Check the new version here

Popular channels

El fracaso total de Kicillof.

El primer año de gestión de Axel Kicillof al frente del Ministerio de Economía, que se cumple el 18 de este mes, podría ser destacado por el hecho de que el ministro pudo concentrar más de poder que sus predecesores inmediatos. Pero nada más: todos los indicadores económicos, desde el nivel de actividad hasta la inflación, pasando por el desempleo y el dólar, son desastrosos, horribles.

Como la economía es para todos nosotros (algunos no se dan cuenta) la tercera prioridad después de la comida y el sexo (del libro Milton Friedman and his Critics) deberíamos estar muy preocupados.

La inflación, que hace un año se ubicaba en un 27%, según las provincias y las consultoras que la miden en forma independiente del Indec, ahora llega a 42% y el Premio Nobel preferido de Cristina Paul Krugman, que siempre alentó su modelo ha tirado la toalla. Paul Krugman ha dicho que esta inflación es insostenible, lo dijo en Buenos Aires, de frente y cara a cara con sus amigos Kirchneristas, al margen de afirmar que el INDEC miente y que así no se puede seguir afirmó que la verdadera inflación debe verse en inflacionverdadera.com una sitio del Massachusetts Institute of Technology, el intachable MIT de Cambridge donde está la usina de los grandes investigadores mundiales del tema.

Hemos incorporado los cuadros elaborados por ellos que pulverizan el relato de Kicillof.







El PBI oficial, que crecía 3,4%, ahora cae -3,3%, El peso cayo estrepitosamente de $ 5,98 a $ 8,51 y su valor de mercado real cayó mas aun de $ 9,84 a $ 13,10 (tras haber rozado los $ 16 hace poco más de un mes).

Las reservas internacionales del Banco Central, pese a la vigencia de todo tipo de controles, legales e ilegales, cayeron como un piano desde un sexto piso: de US$ 30.799 millones a US$ 28.118 millones la actividad industrial se desbarrancó a -4,6%,

El desempleo subió de a 7,5% (contando 1.000.000 de personas que cobran planes sin trabajar y se los considera trabajadores) y el déficit fiscal (lo que se gasta menos lo que se cobra) pasó de 2 a 3,2% del PBI.

El peso cayó frente a todas la monedas de latinoamérica, frene a Brasil, a Chile, a Uruguay, a Perú, a Bolivia,y ahora los argentinos van a trabajar a Boivia en empleos de la peor cagtegoría porque ganan mas limpiando la calle o como empleados domésticos que haciendo lo mismo en Argentina. Un gran éxito del Ministro.

Todas estas cifras eran más alentadoras el 18 de noviembre de 2013, cuando asumía Kicillof en lugar de Hernán Lorenzino.

Se abría entonces una gran ventana de esperanza porque se trataba de un economista -y no de un abogado, como su predecesor-, de confianza de la presidenta Cristina Kirchner y que pudo, a diferencia de todos los ministros que sucedieron a Roberto Lavagna, desplazar al poderoso Guillermo Moreno. Sin embargo, esas expectativas se vieron defraudadas.

"Fracaso" es lo único que cabe decir.

De hecho, aunque algunos rescataron las iniciativas de arreglo con el Club de París y con Repsol, éstas se perdieron y fueron puro costo y muy alto, porque no se avanzó en el cierre del conflicto con los holdouts.


Esquema agotado

Los números muestran el fracaso de la gestión del ministro, incluso utilizando las estadísticas oficiales: deterioro de la actividad, aceleración de la inflación y de la devaluación; mayor déficit fiscal, caída del salario real y del empleo; aumento de la pobreza e indigencia. Lo curioso, agregó, es que a pesar de la contundencia de los resultados, las autoridades continúan profundizando un esquema macroeconómicamente agotado.

  • Todo el segundo mandato de la presidenta Cristina Fernández mostró un deterioro acelerado de la macroeconomía, porque el Central perdió la mitad de las reservas aun con cepo, se descontroló el déficit fiscal aun con la mayor presión tributaria de la historia y, además, el organismo monetario auxilió al Tesoro con tantas reservas y pesos que éste se encuentra en su balance informalmente quebrado.


En la economía real se estancaron el nivel de actividad y el empleo, cayó el salario real, subió la tasa de inflación y también la pobreza, bien medida; cuantitativamente, marca un claro retroceso económico; cualitativamente, el modelo oficial está en desuso en el mundo; no lo siguen ni las izquierdas latinoamericanas. La inflación trepó al nivel del fogonazo de 2002.

Cuesta encontrar algo positivo, porque él formaba parte de un paquete en el que también estaba el ex presidente del Banco Central Juan Carlos Fábrega y que buscaba dólares, pero que no se terminaron encontrando por la causa de los fondos buitre.

Así, la devaluación de enero quedó sólo como un orgasmo que se esfumó y después de un año estamos como a fines del año pasado.

Como no se resolvió el problema de credibilidad del Indec, es necesario utilizar indicadores alternativos, que muestran que la inflación se aceleró: había acumulado 25% en los 12 meses previos a noviembre de 2013 y este mes la misma cuenta dará alrededor de 43%.

El PBI crecía 2,2% interanual al cuarto trimestre del año pasado, mientras que este año la espantosa caída en el cuarto trimestre alcanzará cerca del 3% interanual;

Y en los ocho meses en que hay información de las cuentas fiscales el déficit de 2013 neto era 3,3% de los ingresos genuinos, y en 2014 se triplicó, alcanzando a 9,6% de los ingresos.

La economía empeoró en todos los frentes; como nota positiva se puede mencionar el arreglo de algunos conflictos pendientes, como los juicios en el Ciadi, Club de París, aunque en alguno de ellos los pagos fueron elevados, al aceptar el pago de intereses punitorios.

Demasiado poder, escasos resultados

Es el ministro con más margen de maniobra después de Lavagna

Avance sobre otras áreas

Kicillof ganó terreno en áreas que manejaban Planificación e Industria. Desplazó a Guillermo Moreno

De mal en peor
Se agravaron los problemas económicos que encontró, como la inflación, el desempleo, el déficit y la recesión.

¿Cómo puede ser que un ministro con tan malos resultados no haya renunciado aún?


Bueno, primero y principal porque parece que logró seducir a la mujer más importante de la Argentina. Si cree mire esta foto:


Es complicada la respuesta, porque ocultar el desastre que está provocando sobre la economía argentina no será fácil. Mire el resumen de los resultados de su gestión que comenzó el 18 de noviembre de 2013:

El poder de destrucción que tiene este señor es asombroso. Muchos estarán buscando culpables externos de este desastre. Hay muchos candidatos, desde los fondos buitre a Cavallo y López Murphy, el neoliberalismo o Bush.

Pero esta vez el único que provocó esta catástrofe fue el ministro Kicillof y todo su equipo, que no solo seducen mujeres, sino que también se las arreglan para cometer un error tras otro a la hora de llevar adelante nuestra economía.

0No comments yet
      GIF
      New