Check the new version here

Popular channels

El dólar no sube en Argentina, es el peso que se cae.

El dólar no sube, es el peso que se cae a pedazos.




En mi recorrida diaria por las web de los diarios argentinos, y mediante sustanciosas comunicaciones telefónicas, puedo apreciar a la distancia que el clima que se vive en la city porteña es de tal preocupación que obnubila el pensamiento de muchos decididores y los paraliza hacia la protesta estéril.

Quienes no padecen esa transitoria patología aprovechan cualquier coyuntura para llevar agua hacia sus molinos.

Hoy el tema que domina la atención del ambiente no avisado es la legalización del mercado cambiario en una de sus vertientes: el pago de importaciones con compra venta de bonos, algo que se hace desde siempre.

La realidad es que las empresas que necesitan comprar imprescindiblemente divisas son

1. las que utilizan insumos importados en cantidades significativas y que resultan imprescindibles para su actividad.

2. las extranjeras que exportan y reciben sus cobros a valor de un dólar oficial y/o deben atender a retenciones o gravámenes especiales y las empresas extranjeras que generan utilidades y deben girarlas en divisas a sus Casas Matrices para que su presencia en el país tenga sentido rentable. Hacer utilidades es una motivación bastante lógica para operar como una empresa.

En el primer caso esas compañías ya estaban utilizando mecanismos alternativos de costo superior al cambio oficial cercano al paralelo o de lo contrario hubieran sucumbido, y en el segundo caso se recurre a toda clase de ingeniería financiera para hedgear (mantener el valor en divisas) de sus utilidades y en casi todos esos modelos la inelasticidad al tipo de cambio es 100%, es decir que ya tomaron las medidas correctivas y trasladaron oportunamente el costo del contado con liquidación en el exterior al precio de la venta o del servicio, a la elusión impositiva o mediante infinidad de mecanismos. Suponer otra cosa implica cierta distracción.

Este desdoblamiento virtual que ahora aparece como una medida legal lo fue desde el momento que la justicia convalidó la operativa como, pero de todas maneras ya se utilizaba ingresando el movimiento creativamente en la contabilidad de la empresa con alguna de sus subsidiarias o Pymes dependientes como partícipes obligados del supuesto delito.

De manera que hacer una historia sobre este tema resulta levemente ocioso, ya existía y no es más que otra de las acciones surgidas de la política de prueba el error a las que nos ha sometido la inexperiencia técnica y la soberbia política de la actual administración.

Infobae, El Cronista, Clarín y La Nación (no llego a tener tiempo de leer sus subsidiarias del interior del país) señalan escandalizados que los importadores deberán pagar sus insumos o sus productos para la venta utilizando un desdoblamiento cambiario.

No indican – para influir en los desprevenidos lectores, que son poco desprevenidos a estas alturas – que las empresas utilizaban hace muchísimo tiempo el mecanismo, porque la economía no puede mantener el valor del peso por la enorme emisión y el BCRA se ve obligado a obedecer el mandato contradictorio de emitir para pagar los notorios y algo insensatos gastos de la actual administración, simultáneamente impedir que el peso muestre su caída real ante las otras monedas y finalmente, pero no menos importante mantener un mínimo de reservas para evitar una crisis importante.

Algo ligeramente imposible, como dirían los ácidos londinenses.

Los medios que publican solamente noticias permitidas por la actual administración, como la TV Pública y la asociada, Infonews (creo que es Tiempo Argentino que se reparte gratis en la calle), e infinidad de otros que existen solo en base a publicidad del gobierno y las promociones de Burger King más otros señores que están obligados a publicar como contribución a sus negocios con la actual administración no han tomado nota de nada y no mencionan el tema o lo hacen crípticamente.

Página 12 lo ha intelectualizado haciéndolo incomprensible hasta para sus avisados lectores entre los que me cuento, porque hay saber que piensa y dice el que piensa y dice distinto que uno.

El Cronista publicó el 24 de septiembre un comentario insólito de la Cámara de Importadores señalando que el 80% de los insumos (no indica de quien) son importados: obviamente una falacia o una exageración: si así fuera esa Cámara cree que opera en Jamaica o en la isla de Pascua.

En verdad, ser argentino hoy y tener su trabajo o sus recursos, intereses o empresas operando es como estar sentado en el borde de una licuadora funcionando.
0No comments yet