Info

El dolar en el mercado paralelo ya no subirá mas.

No entran dólares al país, las liquidaciones de los exportadores vienen en caída.

Las tasas de interés de referencia del Banco Central están en 27%, 13 puntos debajo de la tasa de inflación.

Se achican las reservas.

Estamos en default.

Estas son algunas de las razones detrás de la nueva disparada del dólar, que ayer cerró a $14,20, casi 70% por arriba del oficial.

En ese contexto, ¿Puede seguir subiendo el blue?. El economista y ex secretario de Finanzas Miguel Kiguel le dijo ayer a Clarín que sí, mientras no se despeje la desconfianza.

Es evidente que el Gobierno no está haciendo nada por despejarla. El ida y vuelta de las tasas del Central refleja tanto la lucha de poder entre el ministro Kicillof y el titular del BCRA Juan Carlos Fábrega, como la indefinición oficial sobre qué hacer frente a la disparada del dólar paralelo.



Tomando en cuenta a la relación entre la cantidad de pesos en circulación y el stock de reservas, algunos economistas sostienen que el precio actual del blue estaría cerca del "equilibrio".

La variable que está concentrando la atención por estos días es el magro volumen en la liquidación de divisas del complejo sojero.

Las mayores expectativas de devaluación tienen impacto directo sobre la liquidación de la cosecha.

Mientras que durante el segundo trimestre se observó un ritmo semanal promedio de liquidación de US$ 667 millones y durante julio de US$ 608 millones, en agosto esta cifra ha caído hasta US$ 375 millones considerando las primeras tres semanas del mes.

Particularmente, la última semana ingresaron apenas US$ 253 millones, lo que compara con US$ 530 millones y US$ 438 millones en la misma altura de 2013 y 2012, respectivamente.

Lo que están marcando en el mercado es que conforme haya menos liquidaciones de granos y las reservas caigan, la relación entre dólares y pesos necesariamente debe dar un precio más alto del dólar paralelo, pero pronto estarán obligados a vender todo.

Las liquidaciones de soja se contraen justamente porque productores y exportadores están viendo cada vez más cercana una devaluación oficial del peso, tal como ocurrió en enero.

Obvio: lo mismo ocurre con cualquier tipo de exportación, desde autos hasta minerales. Si a eso se suma que la cercanía del cambio de Gobierno incentivará la retención de exportaciones, las perspectivas de las reservas del Central, con pagos de deuda aún mayores en 2015, son para seguir día a día.

Y el dólar paralelo, minuto a minuto.