Info

El grupo Jorasán





El grupo Jorasán, una muestra del caos de la guerra civil en Siria




Estados Unidos lleva vigilando a Al Fadhli durante años y este mes detectaron que el grupo Jorasán estaba en la última fase de planificación de un atentado con explosivos.

El objetivo de este ataque a distancia eran campos de entrenamiento, cuarteles y un edificio donde supuestamente esta célula terrorista discretamente montaba y probaba explosivos que podrían pasar los controles aeroportuarios actuales.



A los 24 años el kuwaití Muhsin al Fadhli, sobre el que ya había una recompensa de 7 millones de dólares por su cabeza, tenía por delante una fulgurante carrera en la clandestinidad de Al Qaeda que le llevó el año pasado a Siria, donde junto con unos veinte colaboradores preparaba un inminente atentado.

Así lo asegura la inteligencia estadounidense, que según el Pentágono, llevaba "varios meses vigilando" la célula de Al Fadhli, en el punto de mira de Estados Unidos desde 2005 y hoy considerado un veterano de Al Qaeda de 33 años y líder de un pequeño grupo de yihadistas casi desconocido hasta esta semana llamado Jorasán.

"Estados Unidos lleva vigilando a Al Fadhli durante años y este mes detectaron que el grupo Jorasán estaba en la última fase de planificación de un atentado con explosivos", explicó a Efe Lori Plotkin, exanalista de la CIA y experta en Oriente Medio del Washington Institute.

Pero pocos sabían del nombre Jorasán hasta que el Pentágono incluyó en el comunicado en que anunciaba los primeros ataques aéreos junto a aliados árabes en Siria contra los yihadistas del Estado Islámico, referencias a una operación en solitario con misiles Tomahawk al oeste de Alepo.

El objetivo de este ataque a distancia eran campos de entrenamiento, cuarteles y un edificio donde supuestamente esta célula terrorista discretamente montaba y probaba explosivos que podrían pasar los controles aeroportuarios actuales.

Pese a que contaba con apenas 20 años, Estados Unidos situaba ya a Al Fadhli en 2001 como uno de los confidentes de Osama bin Laden, de los pocos que supo de los planes del 11S antes de que ocurrieran; un joven que tomó parte en atentados en Oriente Medio en 2002, luchó en Chechenia y fue miembro de Al Qaeda en Irak.

Fadhli podría tener vínculos con Abdulá Ibrahim al Sharikh, un saudí considerado por Washington como uno de los estrategas del Frente al Nusra desde 2013, y con Ibrahim al Asiri, un experto en la fabricación de bombas y responsable de planes como el intento de infiltrar en 2009 a un terrorista suicida en un avión con destino a Detroit (EE.UU.) pertrechado con explosivos en la ropa interior.




No obstante, esta célula está rodeada de misterio



Los opositores sirios no habían oído hablar del grupo Jorasán, que había elegido integrarse en el Frente al Nusra, una milicia islamista siria vinculada con Al Qaeda.

La inteligencia estadounidense considera que Jorasán está a las órdenes de Ayman al Zawahiri, el líder de Al Qaeda, y se nutre de veteranos miembros del grupo terrorista curtidos en los conflictos de Afganistán y Pakistán.

"Sabemos que el grupo Jorasán ha intentado reclutar a occidentales para que se infiltraran en sus países de origen. El grupo Jorasán no está centrado en luchar contra el régimen de (Bachar al) Asad, está echando raíces en Siria para atacar en Occidente", explicó esta semana el teniente general William Mayville, director de operaciones del Estado Mayor Conjunto.

Estados Unidos intenta determinar si en su ataque consiguió acabar con Fadhli y la cúpula de esta célula de Al Qaeda, aunque este jueves el director del FBI, James Comey, dijo en un encuentro con la prensa que el grupo probablemente "aún existe" y no pueden garantizar que sus planes terroristas hayan sido abortados.

Pero Aymenn Jawad al Tamimi, experto del Middle East Forum, explicó que "Jorasán y el Frente al Nusra son lo mismo. Es una diferencia imaginaria creada por los servicios de inteligencia estadounidenses para ocultar que en los bombardeos se golpeó al Frente al Nusra".

La confusión que ha creado la aparición del grupo Jorasán es una muestra del caos de la guerra civil siria, donde las fuerzas opositoras al régimen de Damasco se confunden, se alían o se traicionan a cada momento y donde Estados Unidos ha comenzado un complejo juego de alianzas para acabar con los grupos yihadistas y al mismo tiempo favorecer al moderado Ejército Libre Sirio (ELS).

"El Frente al Nusra tiene apoyo local y trabaja con muchos grupos rebeldes, incluidos algunos con bandera del ELS que EE.UU. quisiera apoyar para luchar contra el Estado Islámico", indicó Al Tamimi.