Check the new version here

Popular channels

El Gobierno no es progresista

“Nosotros hacemos”, “nosotros creemos”, “nosotros pensamos.” Es un “nosotros” casi maternal, que refiere al socialismo. Ubica al partido dentro del “progresismo verdadero”, un punto que le sirve para explicar por qué está en la vereda de enfrente del gobierno nacional. Y del estilo de Néstor y Cristina Kirchner. Rubén Giustiniani, presidente del partido, senador nacional por Santa Fe y ex compañero de fórmula de Elisa Carrió, cree que el socialismo “pasa por su mejor momento en 50 años” y que, con trabajo y militancia, el próximo presidente del país puede ser del PS. El camino para conseguirlo puede incluir a los radicales opositores, pero no a Ricardo López Murphy, dice el santafesino cuando plantea la “vereda ancha con coherencia programática” que debe signar la búsqueda de acuerdos.

–Si bien se define dentro del espacio opositor, ¿reconoce algún mérito en el Gobierno?

–Desde el partido siempre rescatamos las cosas positivas y fuimos críticos de las cosas que el gobierno de Néstor Kirchner no resolvía. En sus inicios, rescatamos la política de derechos humanos y la renovación de la Corte Suprema de Justicia. Pero queda pendiente un aspecto principal, que es consolidar la calidad institucional y distribuir el ingreso.

–¿Las retenciones son una medida impositiva progresista, como plantea el Gobierno?

–Las retenciones son una herramienta de política económica para que el Estado capture la plusrrenta de un sector. El tema es ver qué se hace con ese dinero. Es progresista si se invierte en educación y en salud. Lo verdaderamente progresista en materia tributaria es hacer una reforma en los impuestos a las Ganancias, en Rentas y bajar el Impuesto al Valor Agregado (IVA). Este Gobierno no es progresista, es de transición. Transición hacia el progresismo.

–El Gobierno plantea que existe una puja distributiva y desde allí plantea su pulseada con el campo.

–Es su estilo. Trata de arrinconar, intenta desgastar y arrodillar al otro.

A Giustiniani le gusta explayarse acerca de su visión de los errores del gobierno nacional. Pero también le apasiona hablar de las posibilidades de crecimiento del socialismo –en especial después del triunfo de Hermes Binner en Santa Fe– y de la ampliación del espacio opositor. En ese lugar continúa asociado a Elisa Carrió, en el marco de la Coalición Cívica, que representó como candidato a vicepresidente en las elecciones del año pasado y en la que ocuparon el segundo lugar.

–Carrió habló de aliarse con el ex intendente de Córdoba, Luis Juez, y con los radicales no K. ¿Está de acuerdo?

–Nuestra política de construcción, tal como se hizo en Santa Fe, se basa en armar frentes progresistas, programáticos, alternativos y de centroizquierda.

–¿Juez y el senador radical Ernesto Sanz entran en ese
esquema?

–Sí, sí, totalmente.

–¿Y Ricardo López Murphy?

–Ya hablamos en su momento. Hay un problema programático; el frente debe coincidir en ese aspecto. Además, no me gusta hablar de nombres propios.

–¿Articular política con el partido de López Murphy es imposible, entonces?

–Imposible. Por parte del socialismo, imposible.

–¿Qué pasaría si la Coalición Cívica decidiera incorporarlo?

–Ellos conocen nuestra posición, que es pública y conocida. No es nueva. Pero tampoco esto debe funcionar como un elemento extorsivo. Nuestra postura está ahí, puesta y dicha. En eso, los socialistas somos bastante previsibles y esto significa que la calle debe ser lo más ancha posible, pero con coherencia programática.

–¿Cree posible que en 2011 el pueblo elija a un gobierno nacional socialista?

–Trabajaremos para que el próximo presidente sea socialista. Me entusiasma el crecimiento del socialismo en el país. Veo una perspectiva grande. Hay dos pilares positivos en la región: democracias continuadas y un contexto económico importante. Hay pueblos que se alejan del neoliberalismo. Las alternativas progresistas tienen una gran posibilidad de crecimiento.

Esperando la invitación del 25

Rosario, su ciudad natal y cuna política, será, el 25 de mayo, escenario de una movida opositora convocada por las organizaciones que nuclean a productores agropecuarios.

–Las entidades del campo planean un acto en el Monumento a la Bandera. ¿Piensa asistir?

–Todavía no hay nada concreto, pero nosotros tenemos, siempre tuvimos, un diálogo fluido con la Federación Agraria. Ellos siempre han propuesto medidas para los pequeños productores, que se deberían haber adoptado. Si nos invitan, por supuesto que iremos

–El Gobierno, ¿no redistribuye las retenciones, aunque sea mínimamente?

–No. El Gobierno tiene una vocación fiscalista y recaudatoria. En estos cinco años, ese esquema le ha dado buenos resultados desde el punto de vista macroeconómico. Pero está agotado. Lo macro y lo micro se están contraponiendo. Debe reformularse el esquema impositivo para que el crecimiento económico achique la desigualdad, cosa que en estos cinco años no pasó.

Fuente: http://criticadigital.com.ar/impresa/index.php?secc=nota&nid=4266
0
0
0
0
0No comments yet