Info

el éxito, te puede conducir al fracaso


todos soñamos con el éxito, dando por hecho que es el camino a la felicidad. Sin embargo, puede suceder todo lo contrario: triunfar puede ser el trampolín que impulsados por la arrogancia saltamos para caer en la desgracia total. Veamos un par de casos que han hecho titulares de prensa en los últimos días.

Forrest Hayes tenía un trabajo envidiable, era un alto ejecutivo de Google, la empresa que hoy en día representa al empleador ideal; el hombre de 51 años tenía un salario muy alto, esposa, cinco hijos, una casa con vista al mar y un yate precioso en el que a menudo ofrecía fiestas a parientes, amigos y compañeros de trabajo. Un día Hayes apareció muerto dentro del yate. Se creyó que había fallecido de muerte natural, quizás un infarto. Los meses pasaron y ahora se vino a saber la verdad gracias a un video de seguridad del yate. Resulta que Hayes contrató a una prostituta llamada Alix Tichelman que le cobraba $1,000 por sus servicios sexuales y por llevarle heroína, droga adictiva que ella misma le inyectaba. Según muestra el video, la chica de 26 años le aplicó una dosis que lo hizo desplomarse, terminó la copa de vino que estaba bebiendo, recogió su ropa, pasó por encima de Hayes que estaba agonizando, se vistió, salió del yate y se fue caminando muy tranquila por el muelle. Ahora está arrestada por homicidio.

Hayes llevaba una doble vida, su éxito profesional y familiar aparentemente le ocasionaron un estrés y una ansiedad que sólo el sexo extremo con una joven prostituta y la heroína podían hacer llevaderos hasta que, como suele suceder, esos remedios se volvieron peor que la enfermedad y un boleto seguro a la muerte.

si te gusto deja los puntos