About Taringa!

Popular channels

El imán del ISIS para el Islam africano



El imán del ISIS para el Islam africano









El avance de la influencia del ISIS en África es cada vez más evidente

No sólo el ébola se ha ido extendiendo en el continente africano. Un desafío igual de grave se expande con rapidez en ese espacio geográfico: se trata del creciente atractivo que el movimiento yihadista del Estado Islámico o ISIS (por sus siglas en inglés) ejerce sobre una multiplicidad de poblaciones musulmanas ahí residentes, las cuales se muestran entusiasmadas por la idea de sumarse a ISIS a fin de formar parte muy pronto del nuevo Califato instaurado en Irak y Siria por las huestes de Abu-Bekr al-Bagdadi. La escena de un partido de futbol en el que los seguidores del equipo Raj Club Athletic de Casablanca corean la palabra “Daesh” (el acrónimo árabe para ISIS), alternando con gritos de “Alá es grande, lancémonos a la jihad”, es elocuente de la popularidad de esa corriente que, según estimaciones, ha reclutado ya a mil 500 marroquíes para su causa.



El avance de la influencia del ISIS en África es cada vez más evidente. Las naciones del norte de ese continente —Argelia, Libia, Marruecos, Túnez y Egipto— son mayoritariamente musulmanas, mientras que un tercio de la población del África subsahariana también se identifica como fiel al Islam. En ese contexto, el ISIS está siendo sumamente exitoso en su objetivo de encarnar la opción más atractiva para canalizar hacia su causa el fervor religioso de grandes masas de creyentes. En Nigeria, por ejemplo, el movimiento Boko Haram ha establecido una alianza formal con ISIS, lo que significa que ambas agrupaciones comparten información, tácticas y materiales de apoyo. No hay que olvidar que de 2010 a la fecha Boko Haram ha perpetrado cerca de mil ataques terroristas que han provocado diez mil muertos, seis millones de afectados y 300 mil refugiados nigerianos en Camerún, Chad y Níger. Con su asociación actual al ISIS las perspectivas se tornan mucho más ominosas todavía.


De la misma manera, el hermano gemelo de Boko Haram en Libia, la agrupación Ansar al-Sharía, se ha alineado con ISIS lo que ha provocado que ciudadanos libios que lucharon bajo esa bandera en Irak y Siria se hayan incorporado a Ansar al-Sharía al regresar a su patria. Ésta ha conseguido capturar diversas partes de la ciudad de Benghazi, imponiendo su dominio con el mismo estilo que caracteriza a ISIS. Un ejemplo más es Argelia. Ahí, el comandante supremo de Al Qaeda en el Magreb Islámico acaba de anunciar su ruptura con Al-Qaeda porque según sus declaraciones, esta organización “se ha desviado del camino correcto”. Por tanto, ha anunciado su alineamiento con ISIS y el cambio en la nomenclatura de su organización, para pasar a llamarse ahora Soldados del Califato en Argelia. Su comunicado en sitios jihadistas en la web expresa su leal disposición a acatar las órdenes del Califa Al-Bagdadi. Y aún en Túnez, donde la predisposición al islam radical ha sido menos fuerte, un movimiento similar de ruptura con Al-Qaeda e incorporación a ISIS se ha registrado en la Brigada Uqba ben Nafi que representa el ala radical del islam político militante en ese país.


Al parecer el abandono de las filas de Al-Qaeda se debe a la desaparición o envejecimiento de su liderazgo más notable, lo mismo que a su incapacidad de emprender ataques significativos contra Occidente. Por contraste, ISIS constituye a ojos de los islamistas ávidos de confrontación, la encarnación de un éxito arrasador tal como lo demuestran sus formidables avances en diversos frentes. En ese sentido la misión de la coalición de naciones que actualmente combate al ISIS en Irak y Siria no puede limitarse a estos dos espacios geográficos, sino que debe contemplar, con una visión estratégica integral, acciones de diversa naturaleza encaminadas a desarticular esa gigantesca red que se ha ido tejiendo.


http://www.excelsior.com.mx/opinion/esther-shabot/2014/10/19/987697
0No comments yet
      GIF