles esas pequeñas variaciones en la salida del sol durante los solsticios, eran prácticamente imposibles de distinguir para los primitivos cazadores recolectores. De ahí su creencia de que el sol quedaba parado, muerto, al finalizar su descenso invernal.

Si después de llegar a lo más bajo, el astro que traía la vida no volvía a ascender, sería el final para ellos. No volverían ni el calor, ni los frutos, ni los animales. Esperaban esos días de incertidumbre, de aparente inmovilidad solar sobre el horizonte, con el deseo de la celebración del renacimiento de la vida. La celebración más importante en su mundo: morir o renacer.

La Conspiración Manipulada del Renacimiento Solar

Las autoridades de diversas civilizaciones muy posteriores, lo falsearían y convertirían, unos tres días después del solsticio de invierno, el 25 de Diciembre, en efemérides de nacimientos de Dioses. Y de resurrecciones.

En el recuerdo manipulado de la recuperación y ascensión del astro solar. Convertido en el mito de la vida, la muerte y la resurrección de Dios. Obviamente, en el hemisferio sur sería al revés, durante el solsticio de junio, al ir al contrario las estaciones.

Imagínate a nuestros amigos cazarecolectores (así está mejor), con cara de estreñimiento esperando a ver si el sol se muere del todo o no. Recuerda que no tenían tele, ni guasaps, ni nada de nada. Y tenían toda la noche para mirar lo único que estaba abierto a esas horas, las estrellas, antes de la salida del sol. Eran como los afters hours primitivos.

Otro Mito Manipulado: La Estrella y los Tres Reyes

Durante incontables generaciones, que debe ser mucho tiempo, más o menos, vieron como Sirius, que en realidad es una estrella binaria, se anticipaba a la salida del sol. La noche anterior al 25 de diciembre, Sirius sale por un punto muy cercano al orto solar.

El orto… ¡Por favor, pero que feo suena, pero que palabrotrota!...decía que el orto es el punto por el que sale el sol sobre el horizonte, el ocaso es por el que se pone. En este caso no es el punto exacto, pero es muy aproximado.

Aunque no es el lugar preciso, serviría como referencia, puesto que Sirius es la estrella más brillante vista desde la tierra. Además, siguiendo el desplazamiento de las estrellas sobre la bóveda celeste, Orión aparece antes que Sirius. Y las tres estrellas del cinturón de Orión se alinean con Sirius. Aunque no estén perfectamente en línea recta, trazan un eje más que aceptable.

Esto ocurre, con pequeñas variaciones, antes y después, durante bastantes días. No es un fenómeno de una fecha en especial. Pero utilizando el sentido común, vemos como tiene todos los elementos para que quedase fijado en la memoria de los antiguos humanos:

Primero, en esa fecha estaban pendientes de los cielos de una manera especial, en espera de la resurrección solar. Algo de extraordinaria, o más bien vital, importancia para ellos.

Segundo, Sirius es la estrella más resplandeciente, la que más fácilmente podían reconocer. Y en esos días, siempre aparecía antes que sol, y casi por el mismo lugar que este.

Tercero, Sirius venía precedida por tres estrellas casi alineadas con ella. Marcando el sitio. Otro punto para enlazar en la memoria.

Y cuarto, tuvieron un dilatado espacio de tiempo como especie, para observarlo y recordarlo. Y casi en exclusiva, en medio de las frías noches, sin interferencias de otro tipo, exceptuando las nubes.

El Subconsciente Manipulado por Las Élites

Bombardeados por generaciones con la misma información, que estos hechos quedasen grabados en el subconsciente colectivo, es casi una consecuencia natural.

Fue muchísimo después, con las civilizaciones, los imperios y las religiones, cuando las élites inventaron el mito de los tres reyes, sabios, magos o astrólogos que seguían a una estrella del Este que marcaba el lugar del nacimiento del Hijo de Dios.

Las Constelaciones y la Conciencia Humana

Igual que con las constelaciones zodiacales. Los humanos tuvieron que relacionar los grupos de estrellas que aparecían en el cielo durante el año, con los fenómenos que ocurrían en ese momento. Fenómenos como las lluvias, las sequías o el frio, que marcaban sus vidas.

Siguiendo la bóveda celeste con la traslación alrededor del sol. Y para reconocerlas debieron vincularlas con imágenes familiares, como de animales o personas. Para que al volver a verlas en años posteriores, poder predecir cuándo germinarían las cosechas salvajes, o cuando deberían migrar huyendo de las nieves.

Aunque debido a la precesión de los equinoccios, un tema que trataremos más adelante, la posición de las constelaciones va cambiando en relación al momento del año. Variando un grado cada 71.6 años, lo que es igual a 30º cada 2148 años. O sea, cada 2148 años se ve, en el mismo día del año, una constelación diferente.

Con lo cual hay que suponer que las interpretaciones que hacían los cazadores recolectores, no tendrían nada que ver con las que miles de años después harían los astrólogos. Puesto que la posición de los animales o personajes en los cielos, no coincidirían con las estaciones que verían unos u otros.

La Civilizaciones y el Poder Inventaron el Zodiaco

Desde las primeras civilizaciones babilónicas que reinventaron nuevas figuras mitológicas, hasta las griegas que nos las tradujeron y mitificaron convenientemente. Como siempre, fueron las élites del poder las que cuadricularon el cielo y crearon 12 constelaciones, unificando artificialmente su duración.

A pesar de que estas estrellas son totalmente independientes entres si, con diferentes órbitas y a enormes distancias unas de las otras. Es la visión bidimensional desde la perspectiva de la tierra, la que crea una falsa imagen plana y fija.

Como el calendario zodiacal asirio babilónico o el chino. Mezclando los ritmos lunares con el calendario solar. Incluso podemos decir que deberían ser 14, con las constelaciones de Ofiuco y Cetus, aunque con unos ciclos muy cortos.

El conocimiento de los cielos y su relación con la naturaleza existía entre los primigenios individuos (o individuas). Pero no fueron ellos, sino los putos amos que vendrían a jorobarlo todo, los que pusieron las etiquetas.

El Poder Solo Cambia las Formas Desde Hace Milenios

Y recuerda que la astrología fue creada por los mismos que después instituyeron la astronomía: El poder dominante en cada momento histórico, se llame como se llame y aunque lleven disfraces diferentes.

Los astrólogos eran los científicos de su época. Época en que ciencia, magia y religión estaban mezcladas. Y es más, fueron el inicio de la astronomía, que no existiría, por más que les duela a los actuales obcecados, sin el milenario trabajo de campo, de datación y observación, anterior.

Y los mismos talibanes que imponían una creencia, son algunos de los que ahora imponen otra. Y que desprecian y se burlan de la anterior, o de quien no acepte su predominio y supremacía.

Con el convencimiento, o la manipulación consciente, de estar en posesión de la única verdad que existe, la suya. Que no te engañen, los intolerantes en el poder, siempre han sido los mismos. Ahora, y hace seis mil años. Y punto pelota, que dijo aquél.

El Poder Femenino, el Conocimiento y la Conciencia

Por pura lógica, la hembra debía ser experta en todos estos conocimientos para poder nutrir a sus crías. Para no depender del macho, que podía, o no, llevarles alimentos o protegerlos. Subordinarse al macho podía significar la muerte de la descendencia.

Es una sencilla cuestión de probabilidades de supervivencia. Ser autosuficiente gracias al conocimiento, implicaba mayores expectativas de que sus retoños no pereciesen, y consecuentemente, la especie.

La Sociedad Fraternal Femenina

Pero no fue una sociedad matriarcal, puesto que la autoridad no estaba sujeta al poder, al dominio, sino a la necesidad. Ya conoces la frase de “a cada cual según sus necesidades, de cada cual, según sus posibilidades,”. Esos grupos humanos han sido llamados la Sociedad Fraternal.

Ellas fueron las principales guardianas del conocimiento. Ya llegaría la hora de arrebatárselo y relegarlas a un papel subordinado. La Era del macho solar y el subconsciente colectivo jerárquico, acabarían con la Sociedad Fraternal. La llegada de las civilizaciones sería su fin.

La Conciencia Chamánica, el Viaje al Interior de la Mente

Pero esos mismos seres emprendieron, paralelamente, un viaje que los llevó hasta los confines de la conciencia humana. El chamanismo nace con la conciencia. Fuese cual fuese el camino, plantas psicotrópicas, estados anímicos extremos, o cualquier otro método o circunstancia, enlazaron con el interior de la mente.

Otros mundos y espíritus son reales en estados de conciencia acrecentada, o si prefieres, alterada. Son otras realidades, pero existen en la mente. Y fueron usadas hasta sus últimas consecuencias por estos aventureros del conocimiento.

Si te tomases un ácido (una dosis de LSD) te irías a otro mundo, y vivirías en él mientras no te bajase el viaje. Me podrás decir: “Claro, como llevas la gran castaña alucinógena”. Cierto, pero sea motivado por lo que sea, esa gran castaña existe. Al menos, en tu mente, y nada existe fuera de la mente para ti.

El Despertar de la Conciencia Habita en Nuestra Naturaleza

Encajamos en este mundo material de formas, en este estado de conciencia que crea la realidad, pero estamos capacitados para abarcar mucho más. Nuestro cerebro, por llamar a la conciencia de algún modo, está preparado para percibir esa otra realidad, esos otros mundos.

Si no nos fuesen accesibles, no podríamos experimentarlos. La máquina está preparada. Esas realidades forman parte de nuestra naturaleza, aunque nos las hayan ido cercenando por el adiestramiento y la programación social.

Otros Mundos, el Camino de la Conciencia y la Manipulación del Poder

Sirva como ejemplo el cactus psicotrópico, con propiedades alucinógenas, San Pedro (Echinopsis pachanoi). Cuando los conquistadores españoles llegaron al Nuevo Mundo (nuevo para ellos), obligaron a sus habitantes a convertirse, a sangre y fuego, a su religión: O cruz, o muerte.

Los curas, que como casi siempre, iban detrás de los de las espadas, les contaron a los indios que el apóstol San Pedro tenía las llaves del Reino de los Cielos. Y desde entonces, entre ellos empezaron a llamar a su cactus mágico “achuma”, con el nombre de “San Pedro”: Pues él también tenía las llaves para acceder al más allá.

Ellos no necesitaban de una fe, que sabían, por experiencia directa, falsa. Puesto que podían habitar esos reinos, en comunión con su planta sagrada, sin menester de premios celestiales posteriores a la vida. Sabían que eran reales sin necesidad de intermediarios.

Los curas hablaban de las formas, de las ceremonias, de la representación, después de perder la memoria de lo que fueron. Tan alejados de su origen, que el recuerdo ya no era ni una sombra.

La religión había dejado solo la fachada, el rito, con un inconmensurable vacío tras sus muros de dogmas. Ellos, sin embargo, aún vivían en ese mundo. Y paradójicamente, eran los salvajes y los incultos para los que habían enterrado el conocimiento.

El Camino Natural o el Camino Artificial, Conciencia o Manijpulación

La búsqueda de referentes, en nuestro caso astronómicos o psíquicos, para la supervivencia, es un hecho absolutamente natural. Es el propio instinto, un acto reflejo interno. Las ideas religiosas, en cambio, no forman parte de nuestra naturaleza.

Son ideas sobrevenidas e impuestas por la transmisión cultural, asumidas por la colectividad. Son el adorno que ha quedado, las formas, de conocimientos anteriores de los que se ha perdido el significado: Mitos, paradigmas u otras etiquetas.

El Neolítico, la Llegada de las Élites

Con la llegada de las civilizaciones todo cambió. Debemos retraernos a la revolución del Neolítico, hace unos 10.500 años. Y cuyos inicios por los cambios climáticos post glaciares, podemos ubicar en unos 12.000 años atrás.

Al parecer, según la cronología aceptada por la arqueología oficial, nuestros cazadores recolectores, por diversos motivos, por acumulación de conocimientos y alteraciones en el ecosistema, cambiaron su modo de vida.

Se iniciaron en el pastoreo, la agricultura y fueron perfeccionando las herramientas. Y se hicieron sedentarios. A lo mejor por esto aparecieron los bares, porque nos volvimos sed entarios… esto bórralo.

Principalmente en el Levante Mediterráneo, pero también en otras latitudes. Desde muy tempranas épocas aparecen ciudades, como Çatal Hüyük, en la Anatolia turca, cuyas capas más antiguas datan de hace unos 10.000 años, aunque fue abandonada hace unos 7.500. Llegó a tener 8.000 habitantes.

Civilización y Jerarquía, el Descenso a los Infiernos

Civilización proviene de “civilis”, ciudadano, e “izare”, convertir en. Civilización, ciudad o ciudadano tienen el mismo origen, “civita”. Con los asentamientos permanentes aparecen las civilizaciones.

Y con ellas la división del trabajo y las jerarquías. Y traerán consigo su lastre de sumisión al poder, a las élites gobernantes, los ejércitos y la religión. Y aquí empieza una nueva singladura sangrienta y terrible con sus Dioses, reyes, ejércitos, guerras, esclavitud y la imposición forzada de todo tipo de creencias.


Un camino que nos ha embrutecido y devuelto al ámbito de la bestia. Y nos ha hecho olvidar nuestra verdadera razón de ser y estar en el mundo:

La Ascensión al Nuevo Ciclo: El Despertar de la Conciencia

La ascensión de la conciencia a planos superiores, forma parte del ciclo cósmico repetido incesantemente por eones. Desde el Big Bang, hasta la aparición de la vida en este infinitesimal punto en el Universo.

El ser humano descubrió la verdad que estaba en su interior. Y no era otra que no estaba separado del resto de lo existente, del Todo, ponle el nombre que quieras. Y que el pensamiento era el creador, el sumo hacedor de todo cuanto es real.

La realidad es un espejo proyectado hacia el exterior, generado por la mente. Un mecanismo para sobrevivir en un mundo de materia. En un estado de evolución primitivo. Nada más.

Somos energía y estamos entrelazados, y nuestra propia naturaleza forma parte indisoluble de la gran obra cósmica. Y en ella debemos retomar nuestro camino perdido por la mentira y la manipulación.

La Manipulación del las Élites del Poder: el Matrix

Pero, por desgracia, es tan real como el engaño inducido por las élites dominantes, el Matrix. La realidad solo es un estado mental. Y ese gran engaño ha sido utilizado por nuestros carceleros de la mente. Hábiles conocedores del secreto por su posición evolutiva, nos han manipulado.

Nos han inducido a generar un mundo basado en el subconsciente colectivo jerárquico. Fundamentado en las vibraciones del miedo. Esa energía de bajas frecuencias es su sustento. Somos, literalmente, una granja humana para ellos. Alimento.

Las Élites Illuminati También Son Esclavos del Matrix

Y por inconcebible que te parezca, las élites que dirigen el mundo desde el inicio de las civilizaciones no son, ni de lejos, quienes controlan y planifican el Matrix.

Solo forman parte de una capa de nuestra realidad. Son unas herramientas más en este intrincado laberinto. Aunque creen estar en lo alto de la pirámide jerárquica, son servidores utilizados como enlaces, en escalones inferiores separados de la cima.

Reciben su premio, como nosotros recibimos el nuestro, para que permanezcamos anclados en una posición sumisa hacia la jerarquía. Creando, con nuestro convencimiento, el Matrix.

El Gran Secreto: La Conciencia Crea la Realidad

Pues somos nosotros, en un diabólico y brillante plan, con nuestra a creencia y pensamiento, quienes damos forma al Matrix. Resonando al unísono con la imagen proyectada por Ellos en nuestra mente.

Manteniéndonos en vibraciones subconscientes del miedo y la sumisión: El alimento energético de los Dioses gobernantes que vinieron de las estrellas.

¡Halaaaaaa! Ahora sí que me he pasado. De esta ya me mandas a tomar por donde la espalda pierde su casto nombre. Lo más sensato es que me vaya a dormir. O a dormirla.

En el próximo capítulo entraremos en la aparición del poder institucional y las religiones. Desde los anunnakis hasta el cristianismo. Seguro que no voy a hacer muchos amigos, como con este.

Pero, total, como no tengo vergüenza, ni ganas de tener, ni nada de nada, seguiré haciendo lo que me gusta, incordiar al prójimo.

Y bueno, vuelve a visitarme que soy Xavier Arriarán del Pensamiento Positivo, tú no, y a ser buenos.

Xavier Arriarán

El Pensamiento Positivo
Programas de Mensajes Subliminales
0
0
0
0
0No comments yet