Canales populares

el hombre mas gordo del mundo



hola a todos los user de taringa como ven este es mi primer posts bueno este es el posts se trata del hombre mas gordo del mundo


MANUEL URIBE, EL HOMBRE MÁS GORDO DEL MUNDO, BAJA 180 KILOS EN 9 MESES
LOS MÉDICOS CONFÍAN EN REDUCIR SU PESO HASTA 100 KILOS EN 5 AÑOS




Su caso fue conocido hace unos meses en todo el mundo cuando se decidió a pedir ayuda. Manuel Uribe, el hombre más obeso del mundo, no podía más. Desde entonces, numerosos organismos se volcaron en prestarle todo el apoyo que necesitaba. Ahora, y gracias a investigadores del del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Manuel ha bajado 180 kilogramos en nueve meses; hoy sólo pesa 380 kilogramos.

A nueve meses de iniciar el tratamiento por elefantiasis, Uribe, de 41 años de edad, probará una nueva tecnología para bajar de peso, una sustancia que los médicos llaman "superaceite de pescado" para acelerar la perdida de volumen.

Uribe Garza, de 41 años de edad, señaló que hasta hoy utiliza la llamada "dieta de la zona" a base de proteínas y carbohidratos de baja densidad, además de suplementos como Omega 3 -a base de aceite de pescado-.

Destacó los avances en la reducción de su peso, aunque una erisipela le ha provocado retención de líquidos en sus dos piernas.

"Llevaba 176 kilos bajados, pero ahorita con esa erisipela, me ha provocado retención de líquidos", señaló sentado en su cama especial de su domicilio, ubicado en San Nicolás de los Garza.

La especialista en linfedema, Adriana del Solar Flores, explicó que dichos líquidos no representan grasa y se drenarán en un tiempo corto. Apuntó que Uribe Garza tiene linfedema grado 4, denominada elefantiasis en piernas, muslos y pies, pero su evolución "es lenta, pero favorable, lo importante es no desesperarnos".

Desde hace unos seis meses se le proporciona masaje linfático, dieta, pues los ejercicios es "casi imposible realizarlos por el grado de obesidad que tiene", comentó Flores.

Por su parte, el investigador del MIT, Barry Sears, explicó que se ha desarrollado "una nueva era" de aceite de pescado, con propiedades antiinflamatorias más potentes, el cual "permite al cuerpo quemar y perder exceso de grasa de una manera más rápida".

Señaló que Manuel fue el primero en utilizarlo, "pero solamente teníamos para suplirle en un mes", sin embargo, lograron que sus piernas se redujeron en volumen, al igual que la calidad de piel del paciente. Confirmó que al retornar a la antigua fórmula de aceite de pescado, se vio reducción de grasas y tumores, "ahora tenemos suficiente materia prima, adecuada para esta nueva fórmula, para que a Manuel no le falte".

En los próximos seis meses esperan "una pérdida acelerada del exceso de peso de masa corporal, especialmente en sus piernas". Al mismo tiempo, "vamos a darle una variedad más amplia de alimentos -innovadores con el uso de tecnologías- para ayudarle a controlar las hormonas que mantienen bajo control el hambre".

Barry Sears resaltó que en los nueve meses que Uribe lleva de tratamiento, éste pasó "de ser un paciente con alto riesgo cardiovascular a tener una química sanguínea equivalente al hombre más sano en todo México".

Ahora con este "superaceite de pescado", esperan progreso en la meta de un peso de 100 kilogramos en un lapso de entre cuatro y cinco años.

El aceite de pescado, fabricado en Estados Unidos, se utiliza desde años atrás, pero no se contaba con la suficiente materia prima para usarlo a mayor escala.

La vida de Manuel Uribe nunca ha sido fácil. Incluso estuvo a punto de pegarse un tiro que acabara con cinco años postrado en una cama viendo cómo su cuerpo crecía hasta salirse del colchón matrimonial que soportaba sus casi 600 kilos de peso.


La biografia de Manuel Uribe es la siguiente

Hasta que su historia saltó a los medios de comunicación, Manuel Uribe se hundía en la depresión y la soledad de un polígono industrial de la ciudad de Monterrey. Sólo su madre esparcía con paciencia samaritana los tres botes diarios de pomadas y ungüentos que necesitaba para rebajar la irritación y las llagas que provocaban pliegues y más pliegues de piel: 580 kilos de carne y casi dos metros de altura que terminaron por convertirse en un desafío para médicos de medio mundo.
Manuel se dormía intentando acabar las frases. Apenas tenía fuerzas para cubrir sus dos inmensas piernas con la sábana. Ahora, casi un año después, todo es distinto en su vida, y la esperanza ya no tiene forma de Biblia, sino de aceite de pescado. Si todo sigue así, Manuel Uribe volverá a andar por sí mismo. Y es que la última vez que salió a la calle lo había hecho en una grúa.

Pero hasta que apareció el remedio y la atención médica personalizada, Manuel había probado sin éxito "libros, fajas reductoras, batidos, pastillas, hierbas y todos aquello que aparecía en televisión". Desahuciado y deprimido, fue a médicos, endocrinólogos, psicólogos y hasta se dejó rociar con sangre de borrego por un curandero.

Paradójicamente todos los análisis de sangre señalaban que estaba sano, no tenía colesterol, ni el azúcar alto y su alimentación a base de frijoles, huevos y leche tampoco era la respuesta al incontrolado aumento de peso. Nadie acertaba con la solución a un problema que parecía ir más allá de la alimentación.

Médicos españoles, italianos, estadounidenses y mexicanos se interesaron entonces por su caso, pero ha sido el afortunado Barry Sears quien ha dado con la solución.

A pesar de su renovada ilusión, Manuel modera su optimismo recordando experiencias anteriores. Hace cinco años, patrocinado por una marca de píldoras de adelgazamiento, consiguió reblandecer la gran bola de mas de 100 kilos en que se había convertido su tripa. Logrado el primer paso, un grupo de médicos le hizo una lipectomía con la que consiguieron quitarle 80 kilos. La operación fue retransmitida por un canal de televisión y las fotos de aquel momento, con los médicos aireando el trofeo, parecían más propias de un matadero que de un hospital.

El anestesista no logró dormir por completo su cuerpo y Manuel aún recuerda como sentía que hurgaban en su interior cuando, en realidad, el cirujano jefe cortaba y remendaba con el brazo, introducido casi hasta el codo, en su vientre. De aquella intervención salió con menos kilos, pero tuvo que pasar 25 días en la UCI con 120 puntos de sutura encima. Ocho meses de recuperación le condenaron de nuevo al sedentarismo total. Volvió a engordar y aparecieron entonces las dos inmensas bolsas de grasa en las que se han convertido sus piernas.






















El hombre más gordo del mundo vive el día más feliz con su boda


Al mexicano Manuel Uribe, considerado el hombre más gordo del mundo según el libro Guiness de 2007, se le cumplieron dos sueños: casarse con el amor de su vida, Claudia, y darse a conocer en más de medio mundo.

Uribe, de 43 años, señaló que Dios le había dicho en una ocasión que viajaría por muchos países pero confiesa que nunca pensó "que iba ser de esta manera", comentó, en alusión a las decenas de medios de comunicación de varios países que cubrieron su enlace nupcial.

Este domingo el hombre, que llegó a pesar más de 560 kilos y que actualmente supera los 330 kilogramos, se casó con Claudia Solís en una ceremonia tras la que más de trescientos invitados festejaron con un banquete y abundante champán, whisky y pasteles de vainilla y chocolate el matrimonio.

Desde hace casi cinco años Manuel Uribe está postrado a su cama ya que no puede caminar por la obesidad mórbida que padece. La dificultad es tal, que para llegar a su boda, celebrada en la zona de Monterrey, fue sacado de su domicilio por cuatro hombres que arrastraron su cama para subirla a una grúa especial para trasladar vehículos.


Alrededor de las cuatro de la tarde el novio se sentía abrumado por "tanta gente" que se encontraba en su casa. Su madre, Otilia Garza, arreglaba los últimos detalles de la camisa de seda del novio para que posara ante las decenas de fotógrafos, camarógrafos y prensa escrita de varios países que había ido a dar a conocer la boda.

"Me siento muy feliz por mi matrimonio. Doy gracias a Dios por encontrar a una mujer con quien compartir mi amor", afirmó el novio al salir de su casa. "Soy una persona que se quiso suicidar pero el 22 de marzo de 2002 Dios me dijo que me iba a llevar por todo el mundo", un sueño que vio cumplirse de una manera singular.

La prensa internacional se hace eco del enlace
Periodistas de Japón, Alemania, Estados Unidos, Inglaterra, España, Francia y, por supuesto, México, así como decenas de vecinos y que no perdieron detalle de la compleja maniobra para subir la cama de Manuel Uribe al camión y poder llevarlo a la ceremonia. Ésta había sido vendida en exclusiva en su parte gráfica a una revista mexicana y a un canal de televisión estadounidense, por lo que las imágenes disponibles para todos fueron solamente las primeras.

"El canal Discovery pagó alrededor de 45.000 dólares y la revista TV Notas más de 10.000 dólares", informaron fuentes cercanas a la familia que pidieron el anonimato.

La cama donde estaba el novio fue arreglada con flores y cubierta con tela blanca. Durante el traslado los vehículos y peatones que veían el cortejo pasar felicitaban al novio haciendo sonar el claxón de sus vehículos.

Manuel Uribe llegó antes que su prometida, como dicta la costumbre, al Casino de los Leones, un centro social ubicado sobre la Avenida Gonzalitos y Paseo de los Leones en el nordeste de Monterrey. Minutos después llegó Claudia Solís acompañada de su hijo, fruto de su primer matrimonio del cual quedó viuda.

La mujer aseguró que se sentía muy contenta por su boda y que se casaba por el "gran amor" que siente por Manuel.

Alcaldes y personalidades en la ceremonia
A la boda asistieron más de trescientos invitados incluyendo alcaldes y funcionaros del estado de Nuevo León, cuya capital es Monterrey, quienes patrocinaron algunos gastos de la boda. "Manuel está excelentemente bien de salud. Continúa permanentemente bajando de peso y esperamos que en dos o tres años ya pueda caminar", afirmó el doctor Barry Sears, el médico de cabecera de Uribe.

Alrededor de las siete de la noche un ministro evangélico encabezó la ceremonia religiosa en la cual Manuel y Claudia confirmaron su matrimonio y al final los esposos 'bailaron', él sentado en su cama y ella alrededor suyo.

A pesar de su enfermedad, Manuel Uribe aseguró que deseaba darle a su esposa más hijos. "Esta noche pasamos la luna de miel en mi casa y luego nos vamos a cambiar a la casa de Claudia", concluyó Uribe en uno de los días más felices de su vida.






























El hombre más gordo del mundo en la presa La Boca


Manuel Uribe, un mexicano considerado como el hombre más gordo del mundo, como imaginarán, es casi imposible que salga de su casa debido a su descomunal peso. Bordeaba los 590 kg!, antes de bajar más de 200 kg. luego de un estricto tratamiento.

aqui vemos a manuel visitando una presa llamada la boca Para moverlo tuvieron que utilizar un vehículo.












video:


http://www.youtube.com/v/cZ4zPvpzz-4
link: http://www.youtube.com/watch?v=cZ4zPvpzz-4

http://www.youtube.com/v/VqB-SA9w_TU
link: http://www.youtube.com/watch?v=VqB-SA9w_TU

0No hay comentarios